Ciudad Obregón

Alcohol atrapa a menores; un problema con raíz en la sociedad

Pese a que no hay cifras expertos en el tema reconocen que en Cajeme el alcoholismo en adolescentes va en aumento

por Román González

/x
Ingerir este tipo de bebidas se ha normalizado en el municipio

Ingerir este tipo de bebidas se ha normalizado en el municipio

Ciudad Obregón, Sonora.- El fácil acceso con el que menores de edad compran bebidas embriagantes se ha convertido en un detonante para que comiencen a beber a más temprana edad; en Cajeme no es la excepción, las autoridades reconocen que la problemática va en aumento.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) en 2016, Sonora ocupaba el séptimo lugar de mayor consumo de alcohol al mes, en su mayoría jóvenes a partir de los 12 años. Sin embargo, actualmente en el municipio no hay cifras que puedan contabilizar el problema, en gran parte por la omisión a resolverlo y sumado a la descomposición acelerada de las relaciones familiares y el tejido social.  

Existe el problema
Jorge Rosas, psicólogo del Centro De Integración De La Familia Y El Adolescente (CIFA), explicó que no se tiene un registro como tal sobre menores con problemas de alcoholismo, pero según su experiencia, es que cada vez hay más común el problema.

El consumo de alcohol, se ha normalizado, es más justificable, por la fiesta es una manera de divertirse, son algunas maneras de verlo normal. Pero el consumo en la región es muy fuerte, y al estar englobado dentro de los problemas de adicción, es difícil desmenuzarlo”, señaló el especialista. 

Añadió que cada vez más se presenta la problemática donde menores buscan un antídoto a fin de “disfrutar” la vida.

Lo que se debe de atender es ver qué es lo que está detrás del alcohol, mayormente, muchos llevan una vida con ausencias”.

Por su parte, Alán Chayrez, Procurador de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, dijo que tras recibir la denuncia, se inicia el proceso citando a los papás, a los menores, y en caso de detectar un alcoholismo como tal, se envía a la persona a terapia y se le canaliza a Alcohólicos Anónimos.

Señaló que no se tiene un número exacto de casos de menores con alcoholismo, ya que es difícil que estos casos lleguen a la procuraduría del menor; el proceso que se sigue cuando se detecta un menor bajo la influencia de alcohol, es presentarlo con un juez cívico, quien por lo general llama a sus padres para que lo recojan.

Casos, así como tal, relacionados con alcohol, de niños, padres o alcoholismo a temprana edad, no tenemos muchos registrados, si acaso 5 o 6 en el año, ya que derivan o se registran como violencia psicológica, física, omisión de cuidados, entre otros, es más complicado detectar estos casos, y cuando se registran es por denuncia anónima, ya sea algún papá o mamá que agrede a su familia cuando toma”, explicó.

Adicciones que se crean en menores 
Erasmo Rivas, alcohólico, explicó que él se reconoce como uno porque hace lo que muchas personas hacen socialmente, beber alcohol, desarrollado así la adicción.

Nadie es culpable de tener una enfermedad, pero sí somos responsables de hacer lo que esté en nuestras manos una vez que sabemos que la tenemos”.

Explicó que desde los 15 años comenzó a beber, primero por la presión social de sus amigos y solo los fines de semana, llevando una vida relativamente normal, siendo un ‘bebedor social’, agregando que cuando ocasionalmente se pasaba de copas, se justificaba pensando que a todo el mundo le pasaba.

Si alguien ve que su forma de beber es diferente a la de los demás, que no bebe por placer sino por necesidad, que cuando bebe no se siente feliz sino culpable, es probable que tenga un problema”, finalizó.

Temas

Comentarios