Ciencia y Tecnología

Geólogos europeos descubren un antiguo continente al sur de Europa; tiene alrededor de 250 millones de años

Una investigación realizada por geólogos de Suiza y Noruega encontraron restos de un antiguo continente al sur de Europa 

por Redacción Tribuna

Descubren un antiguo continente al sur de Europa

Descubren un antiguo continente al sur de Europa Fuente: Internet

Oslo, Noruega.- Varios geólogos pertenecientes a las universidades de Utrecht en Oslo, Noruega, y del Instituto de Geofísica ETH en Zurich, Suiza, hallaron restos de un antiguo continente, localizado bajo el sur de Europa hace unos 250 millones de años.

ABC indicó que  la investigación se publicó el 3 de septiembre, misma que señala que los restos del territorio corresponden con las rocas calizas conocidas como Gran Adria, las que están en las cadenas montañosas del sur de Europa.

Los científicos señalaron las  rocas calizas se formaron siendo sedimentos marinos y para después convertirse en lo que hoy son, luego de que fueran ‘raspadas’ de la superficie terrestre y elevadas a su posición actual mediante la colisión de placas tectónicas.

Es difícil de saber el tiempo exacto pero los geólogos explican en su estudio que una buena parte de ella se adquirió forma durante 250 millones de años.

Douwe van Hinsbergen, miembro de la investigación y trabajador en la Universidad de Utrecht, señaló que la historia de Gran Adria fue de forma violenta y complicada, separándose del sur del supercontinente de Gondwana, lo que hoy en día se vendría a ser África, América del Sur, Australia, la Antártida, el subcontinente indio y la Península Arábiga, dirigiéndose hacia el norte desde hace unos 240 millones de años.

Según indican, su tamaño era como el de Groenlandia. Al haber pasado entre 100 y 200 millones de años, impactó contra Europa, fragmentándose y terminando situado bajo dicho continente.

De acuerdo con van Hinsbergen, la extensión de las rocas atraviesa más de 30 países que van desde la franja de la Península Ibérica hasta Irán.

Los resultados se dieron gracias a los estudios en las rocas recolectadas durante 10 años, y así mismo la dirección de los campos magnéticos que se encuentran dentro de ellas. Indicaron que el movimiento hizo que Gran Adria fuera hacia el norte y giraba en sentido horario, provocando a su paso el movimiento de otras placas tectónicas, terminando finalmente con una colisión contra el continente europeo.

De acuerdo con el estudio, las velocidades a las que se desplazaba el continente por año era de 3 0 4 centímetros, no obstante el impacto logró destrozar su corteza de unos 100 kilómetros de espesor, evitando la mayor parte a las profundidades del manto.

Esta nota incluye información de: Bles

Temas

Comentarios