Mundo

De terror: Muere bebé tras BRUTAL agonía; su padrastro lo golpeó hasta reventarle los intestinos

Pequeño de 1 año 9 meses sufrió una brutal muerte; su padrastro lo golpeó tan fuerte que le reventó los intestinos y su madre no hizo nada para ayudarlo
martes, 9 de marzo de 2021 · 17:29

Queensland, Australia.- Un pequeño murió en total agonía luego de que su padrastro lo golpeara tan fuerte que sus intestinos reventaron. Servicios de protección de menores nunca lo ayudaron.

El pequeño Mason Lee, de 21 meses de edad, sufrió graves heridas antes de que su madre lo dejara sufrir una muerte lenta y dolorosa. Trabajadores de servicios sociales no tomaron cartas en el asunto a tiempo, ni tomaron medidas al momento de su muerte en 2016.

Lee también: Trágica masacre: Matan de más de 40 puñaladas a familia; abuela murió aferrada a sus nietos

La madre del bebé, Anne-Maree Lee y su novio, William O'Sullivan, ambos purgan una sentencia en la cárcel por homicidio. Ambos se declararon culpables luego de que no le buscaran ayuda médica mientras sufría una muerte traumática.

Mason pasó sus últimas horas de forma trágica. El menor estaba deshidratado, con fiebre, letárgico y sufría "niveles de conciencia y de respiración bastante dañados", pero pudo haber sobrevivido, según informó un forense.

Cuando el padrastro del niño finalmente le llamó a una ambulancia, el menor ya mostraba señales de rigor mortis. El bebé pasó sus últimas horas envuelto en una toalla, vomitando, con los labios azules y hasta tenía rastro de metanfetamina en su sangre.

Podría interesarte: Vinculan a proceso a madre y padrastro de Kimberly, niña de 6 años víctima de feminicidio

Las terribles lesiones que presentaba el menor se remontan a meses antes de su muerte, pero no le daban atención médica pese a que el niño presentaba síntomas alarmantes. 

Luego de realizarle la autopsia, se determinó que Mason sufrió una pierna rota, un coxis roto y una herida en su intestino delgado que hizo que derramara heces en su abdomen, envenenándolo poco a poco.

El padrastro se describió a sí mismo como un "adicto al crack" que habría estado bajo la influencia de drogas en ese momento.  Según informes, Servicios de Protección a Menores ya sabían de la familia desde el 2014, pero no tomó acción. 

El padrastro fue sentenciado a 12 años en prisión mientras que la madre de Mason fue condenada a 9 años.

Fuente: The Sun

Comentarios