México

Víctima de sacerdote pederasta revela fotos de un explícito álbum porno

Estas son las desgarradoras fotos que un cura pederasta le tomó a varios menores cuando abusaba de ellos

por Redacción Tribuna

El cura Carlos López Valdez recibió una condena de 63 años tras las rejas(Internet)

El cura Carlos López Valdez recibió una condena de 63 años tras las rejas | Internet

Ciudad de México.- Diez años pasaron para que la justicia se consumara para Carlos López Valdez; el sacerdote recibió una condena de 63 años por abusar sexualmente de un menor de edad.

En 2008, Jesús Romero Colín presentó una denuncia contra el cura ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) , donde lo acusaba de haber abusado sexualmente de él en múltiples ocasiones.

Un año antes, Jesús y su familia habían ya denunciado al cura ante la Arquidiócesis Primada de México, que lo inhabilitó formalmente como sacerdote. Pese a ello, siguió oficiando misas en la Ciudad de México. Las más de seis décadas de prisión significó la sentencia más alta en contra de un sacerdote en México.

Romero Colín detalló que todo comenzó en 1994, cuando él tenía 11 años y López Valdez era el párroco de la iglesia de San Agustín de las Cuevas ubicada en Tlalpan, al sur de la Ciudad de México.

Jesús Romero, una de las víctimas


El caso de Jesús Romero Colín fue ampliamente abordado en la documental Agnus Dei: Cordero de Dios realizada por Alejandra Sánchez en 2010.

'Padre, esto está mal ¿no?' y me acuerdo perfectamente la contestación, me dijo: 'No, es que no está mal, las personas que se le quieren mucho así se muestran su cariño y tú me quieres mucho, ¿verdad?, no está mal'", relató Romero Colín respecto a cómo comenzó el abuso.

Por consejo de su madre, Jesús se inició como monaguillo y a los pocos meses su sueño ya era ser sacerdote, debido a ello comenzó a ir a las clases acólitos.

Carlos López Valdez le ofreció a la familia de Jesús que el menor pudiera estar en la parroquia para hacer tareas y hasta comer. Con 11 años, Jesús realizaba sus tareas en la parroquia, al terminarlas pasaba a la recámara del sacerdote para ver televisión.

Romero Colín relata en el documental que llegaba el cura y comenzaba a jugar con él: López Valdez le hacía cosquillas a Jesús que pasaban a roces y nalgadas, hechos de los que el menor no se inmutaba, pues lo veía como parte del "juego".

Posteriormente, Carlos López Valdez les pidió permiso a los papás de Jesús para que él y su hermana fueran a una casa que el religioso tenía en Morelos. Ya en la casa morelense del sacerdote, a la hora de dormir, López Valdez le dijo a Jesús que ambos dormirían en la misma cama. Para dormir, el menor se puso su pijama, sin embargo, el cura le dijo que no, que era antihigiénico, por lo que en su inocencia Jesús accedió y se lo quitó.

Ya en la madrugada me comenzó a tocar; me comenzó a tocar el pene, los glúteos y me desperté, pero asustadísimo y comencé a pensar 'esto es un sueño, no está pasando'"

Al día siguiente, el imaginario de Jesús le decía que todo había sido un sueño, que estaba dormido, idea que se hizo sólida ante el silencio del religioso.

Nada más pasó, sino hasta la semana siguiente, cuando hurgando entre los libros del cura encontró una revista pornográfica homosexual. Ahí comenzó la culpa y el miedo "a enfrentarlo, a decirle a que no, a contarle a mis papás, a que pensaran mal de mí, a que dijeran que yo lo había provocado".

Al fin (de semana) siguiente me volví a quedar y (Carlos López Valdez) comenzó a hacerme sexo oral, pasó y al fin siguiente me obligó a mí a que le hiciera sexo oral a él, al fin siguiente me trató de penetrar, me lastimó mucho, y al fin siguiente logró penetrarme"

La relación que el sacerdote tenía con la familia de Jesús era tal que Carlos López Valdez llegó a cenar en navidad con ellos.

Tras una de esas cenas, el sacerdote se llevó a Jesús a dormir con él, con el permiso de sus padres, abusando sexualmente de él otra vez. Años después, Jesús decidió a denunciar al sacerdote.

El 27 de agosto de 2016, López Valdez fue arrestado en su casa de Jiutepec, Morelos, donde comenzó los abusos contra Romero Colín. Acusado de violación, fue trasladado al Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, donde ya cuenta con una sentencia que lo mantendrá tras las rejas lo que le queda de vida.

Como parte de las pruebas contra Carlos López Valdez, la defensa de Jesús Romero Colín entregó a la PGJCDMX 800 fotografías. Dichas imágenes muestran al sacerdote teniendo relaciones sexuales con Jesús y otros jóvenes.

Jesús busca que la iglesia le pague el daño, ya que la sentencia obliga al sacerdote a indemnizar a la víctima con sólo 75 mil pesos. Además, exigirá a la PGJCDMX una disculpa pública del su titular Rodolfo Ríos por tardarse 10 años en resolver su caso.

Temas
  • cárcel
  • pederasta
  • sacerdote

Comentarios