México

Aún sin ser presidente, la Dirección Federal de Seguridad espiaba a Zedillo

Ernesto Zedillo Ponce de León fue espiado por la Dirección Federal de Seguridad durante una conferencia cuando aún no se convertía en presidente de México 

por Redacción Tribuna

Ernesto Zedillo Ponce de León, expresidente de México(Internet)

Ernesto Zedillo Ponce de León, expresidente de México | Internet

Ciudad de México.- A pesar de que aún no era presidente y faltaba mucho tiempo para que lo fuera, Ernesto Zedillo Ponce de León fue espiado durante una conferencia de Ciudad de México en la que participó el 9 de abril de 1980.

Durante la ponencia, Zedillo, joven de entonces 29 años, habló sobre el petróleo y su impacto en el desarrollo económico y social del país.

Sin embargo, su participación, que duró media hora y fue aplaudida en La Casa del Risco, hubiera quedado sólo en la memoria de los asistentes y del joven economista si no hubiera sido porque en el lugar dos elementos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) se infiltraron y dieron seguimiento puntual a lo dicho por quién 24 años más tarde sería el presidente de la República.

En el expediente que la DFS, antecesora del Cisen, hizo del ex mandatario, al que El Universal tuvo acceso, se detalla que Zedillo Ponce de León inició la conferencia asegurando:

Un país libre en el presente no podrá ser explotado en el futuro, y el petróleo no debe de usarse como instrumento marginal del desarrollo del país”.

La explotación petrolera provoca avance o contracción en otros sectores, por lo que el petróleo debe utilizarse como fuente de financiamiento del desarrollo nacional y debe hacerse uso racional de los energéticos", expuso entonces.

En el expediente localizado en la caja 325 se indica que Zedillo Ponce de León aseguró en su ponencia que el usar el petróleo para resolver problemas externos era "absurdo".

Por ejemplo, utilizar las divisas del petróleo para pagar la deuda externa... Debe aprovecharse para beneficio del país, y si no tomamos medidas ahora, en 4 o 5 años estaremos sufriendo las consecuencias".

En el auditorio ubicado en la colonia San Ángel Inn, el exactivista del movimiento de 1968 afirmó que el problema del petróleo no era un dilema monetarista en el país, sino uno de tipo estructural.

El llamado que estoy haciendo es (con el fin de) que la inversión del petróleo crezca para que se justifique su productividad económicamente", señaló.

Por último, comentó que en la industria debía existir otro tipo de sustitución en lo que se refería a la creación de energía, "ya que siguiendo con la política de energía barata del petróleo, dentro de 30 años, la ilusión de que tenemos petróleo nos (hará) lo que a Estados Unidos: creará graves problemas".

El reporte, firmado por dos elementos de la sección ‘G’ de la DFS, finaliza informando que "durante la conferencia no hubo incidentes".

Esta nota incluye información de: El Universal

Comentarios