Mundo

Malasia acepta poner fin a la pena de muerte: Mil 267 prisioneros se salvarían

Los proyectos para derogar, tanto la pena de muerte, se presentarán ante el Parlamento lunes próximo

por Iván Rosas

El método de muerte del país era la horca(Internet)

El método de muerte del país era la horca | Internet

Kuala Lumpur, Malasia.- El Gobierno de Malasia aceptó derogar la pena capital en el país, donde un total de mil 267 prisioneros están hoy en el corredor de la muerte por cargos de asesinato, secuestro, posesión de armas de fuego y tráfico de drogas, entre otros delitos.

“El gabinete federal ha resuelto poner fin a la pena de muerte”, reveló ministro de Comunicaciones y Multimedia, Gobind Singh Deo, en una conferencia de prensa este jueves, tras participar en un foro de emprendedores empresariales, organizado por el sitio informativo Malaysiakini.

Gobind explicó que la derogación fue acordada luego de que el gabinete decidió suspender la Ley de Sedición, altamente aplicada por el Gobierno del exprimer ministro Najib Razak para reprimir la disidencia, después de escándalo sobre el fraude millonario al fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB).

El ministro dijo que se espera que los proyectos para derogar, tanto la Ley de Sedición, como la pena de muerte, se presenten ante el Parlamento en su reunión del lunes próximo, según un reporte de la edición electrónica del diario The Malay Mail.

La suspensión de la Ley de Sedición, que data de la época de la Colonia británica, es parte de las promesas del primer ministro, Mahathir Mohamad, durante su campaña electoral de las elecciones generales de mayo pasado, de derogar las leyes opresivas y combatir la corrupción.

El ministro de Comunicaciones y Multimedia dijo que la decisión del gabinete será comunicada al fiscal general Tommy Thomas para su acción inmediata, a fin de que a más tardar a fin de año quedé abolida de manera oficial.

Actualmente, un total de mil 267 prisioneros están en el corredor de la muerte mediante el ahorcamiento.

La decisión del Gobierno malayo de abolir la pena capital fue bien recibida con bueno ojos por defensores de los derechos, que luchaban por ponerle fin, considerando que la muerte no disuadía a los delincuentes de delitos violentos o relacionados con las drogas.

La pena de muerte es bárbara e inimaginablemente cruel", destacó N. Surendran, asesor del grupo defensor de los derechos humanos “Abogados por la Libertad”.

Temas
  • derogación
  • prisioneros
  • pena de muerte
  • Ley de Sedición
  • Malasia

Comentarios