Opinión

+ Imposición de Moreno en el PRI; consumatum est + Convoca Narro a “base militante” a rechazar injerencias indebidas

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

Si el doctor José Narro, uno de los más fuertes aspirantes a dirigir lo que queda del PRI nacional, ya sabía que el dedazo a favor del ahora exgobernador de Campeche se había venido fraguando desde meses atrás, este terminó de comprobar que el dedazo venía en serio y con todo a inicios de esta semana que está por concluir.

Y así lo confirman los apurados videos que el también exsecretario de Salud y exrector de la UNAM empezó a difundir de último momento en los que denunció a los santones del PRI de orquestar una simulación enfocada a beneficiar a su contrincante el exgobernador de Campeche.

Como para comprobar y reafirmar los dichos de don José, ayer por la mañana, Alejandro Moreno, ‘Alito’, para sus amigos, anuncia su solicitud de licencia a su cargo para iniciar un nuevo proyecto político en el que, como de todo mundo es sabido, buscará la dirigencia nacional de los escombros –que dijera Alfonso Durazo, dejaría Moreno del otrora partidazo– que quedan del PRI.

Como quien dice, el PRI ya no entendió y menos aprendió.

Otra vez, como hace diez, y como hace treinta años, las mismas simulaciones, las mismas triquiñuelas y las mismas prácticas antropófagas, que se come así mismo.

Y ahí va, de vuelta a sus inicios, como fue en un principio, ahora y siempre.

De ahí que, están por demás las inocentadas con que ‘Alito’, justifica su salida del Gobierno de Campeche en busca, dice él, “de un nuevo proyecto político que nos acerque a las causas de la gente para continuar trabajando por todo nuestro país”.

Unas causas que de tiempo atrás quedaron relegadas al fragor del arribo a los cargos públicos en beneficio de los bolsillos propios, que no de la gente, acciones que quedaron de manifiesto en el último de los mandatos dados al PRI y que, como se comprueba día a día, a través de la estafa maestra y el más grande de los saqueos cometido a las arcas públicas como en ningún otro sexenio.

Y por igual, sale sobrando la última simulación que pretenden hacer como esa de llevar a cabo un proceso de elección que, según se ha dicho, les costará unos cien millones de pesos que no se tienen y ante lo cual, ya han anunciado el hipotecar algunas de sus propiedades a efecto de solventar esto que aquí y en China no es sino una mascarada más al más puro estilo priísta.

Y, de veras, ¿a quién querrán engañar?

La suerte ya está echada a favor del ahora exmandatario y a menos que Narro sea parte de la farsa por montar, está de más un “ejercicio democrático”, como el que están a punto de iniciar en el que, según el decir de los altos mandos del PRI, se estará gastando un dinero que no se tiene al desplegar en todo el país, un aparatoso circo en el que se incluyen mamparas, papeletas, acarreos, urnas, e intensas movilizaciones de los equipos de los candidatos que incluyen traslados, utilización de autos, consumo de combustibles y alimentos.

Para tratar de convencer de que el partidazo viene en serio y que, de veras, ya cambió y aunque ya ni de chiste es el partido de las mayorías, si es el partido que pone la muestra eligiendo a su dirigente democráticamente?

¡Naaaaa!!

Mejor una de vaqueros, contada por el propio exgobernador campechano:

“En los últimos cuatro años lo di todo por Campeche y ahora lo daremos todo por este gran país que se llama México”.

De lengua, me como un taco.

Y si son de con Pepe Güicho, mejor.

Por cuanto a las desaseadas prácticas de las que habla Narro en sus videos, tampoco son novedad.

No descubre el café con leche el exrector cuando dice que el proceso de elección dio inicio con los mayores vicios y las prácticas menos deseables para imponer a Alejandro Moreno, gobernador de Campeche en la dirigencia.

Y ¿qué esperaba, mi galeno?

¿Arrancarle peras al olmo?

Por lo demás, llegan tarde sus gritos de advertencia cuando llama a rechazar la ruta que, según él, pretenden imponer desde Palacio Nacional y finge absoluta amnesia con tan despistada aseveración.

O, qué de plano, ¿ya se le olvidaría al exrector de la máxima casa de estudios que desde Palacio Nacional han salido, no solo las directrices sino hasta los nombres de aquellos que han pasado por la dirigencia del tricolor?

Por cuánto al llamado que hace a la supuesta base militante a efecto de que se rechacen las imposiciones y las injerencias indebidas, habrá que recordarle a don José que de tanto haber sido ninguneadas, esas bases a las que ahora convoca, hace mucho que están sordas y dormidas.

No hay quien conteste, mi doctor.

El tricolor hace mucho que las mató.

Y, otra que se suma a los reclamos y protestas por el albazo a favor del ex de Campeche es la exgobernadora yucateca Ivonne Ortega la que, casi a la par con Narro ha salido a decir que una de las artimañas que estará empleando el PRI para imponer a ‘Alito’ será la de usar un padrón que, aunque no ha sido validado por el INE, se estará usando para favorecer a su favorito, el candidato de la cúpula y de Peña Nieto el que, según la señora Ortega seguirá manipulando al partido, no obstante al enorme daño que ya le han causado con las torpezas de su Gobierno.

Por eso no le preocupa en lo más mínimo a la citada cúpula, porque en principio, a la señora Ortega no hay quien le crea, por una razón; en sus tiempos de precandidata del PRI a la presidencia, dijo que lucharía hasta el cansancio porque el PRI no se saliera con la suya imponiendo un candidato a modo, tal y como ocurrió con Meade, incluso hasta amenazó con dejar el partido.

Al final, ya vimos lo que pasó.

La señora no solo admitió sin chistar la imposición de Peña Nieto y su candidato si no que, se declaró una abierta promotora de la candidatura de Meade, aunque este jamás haya sido un militante del PRI.

Y a todo esto, ¿tú también sigues sin creerle al ‘Pato’?

Por cierto, ya no tarda en fijar “su postura” en torno a la candidatura de ‘Alito’.

Sugerencias y comentarios; premiereditores@hotmail.com

Comentarios