REY CARLOS

Rey Carlos III elige a un homeópata como médico real y genera descontento

El doctor Michael Dixon, de 71 años, se encargaría de liderar a un equipo de médicos contratados para cuidar a la familia real

El rey Carlos III nombra a un homeópata como doctor de la Casa RealCréditos: La Sexta
Escrito en MUNDO el

Reino Unido.- No fue una sorpresa para los súbditos y fanáticos de la familia real que el rey Carlos III eligiera nombrar a Michael Dixon como director médico de los Windsor. Un papel prestigioso para el hombre de 71 años, considerado un gurú de la homeopatía y la medicina holística británica. El médico personal del soberano, Dixon, es un habitual en los viajes de Carlos desde Kenia a Alemania.

El Sunday Times, que se hace eco de la noticia del nombramiento, recuerda que la pasión de la monarca por la medicina alternativa no es nueva. Corría el año 2006 cuando el entonces príncipe de Gales dijo en un evento de la OMS en Ginebra: "Los gobiernos deben abandonar su enfoque tradicional de la salud". Ya a la edad de 34 años, en 1982, durante un discurso público como presidente de la Asociación Médica Británica, había argumentado que uno de los rasgos "menos atractivos" de varios organismos e instituciones profesionales era la "sospecha profundamente arraigada" y la "hostilidad abierta" hacia las prácticas "poco ortodoxas y no convencionales". La medicina moderna, dijo, era como la "famosa torre de Pisa, ligeramente desequilibrada". Palabras que en ese momento levantaron polémica y generaron decepción en la comunidad científica, mientras que los partidarios de la homeopatía y los curanderos habían enviado cartas de estima y apoyo a Carlos.

  • ¿Quién es Michael Dixon?

Originario de Devon, un condado en el suroeste de Inglaterra, Dixon estudió psicología y filosofía en Oxford antes de dedicarse a la profesión médica. Según el periódico británico, Dixon se "giró" hacia la homeopatía después de invitar a un curandero cristiano a su clínica. Le convenció el método del curandero que colocaba sus manos cerca del paciente y las movía muy lentamente a lo largo de su cuerpo. Un tratamiento que ayudaría a un paciente a superar una enfermedad crónica.

La figura de Dixon, polémica para muchos, ha desatado el descontento en torno al soberano. Eso permitió al médico organizar una conferencia con un grupo de homeópatas dentro del Palacio de Buckingham. Entre los participantes se encontraba Tony Pinkus, un farmacéutico censurado por la autoridad sanitaria oficial británica por proponer tratamientos considerados falsos para la meningitis infantil.

La cercanía de Carlos a Dixon también podría crearle problemas "políticos" en la COP28 de Dubái, donde el rey, que siempre ha estado comprometido con las cuestiones medioambientales, voló en jet privado. En un delicado equilibrio de intereses en el que la ciencia se utiliza como baluarte para demostrar los efectos del cambio climático, las simpatías de Carlos hacia algunas ramas "no convencionales" corren el riesgo de convertirlo en un blanco fácil para sus detractores.

Fuente: Tribuna Sonora