Opinión

 + Mancera y la Chayo Robles, la prueba de fuego para el Gobierno de la Cuarta Transformación

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

A inicios de esta semana que ya terminan los organismos Transferencia Mexicana y Transferencia Internacional, cuya función es vigilar los niveles de cumplimiento de la Convención de la OCDE, (la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en su lucha contra la corrupción, acaba de identificar, que yo más bien diría, ratificar a México en el grupo de países con niveles mínimos o nulos de cumplimiento.

Traducido esto al español, lo anterior quiere decir que seguimos siendo los campeones en materia de corrupción y que sexenio tras sexenio, lo mismo que trienio tras trienio, según sea el caso, somos, también, la fábrica más productiva para hacer nuevos ricos, mientras la brecha de la desigualdad social se ensancha cada vez más, lo que también confirma que organismos como Órganos de Control Ciudadana y oficiales, siguen siendo simples figuras decorativas o de pantalla en los organigramas de alcaldías y gubernaturas.

Todo esto viene a colación a dos cosas; primero, la enorme estela de corrupción que caracterizó al Gobierno que nos invitó a ‘Cambiar a México’, pero a favor de sus arcas y bolsillos y, dos; el enorme compromiso y la tremenda prueba a la que desde ya se estará enfrentando el Gobierno de la esperanza el que, para empezar, tiene en Rosario Robles, la experredista y exjefa de Gobierno del Distrito Federal, a su primer cliente.

La todavía titular de la Sedatu, de aquí al día último de noviembre, se halla en el foco de algunas instancias internacionales que desde su paso por la Sedesol, le vienen siguiendo los pasos, por más que la chapérrima se aferra en insistir que no hay como le comprueben el menor ilícito cometido en perjuicio de las arcas federales.

Con lo que tal vez no contaba la experredista es que la Auditoría Superior de la Federación acaba de hacer una revelación que además de que la deja muy mal parada ante los ojos de la opinión pública nacional, la coloca en el ojo del huracán.

Y es que, según datos de la referida ASF de la Sedesol y la Sedatu se transfirieron a tan solo diez domicilios, mil novecientos millones de pesos, en el lapso en la que la señora Robles, estuvo al frente de estas dependencias, domicilios que la más de las veces resultaron inexistentes o de plano, habrían sido localizados en humildes barriadas, cuyos propietarios ni por asomo se imaginaban que sus nombres, menos sus domicilios, estaban considerados como beneficiarios de importantes sumas de dinero y cuyo destino habría ido a parar a manos que apenas la señora Robles sabría.

Otra de las grandes pruebas a las que tendrá que enfrentarse el régimen de la Cuarta Generación son los casos de Miguel Ángel Mancera Espinoza, el que acaba de revelarse como un gran mago inmobiliario y al que le acaban de encontrar más propiedades que el nopal; la segunda prueba por la que tendrán que pasar es el caso de Alejandro Gutiérrez a quien se le investiga por desviar 250 millones de pesos del erario de Chihuahua y que según los sabuesos que le pisan la huella, habrían ido a parar a las oficinas del PRI nacional a efecto de utilizarse en las campañas políticas en las que el tricolor con Manlio Fabio Beltrones al frente habría perdido la mayoría de las gubernaturas en juego, amén de las diputaciones y alcaldías de buena parte del territorio nacional.

Todo esto en complicidad con el entonces gobernador César Duarte Jáquez, ahora prófugo de la justicia.

Por cierto que los que ya levantaron la mano y abrieron su ronco pecho para opinar sobre el tema es un grupo de intelectuales y analistas políticos con los que no tiene uno más que coincidir cuando afirman que hoy más que nunca las condiciones están dadas para que el Gobierno del cambio inicie con su batida en contra de la corrupción, con un Congreso completamente a modo y con amplia mayoría.

‘Aunque se percibe una especie de limbo político en esta transición –a la que le faltan ya 82 días–, hay un Poder Legislativo ya se ha instalado y que podría no solo enviar señales de cambio verdadero, sino que puede actuar desde ya para investigar estos actos’, coincidieron los analistas. Además, dijeron, ese Congreso está en su mayoría integrado por elementos de Morena, lo que facilitaría aún más comenzar la prometida batalla contra la corrupción en México.

Y, salvo que, muy entre manos se esté gestando en estos momentos el accionar y la prometida batida en contra la corrupción, no deja de preocupar el hecho de que, cuando se estaba en campaña, abundaban los señalamientos en contra de los malos gobiernos y los pocos resultados en materia de seguridad pública, ahora, todo marcha como miel sobre hojuelas, excepto, desde luego en Hermosillo, en donde la alcaldesa electa de la ciudad capital, Célida López, acaba de declarar que se dispone a hacer una tremenda purga hacia el interior de Seguridad Pública en donde a kilómetros pega el duro tufo de corrupción y componendas, y que el policía que no quiera trabajar, que de una buena vez vaya agarrando sus chivas, porque ahí no tendrá cabida.

Por lo demás, dijo que, al fin, encontró al hombre que estará al frente de la Secretaría de Seguridad Pública y, aunque sin dar nombres, todavía, dijo que se trata de un elemento absolutamente honesto y sin tache alguno. Por rumbos de Paliza y Comonfort, mientras tanto, celebran doblemente el tercer año de actividades de la gobernadora Claudia Pavlovich al frente del Gobierno Estatal; primero, el que se está a la mitad del camino y segundo el que hasta hoy se ha cumplido con el 70 por ciento de los compromisos hechos en campaña y que han llevado a la mejora de los servicios de salud para adultos mayores y la ampliación de la capacidad del Hospital General del Estado con nuevos quirófanos, camas adicionales y nuevas áreas… Sugerencias y comentarios; [email protected]

A En lo que va septiembre, la decisión de una jueza casi otorga la libertad al priista Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, investigado por desviar 250 millones de pesos del erario de Chihuahua para financiar campañas electorales, en presunta colusión con el entonces Gobernador César Duarte Jáquez, ahora prófugo de la justicia.

Aunque se percibe una especie de limbo político en esta transición –a la que le faltan ya 82 días–, hay un Poder Legislativo ya se instalado y que podría no sólo enviar señales de cambio verdadero, sino que puede actuar desde ya para investigar estos actos, coincidieron analistas. Además, dijeron, ese Congreso está en su mayoría integrado por elementos de Morena, lo que facilitaría aún más comenzar la prometida batalla contra la corrupción en México.

El pasado lunes, representantes de la sociedad civil y legisladores del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) presentaron la Ley Orgánica de la Fiscalía General, la cual busca acabar con la impunidad, reconfirmar la idea de justicia en México y avanzar hacia la elección del Fiscal General de la República y de las fiscalías especializadas.

Este martes, un nuevo informe de Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional sobre los niveles de cumplimiento de la Convención de la OCDE en la lucha contra la corrupción, identificó a México en el grupo de países con niveles mínimos o nulos de cumplimiento.

El informe destacó, en su apartado para México, lo que será el principal reto para la nueva administración federal: que la Fiscalía General que está por nacer tenga la independencia necesaria para investigar a funcionarios o empresas sin importar su nacionalidad o nivel de influencia política. La nueva Fiscalía General será la responsable de utilizar esta Convención para investigar y perseguir casos de corrupción trasnacional.

Comentarios