Mundo

Keith Raniere, líder de secta sexual Nxivm es enjuiciado en Nueva York

Autoridades neoyorkinas comenzaron el juicio de Raniere, de 58 años, miembro y líder de Nxivm, supuesta secta donde se marcaba a las mujeres con sus iniciales

por Iván Rosas

El acusado Keith Raniere de 58 años(Internet)

El acusado Keith Raniere de 58 años | Internet

Nueva York, EU.- El fundador de la supuesta secta sexual Nxivm, Keith Raniere, inició su juicio en el que la Fiscalía de Nueva York lo acusa de fuertes delitos tales como esclavizar a una menor.

Raniere, de 58 años, encabeza un caso que ha generado interés en EU por su carácter escabroso y por la implicación de dos nombres célebres, la actriz Allison Mack (Smallville) y la heredera del conglomerado licorero Seagram's, Clare Bronfman, que se han declarado culpables junto a otras tres acusadas, dejándolo solo.

La actriz involucrada, Allison Mack

Según recogen medios locales, la fiscal Tanja Hajjar expuso este martes ante el jurado -ocho hombres y cuatro mujeres- cómo Raniere reclutó a la primera "esclava sexual" de dos, una organización secreta de Nxvium con estructura piramidal donde él era el "amo" y las mujeres, "esclavas", eran extorsionadas y marcadas con sus iniciales.

De acuerdo con Hajjar, Raniere atrajo a Nueva York a una familia de México en 2005 bajo la promesa de apadrinar a sus tres hijas en Nxivm, que se promocionaba como una firma de desarrollo personal, pero "no estuvo interesado en ser su mentor" y "en lugar de eso, tuvo sexo con las tres", la menor de ellas Camila, de 15 años.

El acusado Keith Raniere de 58 años

El acusado tomó represalias contra su hermana Daniela por salir con otra persona y la "encerró en una habitación durante 2 años" antes de enviarla de vuelta a México, mientras que Camila, a la que consideró su primera "esclava", fue presionada para reclutar a otras mujeres para que se acostaran con él, según recoge el New York Post.

"El acusado fingió ser un gurú -agregó la fiscal- pero era un criminal", algo que discutió el letrado de Raniere, Marc Agnifilo, que lo describió como un "buen hombre" con "buenas intenciones" que quiso crear una "hermandad" para mujeres, en la que los documentos confidenciales que se exigían, como fotos, eran solo un "aval".

Esta nota incluye información de: EFE

Temas

Comentarios