Llena Marc Anthony de salsa y euforia el Auditorio Nacional

El sonido del piano puso fin a la breve oscuridad con la letra de Y hubo alguien, interpretada con entrega por el cantante

por

/x

México, DF.- Marc Anthony entregó su talento, la potencia de su voz y su salsa en un concierto de casi dos horas ante un Auditorio Nacional que lució prácticamente lleno y en el que recordó sus inicios con la música mexicana, así como sus éxitos.

A las 20:45 horas una orquesta sacudió el recinto y el intérprete, con lentes oscuros, jeans y un saco azul marino, alzó su voz al ritmo de Valió la pena, con el que llenó de sabor el Coloso de Reforma.

"¿Dónde está mi gente?" preguntó el productor de origen puertorriqueño que se hizo acompañar de alrededor de 15 músicos y coristas, además de una gran producción con pantallas y luces con las que amenizó los pasos de baile y gestos de alegría en el escenario.

Intercambiando pasos por maniobras para dirigir a su orquesta, el músico, ya sin gafas oscuras, se daba espacios en entre cada canción para volver a hacer declaraciones cantadas que parecían por momentos súplicas que se elevaban más allá de su delgada figura.

Los asistentes disfrutaron de temas como "Hasta ayer", en el que las trompetas hicieron más profundo el mensaje de la canción aderezada con las notas de un violín al que Anthony le exigió furia y sabor mientras sus pies se movían.

 

 

Comentarios