Oficial hizo un agujero al uniforme para tener sexo con peligroso recluso

Una oficial pasará años tras las rejas luego de haberse involucrado sexualmente con un peligroso interno recluido en una prisión de máxima seguridad por delitos de drogas 

La oficial pasará dos años en prisión tras haberse involucrado sexualmente con un recluso
Por
Escrito en MUNDO el

Durham, Inglaterra.- Una oficial de correccionales hizo un agujero en el pantalón de su uniforme para así mantener relaciones sexuales con un recluso, se conluyó en las averiguaciones del caso por el que la mujer ha sido condenada a dos años de prisión

Según la investigación, la oficial Stephanie Smithwhite se obsesionó con el gángster Curtis Warren a tal grado que se tatuó su nombre en el cuerpo y le envió numerosas notas eróticas en algunas de las cuales describió sus fantasías. 

La mujer de 40 años de edad, quien le envió al convicto apodado ''Cocky'' una fotografía en la que aparece en traje de gata, mantuvo relaciones sexuales con Warren en la cocina y el cuarto de lavado de la prisión de máxima seguridad HM Prison Frankland, así como en la celda del hombre, reportó Liverpool Echo.

Stephanie Smithwhite/PA

El amorío duró seis meses, entre junio y diciembre de 2018, mientras ''Cocky'' servía una sentencia de 13 años por conspirar para importar droga y una condena adicional de 10 años por no pagar 198 millones de euros en Activos del Crimen.

De acuerdo con reportes, Stephanie Smithwhite no pudo resistirse a mantener una relación con el interno pese a haber recibido instrucción sobre presos manipuladores y corruptos. 

Durante el amorío ''Cocky'' manipuló a la oficial para que introdujera contrabando a la cárcel y le preguntó acerca de la inteligencia y cámaras de seguridad del confinamiento. 

Curtis Warren/PA

Tras sospechas, la relación comenzó a investigarse con cámaras de vigilancia, momento en el que se vio a Smithwhite dar una nota a Warren y recibir una. Cuando oficiales fueron a quitarle la nota, ''Cocky'' intentó comérsela. 

Las investigaciones mostraron que los mensajes eran altamente sexualizados, y al principio Smithwhite negó haber tenido una relación física con Warren.

Finalmente, la oficial se declaró culpable de dos delitos de mala conducta en una oficina pública, uno respecto a la relación sexual y el otro por no haber reportado que Warren tenía un celular dentro de la prisión. 

Repores indican que, durante entrevistas con detectives, se dijo que Stephanie Smithwhite estaba "devastada" y esperaba que hubiera una oportunidad externa de que su relación pudiera continuar