Opinión

+ Las penitenciarías de México, convertidas en ‘Call Center’ de la extorsión + Sus ganancias rebasan los 5 mil mdp en 6 meses + Ya viene el Buen Fin; del 16 al 19 de noviembre

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

A propósito de que por estos días se han puesto de moda los retos y aprovechando el inicio de nuestros sufridos diputados los que con todo austeridad republicana se van a obsequiar un jugoso aguinaldo de casi cien mil pesos, por más que no tienen ni los tres meses ‘trabajando’, sería muy bueno que entre ellos mismos se hagan el reto de crear una ley que imponga severas penas a los extorsionadores telefónicos.

Y ya encarrerados, que esa misma pena alcance a los directores o titulares de los mal llamados Centros de Readaptación Social, porque no es posible que la mayoría de las extorsiones provengan desde el interior de las cárceles, lugar en donde se supone están para ser readaptados y reinsertarlos a la sociedad.

Y es que por si acaso hubiera por ahí alguna autoridad que lo ignore, las penitenciarías del país, en su gran mayoría, están convertidas en auténticos ‘Call Center’, de la extorsión y del crimen.

Por increíble que parezca, en estos momentos en que se redactan estos apuntes, ya van tres llamadas que recibo a mi celular con claves lada de ciudades con la que no tengo ni la más remota idea de en donde se ubican, lo que quiere decir que son llamadas que se están haciendo desde el interior de uno de estos ‘Call Center’, tras las rejas.

Por pura curiosidad, me propuse darle seguimiento a una de estas llamadas y en efecto, según los datos que se ofrecen en internet, son números que proceden de algunos de estos centros penitenciarios localizados en Sinaloa, la gran mayoría.

Más adentrado en la problemática, recurro al Instituto Federal de Telecomunicaciones y, ¡oh!, sorpresa, casi me caigo del asombro.

¿Sabe usted cuántas llamadas de extorsión se hacen desde el interior de los penales de México, a todas horas del día?

¡Diez mil!

Y aquí lo peor.

O lo mejor, en el caso de los pillos y aquellos que los solapan.

Estas diez mil llamadas les generan un ingreso de 5 mil millones de pesos.

Al menos esto es lo que llevaban recaudado hasta el mes de junio del presente año, lo que habla de lo productivos que pueden resultar algunos centros penitenciarios como los de Nuevo León, Chihuahua, Sonora, el Estado de México, Michoacán y desde luego, el Distrito Federal.

De acuerdo al mismo instituto, para alcanzar tan jugosa cifra, los tipos en proceso de readaptación tuvieron que haber llamado 3.7 millones de veces desde casi mil celulares para un aproximado de 220 mil llamadas lo que da un total de 3.7 millones de llamadas al año.

Por desgracia, este ejército de criminales en ‘readaptación’, cuentan con dos grandes aliados, sin los cuales, resultaría imposible su labor.

En primer término, directivos y celadores de las penitenciarías y, desde luego, la gente, en su mayoría cuentahabientes que ni viendo atinan y se ponen a ofrecerle a los tipos toda información necesaria como números de tarjeta, domicilios y en peor de los casos, los números de cuenta y hasta el NIP de sus tarjetas bancarias.

Y la mejor prueba de que los cuentahabientes son sus mejores clientes, ahí están los números que ofrece el titular de la Condusef, Mario de Constanzo y nos dice que de las 3.5 millones de quejas que este instituto recibe, 1.8 millones de estas, provienen de extorsiones y en las que por desgracia, ni el banco ni la dependencia que encabeza pueden hacer mucho.

Ante esto, el citado Instituto Federal de Telecomunicaciones hace un llamado a quien corresponda, para que se instalen más equipos de bloqueadores de señales hacia el interior de los penales, porque por desgracia, los delincuentes cada vez más echan manos de sofisticadas artimañas para hacer más grande el número de incautos.

A qué tanto no ha habrá llegado su atrevimiento, que ahora se enlazan con los sistemas de comunicación con las instituciones bancarias que en cuestión de segundos pueden vaciar un buen número de cuentas, sin que usted se dé cuenta… FIERRITOS EN LA LUMBRE…Quién sabe a qué grado o qué tan cierto resulte aquello de que la intención de los comerciantes sea apoyar la economía y fortalecer el mercado interno, con ofertas y promociones que contribuyan a mejorar el bienestar de las personas y las familias de México, el caso es que ya está en puerta la Octava Edición del Buen Fin que se celebra en todo el país.

En esta ocasión, la gran venta promocional que fue impuesta durante el mandato de Felipe Calderón se estará celebrando del 16 al 19 de noviembre, en la mayoría de los comercios de Cajeme, Sonora y México…

Sugerencias y comentarios; [email protected]

Comentarios