Rumbos

Elena Poniatowska: a ella no se le olvida el 2 de octubre

por

/x

AYER TUVE LA FORTUNA DE QUE dos circunstancias distintas entre sí, coincidieran en torno mío.

Dicen que no se olvida pero a mí se me estaba olvidando el 2 de octubre, muy a pesar de que esa misma mañana me deleite con la charla acariciante de ELENA PONIATOWSKA, en un noticiero de Tele Fórmula.

Una de mis más fieles lectoras, doña CUQUITA AMADO DE ARAIZA, me mandó un recordatorio. Me decía que para ella el 2 de octubre es su segundo cumpleaños porque “volví a nacer”.

En alguna ocasión, ya me había platicado en una carta lo que para ella ha significado, existencialmente, la noche de Tlatelolco.

Incluso, hoy asistirá a una misa y, bueno, ya le platicaré.

La otra circunstancia se dio cuando mi amigo ARTURO OLIVARES SANEZ, llegó a mi refugio de trabajo a traerme un té de Abango, para la ronquera.

“Tómate un té por la mañana con dos sobrecitos y lo mismo por la noche”, me prescribió el Trotamundos de Villa Juárez.

Le dije que me acababan de recordar que estábamos en vísperas del 2 de octubre.

Y entonces me ayudó a recordar lo que hace un año escribí en estos Rumbos de Tlatelolco.

Hace doce meses me reservé el nombre del cajemense que me había contado la historia.

Esta vez, le voy a decir que se trata de don Arturo Olivares.

Pues sí: aquella noche del 2 de octubre de 1968, dos villajuarenses se reunieron a tomar café en el Sanborns de Calle Lafragua, en la Ciudad de México.

Uno era el precitado don Arturo. El otro, HÉCTOR CAÑEZ VAZQUEZ, que era funcionario de Gobernación.

Hasta allí acudían subalternos de Héctor a informarle lo que había ocurrido en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

En un momento dado, irrumpió una jovencita con blusa blanca, de manta, manchada de sangre a la altura del cuello.

Héctor y Arturo supusieron que había recibido una pedrada. No era muy grande la mancha.

Uno de los colaboradores de Héctor Cañez en Gobernación, le dijo, por lo bajito:

-Es Elena Poniatowska.

A sus 85 años, Elena todavía tiene alientos y talento para escribir. Ayer hizo la presentación por televisión de una nueva obra literaria. No sé su nombre porque cuando la presentaron no alcancé a escuchar.

Pero supongo que tiene algo qué ver con Tlatelolco.

Mire usted: en estas cosas de la literatura, suceden eventos que sorprenden.

A Elena Poniatowska se le identifica por su libro La Noche de Tlatelolco, que más que un ensayo, es una crónica de lo que ocurrió aquella noche.

No es una obra literariamente extraordinaria. Se trata de un relato de incidentes reales, dramáticos y trágicos.

En esto radica la grandeza del libro, no en lo literario.

De hecho, Poniatowska ha escrito mejores libros, mejores ensayos y mejores novelas.

Pero se le va a recordar, siempre, por La Noche de Tlatelolco.

A sus casi nueve décadas de vida, asegura que su candidato a la presidencia de la República, sigue siendo ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Y por cierto, sigue siendo la misma que hace 47 años: detesta a todo lo que huela a gobierno y ama la irracionalidad de la izquierda mexicana.

Ella cree en eso y su mérito radica en que es una convencida.

Tengo, para mí, que el 2 de octubre la marcó para siempre.

