Mundo

Mujer entra al quirófano por dolor de espalda y sale tetrapléjica; los médicos trataron de ocultar negligencia

Una mujer fue sometida a una cirugía sencilla para aliviar su dolor de espalda, sin embargo, un error de los médicos la dejó tetrapléjica; ahora la paciente y su familia han recibido 56 millones de dólares tras la negligencia

 

por Ángela Cisneros

La cirugía se realizó en el Good Samaritan Hospital

La cirugía se realizó en el Good Samaritan Hospital Fuente: Facebook

Nueva York, EU.- Patricia Jones y su familia han recibido 56 millones de dólares por orden de un juez, luego de que cirujanos perdieran un pedazo de hueso en la vaina de mielina de la médula espinal de la mujer durante una de las cirugías más comunes para aliviar el dolor de espalda, mal diagnosticaran su propio error y la equivocación dejara a la paciente tetrapléjica.

En 2009, cuando tenía 56 años de edad, Patricia fue sometida a la operación en el Good Samaritan Hospital, en la villa de Suffern, en el condado de Rockland, Nueva York, para así aliviar el dolor de espalda y del nervio que la aquejaba. De esta forma, Jones podría alcanzar su objetivo de no ser limitada por su cuerpo.

Sin embargo, 24 horas después de la cirugía, Patricia no podía mover ninguna de sus extremidades.

Durante la operación a cargo de los doctores George Alexander Jones y Daniel Spitzer, de alguna manera un pedazo de hueso de la paciente se rompió y quedó alojado en la vaina de mielina que cubre la médula espinal.

El pedazo de hueso destruyó parte de la médula espinal, lo cual causó daños permanentes a algunas fibras nerviosas y dejó a Patricia paralizada de brazos y piernas.

Los doctores Jones y Spitzer intentaron atribuir el terrible resultado de la cirugía a un derrame de la médula espinal que aseguraron había sufrido Patricia en la sala de operación, sin embargo, el juez del condado de Rockland no estuvo de acuerdo y concedió que la paciente recibiera los 56 millones de dólares por la agonía tras la negligencia. 

Según reportes, cuando en 2009 Patricia Jones sufría de un constante hormigueo en pies y manos, y del dolor de espalda, acudió con un neurólogo y este le expuso que una de las cirugías más comunes de médula espinal podía aliviar su condición.

Por esa razón, la mujer neoyorquina decidió ser sometida a una laminectomía, un procedimiento relativamente común que se realiza para aliviar la presión en la columna vertebral al remover en cirugía un pedazo del hueso sobre el canal espinal.   

Después, Evan Torgan, abogado de Patricia, discutiría en la demanda interpuesta contra los doctores por negligencia que estos debieron primero intentar atender a la paciente con medicamentos antinflamatorios y terapia física. Sin embargo, los neurólogos pasaron directo a la operación.

De acuerdo con la defensa legal de Jones, el monitor que se emplea en ese tipo de intervenciones alertó a los doctores de que algo había salido mal y que la médula espinal de Patricia había resultado con lesiones, y aun así continuaron con el procedimiento. 

Cuando escribieron el informe de la operación, los cirujanos no expusieron nada sobre posibles errores o incidentes.

Asimismo, se reportó que la terrible situación de Patricia Jones pudo haber tenido solución si los médicos hubieras actuado con rapidez al notarse que algo no estaba bien.

Cuando la paciente comenzó a no poder sentir sus extremidades, no le fue practicada una tomografía axial computarizada de forma inmediata, sino tres horas después.

El procedimiento arrojó que la mujer sangraba en el canal espinal, es decir, presentaba un hematoma, una condición de emergencia.

Sin embargo, según portales, en el consultorio de los doctores Jones y Spitzer no creyeron que el problema se tratara de un hematoma. En su lugar afirmaron que Patricia había sufrido un derrame y que no había nada que ellos pudieran hacer para predecir dicha situación.

Según se describe, el daño del hematoma pudo haber sido reparable si los médicos hubieran actuado rápido.

Esta nota incluye información de: Daily Mail

Temas

Comentarios