Mundo

"Mamá, me estoy muriendo": Abusan de joven y la dan por muerta; el trauma la lleva al suicidio

Una joven fue abusada sexualmente por un sujeto y dada por muerta al ser abandonada en la carretera; el trauma por lo sucedido la llevó a intentar quitarse la vida
sábado, 23 de enero de 2021 · 21:12

Antalya, Turquía.- Un hombre identificado como Murat Kaya de 36 años presuntamente presumió estar abusando de una joven de 29 años mientras hablaba con la madre de la víctima por teléfono.

La mujer que sufrió el abuso resultó tan traumatizada por lo sucedido que intentó quitarse la vida y ahora está paralizada. Murat y un amigo, quien presuntamente le ayudó a realizar el ataque, fueron liberados luego de la presunta violación en septiembre del 2019.

Lee también: De pesadilla: Muere bebé de 15 meses; mujer la alcoholizó, abusó de ella y la quemó viva

La familia de la víctima asegura que el agresor tomó el teléfono y le dijo a la madre de la joven que la estaba violando, lo que desató indignación en Turquía. Ahora tanto él como su amigo fueron arrestados bajo cargos de violación.

Según reportes, le habría ofrecido a la víctima darle un aventón a un sitio de taxis luego de que ella dejara el antro donde trabajaba. En vez de hacer eso, la habría llevado a un taller de muebles donde la golpeó, la obligó a tomar drogas y luego abusó sexualmente de ella por horas.

En un punto durante el acto, ella le llamó a su madre por teléfono y dijo:

Mamá, me estoy muriendo. Cuida a mi hijo".

Murat luego le arrebató el teléfono y le dijo a su madre: "Estoy violando a su hija en este momento". El sujeto presuntamente la abandonó a un lado de la carretera y limpió el piso con una manguera antes de regresar al taller y borrar todos los registros de las cámaras de vigilancia.

Podría interesarte: "Mamá, quiero volver a casa": Las últimas palabras de Rafaela; su esposo la mató a puñaladas

Murat Kaya, presunto violador de la joven de 29 años

La joven fue llevada al hospital en graves condiciones luego de ser encontrada. Su madre acudió de inmediato a la Policía a denunciarlo y probar el abuso sexual con un reporte médico, sin embargo, los sospechosos no habían sido puestos en custodia de inmediato.

Poco después, la joven trató de suicidarse. Aunque no lo logró, ahora está paralizada y postrada a una cama, viviendo en una habitación que su madre transformó en la unidad de un hospital.

Constantemente está conectada a un aparato para respirar y solo puede responder a preguntas moviendo los dedos de los pies. La Policía luego logró recuperar algo de imágenes de las cámaras de vigilancia, las cuales muestran a la víctima siendo atacada y arrojada al piso mientras el acusado trata de quitarle la ropa.

Fuente: The Sun

Comentarios