En nadie, como en esta pequeña —de cuerpo— mujer, la tragedia del 2 de octubre de 1968, no se olvida.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUE LAS HILACHAS! No diré que eran una maravilla de funcionarios, pero ahí la llevaban…

Luego, llegó la transición en la administración estatal y en los Municipios y algunas cabezas de sector fueron trasplantadas a otras áreas…

Ya vio usted: JORGE SUILO lo estaba haciendo muy bien en SEMARNAT, pero lo llamó su amigo MANUEL IGNACIO ACOSTA para hacerse cargo de la Secretaría del Ayuntamiento de Hermosillo…

Sus razones habrá tenido el señor Suilo, pero para mí, que equivocó la jugada…

En Semarnat era más o menos cabeza de ratón, mientras que en la Secretaría del Ayuntamiento, también más o menos, es cola de león…

Como digo: él sabrá…

También está vacante la titularidad de la Delegación de Gobernación…

ADOLFO GARCÍA MORALES había quedado en esa posición con el visto bueno de propios y extraños…

En su caso, sin embargo, se justifica: es Secretario de Seguridad Pública Estatal, que no es como decir enchílame otra gorda ni mucho menos…

¿Quiénes suenan para ocupar esas vacantes?...

Bueno, se dice que para Semarnat se mencionan los nombres de SAMUEL MORENO y de GUSTAVO CLAUSSEN IBERRI…

Quién sabe, se oyen rumores…

¿Y para Gobernación?...

Circula en los cochupos cafeteros el run run de que podría ser OTTO CLAUSSEN…

¿Será?...

¡Mmmm!...

MIENTRAS TANTO, LLEGAN REPORTES desde el bello poblado de Granados sobre la sobresaliente actividad que, junto con las comunidades que cubre su labor pastoral, está realizando el padre RENÉ ESQUER VERDUGO, orgullosamente originario del viejo sector de Plano Oriente, en Ciudad Obregón…

El padre René, como popularmente lo llama su feligresía, ofició la Misa de Acción de Gracias por el Buen Temporal, y, cosas de la Divina Providencia, pero resultó que esta fue la mejor temporada de lluvias en muchos años…

Y algo de esta milagrosa circunstancia, se le atribuye a los buenos oficios como mediador del padre René…

Por eso, los ganaderos de Granados, de Huásabas y de Villa Hidalgo, “andan con la cola parada”, como dice el tesopaqueño ANDRÉS BENJAMÍN CUAMEA CLARK…

¡Larga vida para mi amigo René!...

AYER LO COMENTABA CON USTED: el Secretario del Trabajo, ALFONSO NAVARRETE FRIDA, dio a conocer hace unos días una gran noticia: por fin se logró homologar el salario mínimo en todas las regiones del país…

Ufano, dijo que se acabó aquella aberración de que en un municipio el salario mínimo era de 70 pesos con 10 centavos y en el municipio vecino era de 68 pesos con 28 centavos…

“Era una cosa humillante porque prefiguraba que había trabajadores de primera y de segunda”, dijo un exaltado Secretario del Trabajo…

Ahora, todos los trabajadores de salario mínimo en el país, ganarán cada uno 70 pesos con 10 centavos…

¡Urra!...

O sea, que para Navarrete ahora solo hay trabajadores de salario mínimo de primera clase…

Por cierto, me estoy preguntando por qué diablos este mexiquense ha sido tantas cosas en el servicio público…Fue procurador en el Estado de México, secretario Particular del entonces Procurador JORGE CARPIZO…

Y desde el inicio del sexenio, ha estado en el equipo compacto del Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO…

Y HOY VIERNES ANDARA por el Municipio de Quiriego el secretario de Desarrollo Social del Estado de Sonora, ROGELIO DÍAZ BROWN…

Me dicen que no va con las manos vacías y, bueno, ya le contaré…

El Roger arribará a la cabecera municipal a eso de las 11:00 horas, según información proporcionada por el Secretario de la Comuna de Quiriego, ANDRÉS SALAS SÁNCHEZ, quien ha hecho espléndida mancuerna con el alcalde ENRIQUE BURBOA VALENZUELA…

¡EUREKA! JOSÉ LUIS ISLAS PACHECO, Director del Museo Sonora en la Revolución, de Ciudad Obregón, y del Museo Ferrocarrilero de Empalme, tuvo a bien hacerme llegar dos libros que mucho se le agradecen…

Se trata de “Antonio Rosales Flores, El Héroe”, de GILBERTO J. LÓPEZ ALANIS, y La Presidencia Interina de Victoriano Huerta, de ROSENDO BOLIVAR MEZA…Más adelante compartiré con usted mis impresiones sobre estas dos obras…Más adelante…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Comentarios