Número de médicos de botica crece de dos mil a 30 mil

El investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM, apuntó que la proliferación de consultorios de farmacia en México es un indicador de las deficiencias del sistema de salud pública en atención primaria

por

/x

México, DF.- En los últimos 15 años el número de médicos de botica se elevó de dos mil a 30 mil en México, país en el que quizá esté el mayor número de estos galenos, señaló el experto Luis Gerardo Durán Arenas.

Comentó que el que haya una oferta suficiente de especialistas para laborar en estos dispensarios habla de la incapacidad del sistema nacional para incorporarlos, pues sólo hay cuatro mil 500 plazas en el país para los miles que salen anualmente de las escuelas de medicina.

La enorme demanda no satisfecha en atención primaria se refleja en el hecho de que de los mexicanos que deberían ser canalizados en esta estructura, 23 millones, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), carecen de seguridad social, abundó.

Expuso que el incremento de estos recintos es señal igualmente de la burocratización de los servicios, pues en la década de los 60, al conformarse el sistema de salud ?sobre todo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el médico familiar funcionó como lo hacía el de cabecera, pues realizaba visitas domiciliarias.

Desafortunadamente, dijo, con el tiempo se alejó del paciente, quien se volvió una ficha y después de una larga espera recibe una breve consulta.

En su proyecto "Evaluación de los consultorios de farmacia en la atención primaria de infecciones respiratorias agudas", el académico trata de dilucidar, en una primera fase, desde la perspectiva del médico y del paciente, y a partir de grupos focales, cómo funciona y se vincula el primero con el expendio de medicamentos donde está instalado.

En una segunda etapa realizará una encuesta a más personas para explorar, a mayor profundidad, los aspectos que hacen que esos dispensarios existan como una alternativa organizacional para la atención primaria.

 

Comentarios