Víctima mortal de tiroteo en funeral era nieto del difunto y estrella de futbol

Las víctimas mortales del tiroteo perpetrado en un funeral que se realizaba en Florida han sido identificadas; una de las personas se trataba del nieto del difunto, un joven jugador de futbol americano 

Una de las víctimas mortales del tiroteo en un funeral de Florida era nieto del difunto y jugador de futbol americano
Por
Escrito en MUNDO el

Florida, Estados Unidos.- Un estudiante y jugador de futbol americano que tenía solo 15 años de edad fue una de las personas asesinadas en un tiroteo perpetrado el sábado a las afueras de un funeral en Florida, confirmó el coach del joven. 

A Terrance Jackson, estrella deportiva de la Deerfield Beach High School, le fue arrebatada la vida "en el funeral de su abuelo", aseguró el entrenador Jevon Glenn al South Florida Sun Sentinel. 

Terrance Jackson/Facebook

Jackson, un estudiante de segundo año que era ala defensivo, canceló su participación en un viaje del equipo a varias universidades para asistir al funeral de su abuelo en Riviera Beach, cuando de pronto abrieron fuego en la calle frente a la iglesia Victory City Church, poco después de las 14:30 horas y luego del servicio. 

El joven jugador y un hombre identificado como Royce Freeman, de 47 años, murieron en la escena. Una mujer fue atendida por heridas que no ponen en peligro su vida. 

Reportes indican que esta fotografía, en la cual aparece Terrance Jackson, fue publicada en Facebook 20 minutos antes del tiroteo en el funeral/Facebook

Hasta el momento no se ha realizado ningún arresto por la agresión armada del sábado, algo que las autoridades describen como un extraño acto de violencia

La Policía de Riviera Beach dijo que, pese a que se sigue investigando el motivo del tiroteo, se cree que "fue el resultado de una disputa entre familiares de la persona fallecida cuyo funeral se realizó". 

De acuerdo con reportes, el pastor Tywuante D. Lupoe que él estaba "muy conciente" de que podían presentarse actos de violencia en el funeral debido a la disputa familiar. Por esa razón, la iglesia tenía elementos de seguridad armados y un oficial de la Policía de Riviera Beach, quienes se fueron cuando terminó el servicio.