Felipe Oliva destaca importancia de pastorelas en la cultura nacional

Dirige “Císcale, císcale diablo panzón”, que une familias con humor y crítica social

por

/x

México, DF.- La pastorela “Císcale, císcale diablo panzón”, escrita por el maestro Willebaldo López y dirigida por Felipe Oliva, une familias a través del humor y la crítica social sin soslayar el fomento a una de las tradiciones populares más hermosas.

La comedia, que realiza temporada del 18 de diciembre de 2015 al 3 de enero de 2016, es actuada por Mariana Brito, Ricardo Tavera, Rosy Luna, Tatiana Mayela, Karina Montes de Oca, Isai Riveles, Gabriel Haller, Mario Vargas, Alan García y el mismo Felipe Oliva.

“Císcale, císcale diablo panzón” es la historia tradicional en la que se muestra cómo unos pastores pretenden llegar a Belén, a como dé lugar, para conocer, adorar y obsequiar regalos al Niñito Jesús, quien, bien saben, vino al mundo para salvar a toda la humanidad.

Pero en el camino son engañados por “Satán” y “Satanín”, quienes les entregan una caja mágica. El egoísmo provoca que “Gila” se las arrebate a los pastores, pero con ayuda de “Jodías” y el angelito, logran llegar a Belén, venciendo avaricia, envidia y corrupción.

Felipe Oliva (Ciudad de México, 1969), director de la compañía profesional “Nosotros Hacemos Teatro”, A. C., y director de escena de todas las obras que esa empresa monta, destacó en entrevista con Notimex la enorme importancia que tienen esas representaciones.

“Las pastorelas tienen gran importancia en la cultura mexicana, por su contenido lúdico, familiar y carga política”, subrayó, y recordó que la compañía inició el proyecto de hacer pastorelas hace 17 años, con “Císcale, císcale diablo panzón”, con la idea de unir familias.

“Esta pastorela mantiene la esencia de los pastores que van a adorar al niño Jesús y en el camino se deben enfrentar al diablo, quien usa sus artimañas para evitarlo”. Aclaró, sin embargo, que la base de todas las pastorelas es la misma, la lucha del bien contra el mal.

 

Comentarios