Mundo

Samuel Andrés vende sus dibujos en Twitter para ayudar a su mamá a comprar la comida

Samuel Andrés publicó en Twitter un par de dibujos de 'Dragon Ball' para ponerlos a la venta; el dinero pretende usarlo para comprar comida y ayudar a su mamá
miércoles, 17 de marzo de 2021 · 18:49

Barquisimeto, Venezuela.- Cuando el pequeño Samuel Andrés Medina publicó un par de dibujos en su cuenta de Twitter para ponerlos a la venta con el fin de recaudar dinero para comprar comida y ayudar a su mamá, no pensó que se convertiría en una sensación viral.

El joven de 14 años subió a finales de enero una publicación que ha dado la vuelta a todo el mundo. Con cuatro imágenes de Dragon Ball, explica en cuatro líneas que su objetivo es comprarle una casa y comida a su mamá para que no salga a las calles y se exponga ante el Covid-19.

Lee también: Niñera de 15 años da a luz, esconde al bebé y 'lo deja' morir en la basura; niño vio el crimen

Hola, soy Samuel. Vendo mis dibujos a 1 dólar para ayudar a mi mamá con mi dieta, comprarle una casa y una bodega para que no trabaje en la calle y se enferme de Covid-19. Comprarme una mantequilla de maní para mí, gracias señor y señora", escribió.

En poco tiempo, su publicación comenzó a acumular miles de comentarios e interacciones que lo volvieron un fenómeno mundial. Actualmente, aquella publicación acumula 18 mil likes, 12 mil compartidas y más de 600 comentarios.

En 2019, el joven y su madre, Magdalena Rodríguez, emigraron a Colombia en busca de mejores oportunidades. En aquel año, le diagnosticaron desnutrición a Samuel.

Lee también: Madre desconsolada pierde a su hijo por mortal enfermedad; le pidió que no lo dejara morir

En diciembre del año pasado, madre e hijo tuvieron que empacar sus cosas y volver a Venezuela, pues la mujer perdió su trabajo y recibieron discriminación en la comunidad colombiana donde vivían.

El joven sigue esforzándose para ayudar a su madre en lo que puede. Gracias a su alcance en Internet, cientos de personas se han acercado para pedirle un dibujo.

Fuente: Chicago Tribune

Comentarios