Campo

La siembra del trigo fueron favorecidas por el frío en el Valle del Mayo

El jefe del Distrito de Desarrollo Rural 149 de la Sader informó que al menos 44 mil hectáreas de trigo están en etapa de espigamiento

por Redacción Tribuna

El jefe de la Sader, informó que al menos 44 mil hectáreas de trigo están en etapa de espigamiento de la totalidad establecida en el Valle del Mayo(Internet)

El jefe de la Sader, informó que al menos 44 mil hectáreas de trigo están en etapa de espigamiento de la totalidad establecida en el Valle del Mayo | Internet

Navojoa, Sonora. - Alfonso Soto Vega, jefe del Distrito de Desarrollo Rural (DDR) 149 de la Sader, informó que al menos 44 mil hectáreas de trigo están en etapa de espigamiento de la totalidad establecida en el Valle del Mayo, desarrollo vegetativo que registra buen avance con óptima expectativa de producción favorecido por el frío y aplicación ya del tercer riego de auxilio en el ciclo 2018-2019.

De acuerdo al reporte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).En esta temporada triguera fueron sembradas alrededor de 89 mil hectáreas, incluyendo la zona Fuerte-Mayo, en su mayoría de la variedad duro o cristalino.

Alfonso Soto informó ayer que el trigo tempranero lleva en promedio 120 días lo que físicamente hace que gane resistencia a las plagas o enfermedades.

Detalló que en la fase de embuche se encuentra un 40 por ciento del hectariaje global y 50 por ciento espigamiento que comprende floración y formado de grano, mientras que el 10 por ciento madurez fisiológica.

Las siembras de noviembre pasado son ahora las del llenado de grano que han podido aprovechar factores muy positivos como las constantes e ideales temperaturas bajas y humedad por lloviznas ligeras”, explicó.

Señaló que el frío en la etapa de espigamiento provoca que la planta tenga más cantidad de grano, de buen tamaño y calidad, indicó, contrario al calor que inhibe el desarrollo especialmente en aquellos establecidos tardíamente en los meses de diciembre o enero.

Alfonso Soto recalcó que aunque no sustituyen al riego las lluvias ayudan a que los terrenos agrícolas conserven la humedad para mayor soporte entre un riego y otro, amplió.

En la información del ciclo agrícola pasado, se informó que el rendimiento promedio del cultivo triguero fue de 6 a 6.5 toneladas por hectárea, con aislados repuntes de 7 a 8 toneladas de acuerdo a las estadísticas de la Sader.

Otro problema es que en cuanto a la plaga del pulgón la situación permanece bajo control pues los productores con trigos tempraneros aplicaron fumigación de insecticidas a tiempo para evitar una explosión, e incluso para reforzar las medidas sanitarias hubo quienes lo mezclaron con fungicidas, dijo, en prevención de la Roya de la Hoja y Carbón Parcial.

Los efectos negativos que el pulgón pudiera haber tenido en el cultivo del trigo son difíciles de predecir, eso se verá en la cosecha de los tempraneros en mayo y lo del carbón y Roya los tardíos resultan más susceptibles”, finalizó.

Esta nota incluye información de: Staff

Temas
  • Trigo
  • Sader
  • Valle del Mayo
  • Alfonso Soto Vega

Comentarios