Bailarines y humanoides conviven en la propuesta escénica “Robot”

La obra se ambienta con una orquesta conformada por siete androides, una creación del colectivo de artistas japoneses Maywa Denki, los cuales tocan los instrumentos e interpretan la música de Tao Gutiérrez, quien incluyó ritmos como techno,

por

/x

México, DF.- Una proeza técnica y estética en la que varios robots y bailarines son cómplices en el mismo escenario, constituyen el espectáculo escénico Robot, presentado anoche en el Auditorio Nacional, de esta capital.

Se trata de una pieza coreográfica de la bailarina y cineasta española Blanca Li, quien traslada al escenario el complejo vínculo entre el hombre y la máquina, a través más de 10 robots y ocho bailarines en escena.

En cerca de hora y media, el espectáculo navega con humor poético por un universo de objetos animados, mezclando tecnología, burla y refinamiento; atrapando y sorprendiendo a propios y extraños.

En escena destacan y cautivan cinco robots NAO, que en realidad son humanoides de 58 centímetros, creados por la empresa francesa Aldebaran, que tienen mucho equilibrio y, al parecer, también ritmo, una de las cualidades que tiene esta puesta en escena.

Con movimientos casi perfectos, a estos pequeños humanoides sólo les hace falta hablar; imitan en escena, todos los movimientos coreográficos del selecto cuerpo de bailarines, aunque algunas ocasiones caen a piso, despertando las risas, lo cierto es que brillan y deslumbran en escena.

 

Comentarios