Mundo

El vaticano autoriza la investigación al obispo de EU acusado de acoso

El obispo Bransfield había sido investigado por un presunto incidente de manoseo en el 2007 y fue implicado en testimonios en la corte en el 2012

por Luis Rivera

El Vaticano indicó que Francisco aceptó la renuncia el jueves(Internet)

El Vaticano indicó que Francisco aceptó la renuncia el jueves | Internet

Ciudad de México.- El Papa Francisco aceptó el jueves la renuncia de un obispo estadounidense y autorizó una investigación sobre las denuncias de acosó sexualmente a adultos, parte del escándalo de abusos y encubrimientos que sacude a la escándalocatólica.

La renuncia del obispo Michael Bransfield de Virginia Occidental fue anunciada justo cuando la delegación estadounidense de cuatro integrantes se reunía con el pontífice en su estudio privado en el Palacio Apostólico. Entre los cuatro estaba el primo de Bransfield, monseñor Brian Bransfield, secretario general de la Conferencia Episcopal estadounidense.

El obispo Bransfield había sido investigado por un presunto incidente de manoseo en el 2007 y fue implicado en testimonios en la corte en el 2012 en un famoso caso de abuso sexual clerical en Filadelfia. Bransfield negó firmemente haber abusado de nadie y la diócesis dijo que había refutado las acusaciones. Continuó con su ministerio hasta que ofreció retirarse, como está requerido, cuando cumplió 75 años la semana pasada.

El Vaticano indicó que Francisco aceptó la renuncia el jueves y nombró al arzobispo de Baltimore William Lori para hacerse cargo de la diócesis de Wheeling-Charleston temporalmente. Lori señaló en una declaración que Francisco también le instruyó “conducir una investigación de las acusaciones de acoso sexual de adultos contra el obispo Bransfield”.

No se revelaron detalles de las acusaciones, y su diócesis dijo que no “tenía idea” de dónde estaba Bransfield luego que el Vaticano le ordenó vivir fuera de la diócesis. Lori estableció un número telefónico para recibir denuncias de las posibles víctimas, dijo que el Vaticano le había pedido que hiciera pública la investigación, y se comprometió a realizar una investigación exhaustiva en lo que dijo eran acusaciones “preocupantes” contra Bransfield, que recaudaba amplios fondos para el Vaticano a través de la Fundación Papal con sede en Pensilvania.

Estos acontecimientos son los más recientes en una asombrosa cadena de revelaciones en la Iglesia católica estadounidense que comenzó el 20 de junio, cuando se informó que uno de los cardenales más prestigiosos de Estados Unidos, Theodore McCarrick, había sido acusado de manosear a un monaguillo adolescente en la década de 1970.

Esta nota incluye información de: Staff

Temas
  • Denuncia
  • Obispo
  • Acoso
  • escándalo

Comentarios