Deportes

Los Dodgers son campeones de la Serie Mundial de la MLB gracias a dos Mexicanos

Víctor González y Julio Urías comandan la victoria de los Dodgers ante Tampa Bays y son los campeones de las Grandes Ligas

por Andrey Elias Gonzalez

/x
Urías y González festejando

Urías y González festejando Urías y González festejando

Estados Unidos. - Los Dodgers de los Ángeles de la mano de Víctor González y Julio Urías son los campeones de la Serie Mundial de las Grandes Ligas, tras superar en seis juegos a los Rays de Tampa Bay.

La franquicia recordó los tiempos del gran Fernando Valenzuela con dos títulos de las Grandes Ligas en 1981 y 1988, pero esta vez fueron dos mexicanos los que brillaron en el juego más importante en el que derrotaron 3-1 a los Tampa Bay Rays.

Además de los aztecas, Mookie Betts anotó la carrera de la ventaja, que amplió después con un jonrón, para que los de Los Ángeles ganaran el campeonato de las Grandes Ligas.

Durante las acciones Tampa Bay fue el primero en despertar, pues desde la primer entrada, el cubano Randy Arozarena pegó un cuadrangular y puso a su equipo con la pizarra arriba. Parecía que todo iba a salir en favor de los de la Liga Americana, pues Blake Snell, había recetado nueve ponches y parecía tener el control absoluto del duelo con una ventaja de 1-0. Sin embargo, todo se vino abajo cuando el manager Kevin Cash lo retiró en la sexta entrada. Los Dodgers atacaron rápidamente, y Betts arrancó hacia home desde la antesala en un rodado de Corey Seager dentro del cuadro para colocar la pizarra 2-1. El nacido en Nayarit subió a la lomita para sacar el último out del quinto inning y mientras esperaba turno para la sexta llegó la remontada. Lo mantuvieron para el sexto rollo que sacó en orden con un total de tres ponches ante cuatro bateadores en su labor de 1.1 innings, y así llevarse la victoria del juego.

Para sorpresa de muchos, el manager Dave Roberts sí tomó buenas decisiones, llamando al mexicano Julio Urías, para que tuviera acción en la séptima entrada para solventar al último bateador. La octava y la novena retiró en orden a todos los rivales salvando el juego.

Fuente: Mediotiempo

Temas

Comentarios