Obregón

Cajeme: Homicidios dolosos rompen récord en administración de Mariscal

Pese a las promesas de paz hechas por el alcalde, los asesinatos están a la orden del día y la descomposición del tejido social sigue en aumento

por Alejandra Avalos

/x

El 'Chuy' es la víctima 351 del año 2020; se registran 735 en toda la administración de Mariscal.

Ciudad Obregón, Sonora.- El 16 de septiembre de 2018, un Sergio Pablo Mariscal seguro de sí mismo tomaba protesta como presidente municipal. Confiado en el cobijo de la Cuarta Transformación, prometió acabar en 100 días con la inseguridad. “No le vamos a sacar la vuelta al bulto”; hoy con dos muertos promedio al día, el fracaso le explota en la cara.  

Pasó el tiempo y la paz nunca llegó. De hecho todo fue a peor. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), 2018 cerró con 232 homicidios dolosos, una cifra nunca antes vista en Cajeme.

La ola no cesó en 2019, entre el 12 y 13 de enero siete personas fueron asesinadas a plena luz del día en el centro de la ciudad. Mariscal Alvarado molesto con las preguntas de los medios, dio origen a su emblemática frase, “¿estás golpeando?”, al tiempo de asegurar  que las estadísticas “señalaban que iban muy bien”.

El año cerró con 327 asesinatos, un incremento del 41 por ciento con respecto a 2018. Al corte de hoy, Cajeme registra 351 víctimas, 7 por ciento más que el ya fatídico 2019. Aún sin terminar, el 2020 ya se proyecta como el más violento de la historia, en un clima de inseguridad total, Cajeme, volvió a romper el récord que nadie quería.

En un mensaje difundido en sus redes, Mariscal Alvarado no titubeó al decir: “hemos dado el extra para darle resultados claros a la ciudadanía, desde septiembre de 2018 los índices delictivos se mantienen a la baja sobre todo en los delitos patrimoniales y también en los de alto impacto, estos son datos duros”.

Sus palabras contrastan con los hechos: de acuerdo con los datos de la organización Semáforo Delictivo, octubre de 2020 ha sido el mes más violento de la administración, en el cual asesinaron a tres policías en menos de 10 días. Por otra parte, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, coloca a Cajeme como la quinta ciudad más peligrosa del mundo, mucho peor que aquellas en zonas de guerra.

Porta de Tribuna Sonora

 

  • Crónica de una gestión fallida 

El problema de inseguridad viene acompañado de un desfile de funcionarios que han pasado por Seguridad Pública sin durar más del año en el puesto. Francisco Cano Castro, al tomar protesta por primera vez el 17 de septiembre de 2018 prometió paz: “tenemos la responsabilidad de recuperar la confianza de los cajemenses”, dijo.

Cano Castro duró poco en el puesto, por instrucción de Alfonso Durazo el lugar sería tomado por Jorge Manuel Solís Casanova en agosto de 2019, el exmilitar retirado era parte del plan piloto que se anunció en Guaymas ese mismo mes. Pero Solís Casanova no cumplió ni los cinco meses al frente, pues, sin consultar al Cabildo, Mariscal Alvarado le dio varias licencias para ausentarse, para que tiempo después se supiera que había dejado el cargo el 30 de noviembre.

Fue ahí cuando Cano Castro regresó el 24 de enero de 2020 nuevamente con las promesas de paz; hoy tras 16 días de ausencia sin explicación alguna en uno de los puntos más álgidos de la violencia en Cajeme se especula que habría dejado el puesto. Para el exprocurador de justicia, Abel Murrieta, los hechos dramáticos y terribles para los cajemenses son un reflejo del fracaso de Seguridad Pública, “evidentemente esta administración municipal viene a ser quizás la máxima falta de capacidad”, sentenció.

“La responsabilidad la tiene el presidente municipal, cuando se habla de responsabilidades o problemas la ciudadanía señala al policía, pero en realidad es responsabilidad de quienes dirigen y toman acciones, en el caso del presidente municipal es responsabilidad de él. Si él no tiene la capacidad, la voluntad, la responsabilidad, la intención, pues nunca vamos a hacer nada”. 

  • Alcalde debe rendir cuentas

La falta de respuestas de Sergio Pablo alcanzó un límite, durante la Comisión de Seguridad Pública y Tránsito, se acordó convocar de manera urgente a sesión extraordinaria de Cabildo, y que en el orden del día se analice la petición de la comisión de dar de baja a Cano Castro. La regidora, Graciela Armenta, explicó que primeramente se debe de conocer si Cano Castro, si aún está o si ya renunció, y que si se encuentra de vacaciones como se comenta, no se puede proponer a un reemplazo.

Armenta, cuestionó el análisis que realiza el alcalde, “habrá que ver su forma de analizar el índice a la baja que señala, si los ejecutados no los está contando, porque podemos decir que vamos a la baja, ¿pero en qué?” Rosendo Arrayales, señaló que a pesar de no haber logrado llamar a crear una terna, si es un avance el hecho de que se haya aprobado dar de baja al director de Seguridad Pública.

“Me han llegado puros rumores sobre quién podría tomar su lugar, creo que cualquier intento o cambio por mejorar las cosas es válido, si se le apuesta a alguien de la milicia creo que vale la pena hacer el esfuerzo porque algo cambie en Seguridad Pública, sé que queda poco tiempo, pero creo que es mejor buscar, intentar, que quedarnos de brazos cruzados”.

Hoy, un Sergio Pablo molesto con la crítica responde a la prensa que las estadísticas van a la baja. “No es un tema municipal” se justifica. Las 735 víctimas de homicidio doloso al corte de hoy durante su gestión rompen el récord que nadie quería, todas y cada una de las muertes llevan la firma de Mariscal Alvarado.

Comentarios