Países latinoamericanos buscan recuperar sus suelos agrícolas

Las naciones buscan a través de la Iniciativa Regional de Restauración (Iniciativa 20X20), recuperar 30 millones de hectáreas dañadas al llegar el año 2030, hasta 250 millones en 2050

por

/x

Suelos dañados por el calentamiento global

Santiago, Chile.- Costa Rica, Nicaragua, Uruguay, Perú, El Salvador, Colombia, Argentina y Chile, se unen con el fin de fomentar la restauración de los suelos agrícolas que se encuentran en degradación, con dos metas, una a cumplir en 10 años y la otra a 30.

Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, detalla que ya se han logrado restaurar 19 millones de hectáreas en Latinoamérica para un cambio de uso de suelos y que se conviertan en sumideros de carbono neto en 2050. 

Debemos ser capaces de reaccionar a tiempo. La importancia de la restauración para enfrentar el cambio climático y revertir la pérdida de biodiversidad está ampliamente reconocida”, declaró.

Justifica que esa ampliación de hectáreas, es una iniciativa que va en la línea correcta y hace honor a la COP25. 

Es tiempo de actuar. Y esto es una necesidad, una exigencia social, ambiental y económica para tener un futuro con desarrollo sustentable e inclusivo”, puntualizó.

La ministra insiste en la necesidad de movilizar financiación privada para estas acciones y añade que para lograr los objetivos de restauración, se debe contar con políticas adecuadas, por tanto, Chile desarrolló un Plan Nacional de Restauración de Paisajes, producto del trabajo conjunto del Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura, con apoyo de WWF y World Resources Institute (WRI).

A su vez, Trevor Walter, coordinador de Paisajes Terrestres de WWF Chile y de la Alianza Sudamericana de Bosques y Restauración, considera que el plan aporta el marco para avanzar en la acción climática, pero en sí no tiene definido cómo se integra con las contribuciones o compromisos nacionales para la reducción de emisiones de CO2. 

Pensamos que aún falta más ambición en ese ámbito para realmente abordar los desafíos a nivel país, como la histórica pérdida de bosques y los incendios forestales”, expresó.

Añade que se trata de una gran oportunidad para que los países de la región incrementen su ambición mediante soluciones basadas en la naturaleza en el marco del proceso de revisión de la contribución nacional para 2020 y contribuir a la meta de neutralidad de carbono de 2050

Comentarios