Mundo

El presidente de Alemania brindará un emotivo mensaje de esperanza en esta Navidad

Frank Walter Steinmeier, presidente de Alemania asegura que en este momento podemos ver que la ansiada luz al final del túnel se hace cada vez más intensa

por Diana Molina

/x

Frank Walter Steinmeier, presidente de Alemania

Berlín, Alemania.- El presidente de Alemania, Frank Walter Steinmeier, brindará esta noche un discurso positivo y alentador, pero que no olvida el sufrimiento y los esfuerzos de las víctimas del coronavirus y quienes luchan aún para combatirlo en la primera línea de los hospitales, a los ciudadanos en su tradicional mensaje de Navidad.

Tenemos todos los motivos para la esperanza", afirma el máximo mandatario alemán en el texto adelantado a la prensa, en el que subraya que con el inminente comienzo del proceso de vacunación de la población se perfila el fin de la pandemia. Advierte de que "ante nosotros se encuentra aún un largo y difícil camino", en el que "podemos ver ya que la ansiada luz al final del túnel se hace cada vez más intensa. Nos acercaremos a la salida de la crisis paso a paso".

Queridos ciudadanos y ciudadanas, ¡vaya un año! Un minúsculo virus ha tomado posesión de nuestras vidas y se ha cruzado en nuestros pensamientos y planes, destruyendo nuestros sueños", destaca Steinmeier, para el que resultará difícil poder celebrar las festividades navideñas de manera despreocupada.  Mucha gente mayor y muchos enfermos estarán solos para protegerse del virus. Para algunos, sobre todo los más jóvenes, esta noche de paz será demasiado tranquila", añade el presidente alemán, quien recuerda especialmente al personal de los hospitales y las estaciones de cuidados intensivos y a todos aquellos que han amenazado su propia salud en beneficio de los demás, "desde los médicos a las enfermeras, desde los educadores a los científicos, hasta los conductores de autobús".

Pienso también en aquellos que han perdido la vida en la lucha contra la enfermedad. Muchos han tenido una muerta amarga y solitaria y nos faltan a todos", comenta el jefe del Estado germano.

Quien también señala que los vecinos europeos de Alemania sufren la pandemia, como las familias, los artistas, los gastrónomos o los comerciantes. Y aunque quienes niegan los peligros del virus son con frecuencia los más ruidosos, y destaca que los sensatos son la gran mayoría. También considera este hecho una de las buenas noticias del año. Agrega que por esa razón estas navidades son una fiesta de la esperanza. La gran mayoría de la gente actúa con consideración y solidariamente, no porque el estado se lo ordena, sino por sentido común, empatía y responsabilidad; su mayor deseo es que este sentimiento ciudadano tenga continuidad el año próximo.

La pandemia nos ha recordado lo vulnerables que somos las personas, lo frágil que es lo que llamamos nuestra 'vida normal'", comenta el presidente alemán, para el que "también hemos comprobado otra cosa: lo fuertes que somos cuando cuidamos unos de otros, cuando estamos a disposición de los demás". Y concluye que, aunque la epidemia ha echado por tierra todos los planes de los ciudadanos para estas festividades, hay que alegrarse porque "podremos celebrar las próximas navidades como nos gusta: en el gran círculo de la familia, con nuestros amigos, con abrazos y canciones. Que la alegría pensando en ese momento nos ayude a embellecer estos raros días festivos".

Temas

Comentarios