Obregón

Unidad Médica Familiar N° 67 de Cajeme, atención a pesar de la carencia

Los ciudadanos dan su opinión sobre el servicio y el estado de las instalaciones de esta edificio de salud

por Román González

Aspecto actual de la Unidad Médica Familiar  N°67

Aspecto actual de la Unidad Médica Familiar N°67

Ciudad Obregón, Sonora.-  No siempre la calidad depende de las instalaciones, es verdad que facilitan los procesos y brindan no solo comodidades, sino un mayor abanico de servicios que ofrecer a los usuarios, pero cuando se trabaja con recursos limitados, la atención brindada por el personal debe ser quien fortalezca el lugar.

Un claro ejemplo de esto es la UMF 67, conocido como el ‘Segurito de la Tabasco’, en donde el edificio presenta claras carencias sobre todo por el poco espacio que dispone, al ser un inmueble que no fue construido para tal fin, mismo que se ha acondicionado para contar con los servicios básicos para la consulta, he incluso áreas especiales como el servicio de odontología.


En un sondeo realizado por TRIBUNA, se tomó la opinión de los visitantes sobre el servicio e instalaciones actuales del edificio del IMSS, la Unidad Médica Familiar N° 67, en los que manifestaron los puntos débiles y los aciertos que con su experiencia han detectado.


El edificio no cuenta con los cajones de estacionamiento necesarios para la afluencia de personas que acuden a sus citas médicas, aun así, se tiene habilitado un espacio para personas con discapacidad, al igual que una rampa de acceso la cual solo es para la planta baja, ya que el único acceso a la planta alta es vía escalera.

Tanto el personal médico, como el administrativo realiza un muy buen trabajo con el servicio”, expresó Irma Castro, usuaria del servicio.


Por dentro de la construcción los reducidos espacios han sido bien aprovechados por el personal, al distribuir los espacios de tal forma que resulta funcional. Ubicando las áreas comunes en este piso para que las personas con discapacidad o a las que se dificulte el subir escaleras no tengan que acceder a la planta alta. 

La sala de espera es pequeña, en la planta alta se ‘siente’ un poco más de espacio, pero me gusta el servicio cuando tengo cita”, opinó Fernanda Solís, empleada.

La gente manifiesta que la atención recibida es excelente, a las personas discapacitadas se les asigna consultorio en planta baja, y cuando un derechohabiente de la planta alta, está imposibilitado a subir, el personal médico baja a realizar la consulta, la limpieza en el lugar es la adecuada, contando con una sola persona de vigilancia, por lo que, en conjunto con recepción quedan a cargo para dar el acceso al edificio.

Si tuviera que ponerle algún pero al lugar sería el estacionamiento, ya que hay solo cuatro o cinco cajones”, manifestó Pedro Velázquez, pensionado.

Unidad Médica Familiar N° 67 de Cajeme, atención a pesar de la carencia

1

Estructura

Las instalaciones del edificio se encuentran en buen estado y con buena distribución para brindar la atención. 

Unidad Médica Familiar N° 67 de Cajeme, atención a pesar de la carencia

2

Inclusión

El inmueble cuenta con rampas para personas discapacitadas, pero solo al primer piso, careciendo de elevadores para la planta alta. 

Unidad Médica Familiar N° 67 de Cajeme, atención a pesar de la carencia

3

Imagen

El estacionamiento es insuficiente para los usuarios, incluyendo a personas con discapacidad.

Temas

Comentarios