Cultura

El apoyo que hizo Don Enrique Robinson Bours a la cultura y comunidad

La visión del empresario lo llevó a desarrollar proyectos en beneficio de la comunidad por medio de la cultura, el arte y la educación

por Karla Gastelum

/x
Su legado cultural prevalecerá, D.E.P Enrique Robinson Bours

Su legado cultural prevalecerá, D.E.P Enrique Robinson Bours

Cajeme.- El pasado 13 de agosto falleció el señor Enrique Robinson Bours. Fue un empresario, filántropo, filósofo y gran impulsor de la cultura y la educación en Cajeme, dejando un legado cultural y semilleros de proyectos comunitarios.

El ilustre ciudadano se vio involucrado en el proyecto de restauración del patrimonio cultural de Cócorit, la promoción a la educación, el surgimiento de la Fundación Tichi Muñoz y Casa Rosalva, entre muchos otros.

Además de destacar en el ámbito de los negocios e impulsar la economía de la región, su aportación a proyectos sociales será recordada con agradecimiento por la sociedad sonorense, siempre con discreción y sencillez. Se caracterizó por ser un hombre sencillo, discreto y prudente sobre esos temas y prefería no hablar mucho de su apoyo a la cultura y filantropía.

En entrevista con TRIBUNA,el artista multidisciplinario y cronista Humberto Ramírez, habló de la labor e interés que Enrique Robinson Bours demostró hacia el pueblo.

La época en la que él venía a Cócorit es porque estaba de novio con Beatriz Muñoz”, contextualiza Humberto:

Él venía a la hacienda Quinta Rosalía y siempre tuvo un afecto muy especial al pueblo, porque en Cócorit encontró su primer amor y toda la vida retribuyó al pueblo”.

El historiador cuenta que en muchas ocasiones Don Enrique se propuso becar a estudiantes que ahora son profesionistas reconocidos y agradecen el apoyo del empresario.

Llevó a cabo una gran labor social durante toda la vida”, menciona Ramírez.

Aún hasta el año pasado, se inauguró la Escuela Primaria ‘Alberto Flores Urbina’ con el apoyo de la reconocida familia sonorense. De la misma forma, nació la Fundación Tichi Muñoz A.C. en el 2005 nombrada así en honor a su primera esposa, quien falleció a los 43 años de edad.

Una vez consolidada la fundación, se ha dedicado a brindar apoyo y asesorías a los sectores más vulnerables de la región por medio de programas y diversas convocatorias, a las que organizaciones civiles aplican para obtener fondos y poder beneficiar a la población. Sus áreas de interés son la educación, justicia social, medio ambiente, cultura y equidad de género.

Don Enrique también fue un fuerte impulsor de la galería Casa Rosalva, uno de los edificios más antiguos de Ciudad Obregón, remodelado entre el 2002 y 2004.

Enrique Espinoza Pinales, director del Museo de Los Yaquis, fue director Artístico-Educativo de Casa Rosalva y comentó a TRIBUNA que

Fue un proyecto encabezado por una de sus hijas, la señora Anabella, quien rescató la casa paterna en donde vivió la familia a principios del siglo XX".

En Casa Rosalva se presentaron exposiciones de pintura, escultura y grabado de artistas de primer nivel de diferentes épocas.

Además del programa de exposiciones se desarrolló un programa educativo a través de visitas guiadas, talleres de apreciación estética e historia del arte. Don Enrique fue un apoyo central para este proyecto" dijo.

Temas

Comentarios