Mundo

Oposición gana alcaldía de Estambul tras 25 años de Gobierno islamista

La pérdida de Estambul es no solo una derrota simbólica para Recep Tayyip Erdogan, quien inició su meteórica carrera en 1994 precisamente al hacerse con el bastón de mando de la ciudad del Bósforo, sino que también en la práctica reduce el margen de maniobra del AKP

por Redacción Tribuna

El ganador, Ekrem Imamoglu, saluda a sus simpatizantes(EFE)

El ganador, Ekrem Imamoglu, saluda a sus simpatizantes | EFE

Estambul, Turquía.- La oposición socialdemócrata ha conquistado este domingo la alcaldía de Estambul, poniendo así fin a 25 años de Gobierno de partidos islamistas, iniciados por el actual presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

El candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Ekrem Imamoglu, se impuso hoy en una repetición electoral a su rival, el ex primer ministro Binali Yildirim, con un 54 por ciento de las papeletas.

Yildirim, candidato del partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP) y mano derecha de Erdogan, obtuvo solo el 45,1 por ciento, reconoció su derrota de inmediato y felicitó a su rival.

También el presidente turco, quien en la campaña electoral había acusado a Imamoglu de ser un mentiroso y agente extranjero, felicitó al cabo de pocas horas al ahora alcalde electo.

Deseo que los resultados de las elecciones municipales repetidas traigan felicidad a nuestra Estambul. La voluntad popular se ha manifestado una vez más. Felicito a Ekrem Imamoglu, ganador según los resultados no oficiales", tuiteó el presidente.

La cita con las urnas hoy fue una repetición de la jornada electoral del 31 de marzo, anulada a instancias del AKP por supuestas irregularidades después de que Imamoglu ganara con menos de 14.000 votos de ventaja entre 8,5 millones de papeletas emitidas.

Ahora, la participación subió ligeramente, hasta los 8,8 millones de personas, un 83,9 % del censo.

Los gestos de Yildirim y Erdogan contrastan con las polémicas de la noche electoral de marzo, en la que ambos candidatos se declararon ganadores, con el AKP pidiendo varios recuentos que retrasaron la publicación oficial de los resultados durante semanas.

Imamoglu pudo finalmente ocupar la alcaldía, pero tras 18 días la anulación de las elecciones le obligó a devolver el bastón de mando y lanzar una nueva campaña, esta vez bajo el lema "Todo irá bien".

Supo magnetizar al electorado con un estilo carismático de "amor para todos" no solo en los barrios con mayoría habitual de votantes socialdemócratas sino incluso en el corazón de los feudos tradicionales del AKP.

El partido islamista concurrió en alianza con el ultranacionalista MHP, pero el sector más moderado de la derecha, adherido al partido IYI, cerró filas con el candidato opositor.

Además, Imamoglu recibió el apoyo rotundo del partido izquierdista HDP, que defiende los derechos de la minoría kurda.

El ganador, Ekrem Imamoglu, saluda a sus simpatizantes 

Dos días antes de la jornada electoral causó cierta extrañeza un mensaje de Abdullah Öcalan, el fundador de la guerrilla kurda PKK encarcelado desde 1999, que en una carta enviada desde la cárcel pidió "neutralidad" al HDP en estas elecciones.

El gesto se interpretó como una maniobra del Gobierno para erosionar el apoyo de un sector del electorado kurdo a Imamoglu, pero el HDP no modificó su postura, y a vistas del resultado, los votantes hicieron poco caso al exlíder guerrillero.

La ventaja inicial de 14 mil  votos de Imamoglu se ha traducido ahora en 777 mil y el candidato ha obtenido mayoría en 28 de los 39 distritos de la ciudad, dando un vuelco al mapa electoral.

Temas

Comentarios