Cultura

A 30 años de arqueología en Sonora el INAH celebra sus hallazgos

El municipio de Guaymas y otros lugares tienen sitios y objetos de antigüedad que son estudiados por aqueólogos y paleontólogos

por Karla Gastelum

/x
La Pintada pinturas rupestres de Sonora

La Pintada pinturas rupestres de Sonora

César Quijada

César Quijada

Hermosillo, Sonora.-Este 2020 el programa de Protección Técnica y Legal de Zonas Arqueológicas y Paleontológicas en Sonora (Ptlzaps), cumple 30 años de su existencia y crecimiento.

En una entrevista para TRIBUNA el arqueólogo e investigador César Armando Quijada López, habla del programa y en qué consiste la labor que desarrollan como integrantes del Instituto Nacional de Antropología e Historia en el estado.

Algunos de los resultados que los investigadores muestran para celebrar las tres décadas de trabajo son en el análisis de materiales del salvamento de obras asociadas a la subestación Empalme, de materiales arqueológicos, salvamento de gas natural del noroeste y la recuperación de una momia en el cerro La Yaqui, entre otros.

Desde 1978, César Quijada pertenece al INAH y al Centro INAH Sonora desde 1989. Durante este tiempo, el científico ha sido parte del programa de protección de zonas arqueológicas. 

Consiste en revisar aquellos predios y obras de infraestructura que tanto el Gobierno Federal o los municipales, pero también la iniciativa privada como compañías privadas y constructoras, que solicitan que su obra no afecten o destruyan sitios arqueológicos”, explicó Quijada.

 

El programa ha tenido varios nombres que han ido cambiando conforme a las distintas administraciones, según cuenta Quijada, al igual que este, han surgido otros proyectos que buscan salvaguardar información y vestigios históricos que podrían pasar desapercibidos.

Durante mucho tiempo se pensó que en Sonora no había sitios arqueológicos porque no veían arquitectura. En el norte de México hay arqueología sin  arquitectura, es decir no hay pirámides como en Teotihuacan o Chichén Itzá, pero sí hubieron campamentos recolectores en zonas semidesérticas o los grupos ya agricultores en los valles de los diferentes ríos”.

El coordinador del programa comenta que durante los 90, se “pusieron de moda” las leyes ecológicas y el caso de Ptlzaps, es uno de los ejemplos particulares que se han mantenido.

Se inició hace 3 décadas con el nombre de Protección del Patrimonio Arqueológico de Sonora. Hoy es un programa permanente que inició como un pequeño proyecto. Las autoridades del país han instaurado el programa de protección técnica en cada uno de los estados”.

Aunque los arqueólogos e investigadores también sufren los estragos de la contingencia sanitaria, no quisieron dejar pasar la oportunidad de celebrar los 30 años del programa que se ejecuta “prácticamente en cada estado de la República”, según cuenta César Quijada, pero ¿cómo funciona?

Digamos que un terreno que era de rancho ganadero, cambiaba de uso para ser carretera, necesita una carta o un permiso y entre los requisitos es una carta del INAH”, comenta el arqueólogo. “Por ejemplo, si se va instalar una torre eléctrica, se revisa si no hay vestigios. En estos 30 años, al atender las solicitudes se han registrado más de 460 sitios arqueológicos que no se conocían en Sonora, como pequeñas aldeas, cimientos de los que fueron las casas, campamentos de cazadores que hacían lo que nosotros llamamos fogones”, añade.

El coordinador del proyecto cuenta que no en todas las inspecciones aparecen sitios y hay ocasiones en las que en el trabajo de campo encuentran:

En el 2014 caminé por la orilla de la vía del ferrocarril de Hermosillo a Guaymas porque se construyó una línea de torres de alta tensión de la comisión, localicé 15 sitios arqueológicos en 127 kilómetros, era una región que no conocíamos”.

Temas

Comentarios