Rumbos

Tomás Rojo: “Influencias externas afectaron a compañeros”

por

/x

FUE EL INVITADO NÚMERO 18. Y se sintió feliz de serlo. No sé si los anteriores conversadores de Forma y Fondo, el programa que pasa al aire los jueves de 6 a 7 de la tarde por TRIBUNA RADIO, experimentaron algún tipo de sensación en sus estadías con quienes formamos la mesa de diálogo: RITA VERÓNICA QUINTERO, ROBERTO CASTAÑEDA y este columnista.

No lo sé, pero TOMÁS ROJO VALENCIA no disimuló que estaba satisfecho de sus pláticas con nosotros.

Rojo es un líder natural de la Etnia Yaqui. Es inteligente y es evidente que es el más maduro de la mancuerna que llegó a formar con MARIO LUNA ROMERO.

Su voz parece suavizarse en las respuestas, pero sus palabras son categóricas.

Lamentó que algunos compañeros se dejen seducir por influencias extrañas.

La dedicatoria me pareció notoria. Supe a quien se refería pero en esos momentos él no mencionó nombres.

Sin embargo, cuando se le preguntó sobre la insólita actitud de Mario Luna de viajar casi secretamente a la Ciudad de México, sin consultar a las autoridades tradicionales, sin pedir una opinión a los viejos de la tribu, no rehuyó el tema.

Mario cometió un grave error.

Con todo, dijo haberse sentido contento de ver a su amigo Mario en la reunión de la gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH con los yaquis.

“Me dio gusto verlo ahí, tranquilo, ya más integrado”, musitó.

Habló de su exilio.

--Recorrí varios estados donde participé en actos indigenistas. En todas partes recibí la solidaridad de los grupos campesinos-- reveló.

Relata que fue hostigado por individuos que no pertenecían al aparato judicial.

--Primero me seguían personas de civil, que no eran policías ministeriales. Una vez, casi a la media noche, me siguieron de Obregón a Providencia. Era evidente que me perseguían sin querer alcanzarme. Era una forma de meterme miedo.

--¿Y después, Tomás?

--Dejaron de seguirme los de civil. Ahora era gente del aparato judicial. Tuve la certeza de que en cualquier momento podrían arrestarme, como lo hicieron con Mario y con Fernando Jiménez.

--¿Y qué pasó?

--Me fui a Sinaloa. Estuve en Los Mochis, luego en Culiacán. Después en Guadalajara, y finalmente en la Ciudad de México.

--Y en la capital, ¿te encerraste a piedra y lodo?

--Por unos días, sí. Pero después busqué comunicarme con viejos compañeros de lucha.

--¿Quiere decir que aprovechaste tu exilio para hacer activismo en favor de la lucha por la defensa del agua y denunciar los atropellos del Gobierno de Guillermo Padrés?

--Exactamente.

--¿Qué opinas de la gobernadora Claudia Pavlovich?

--Que nos ha cumplido. Prometió ayudarnos a que mis compañeros recuperaran su libertad y yo regresara de mi exilio, y lo cumplió.

--La pregunta es obligada, Tomás: si ella les ha cumplido, ¿por qué mantienen el bloqueo carretero de Vícam?

--Este es un tema muy sensible. Se tiene qué consensar al interior de la etnia. El problema del Acueducto Independencia no se ha resuelto. El acueducto sigue ahí, sigue trasvasándose el agua y no tenemos una idea clara de qué es lo que va a suceder.

--¿Qué se necesita para que se suavice el bloqueo?

--Hablar, que veamos cosas claras por parte del Gobierno Federal.

--¿Tienen fe en la gobernadora?

--Sinceramente, sí. Ya nos ha dado demostraciones de que sabe cumplir sus promesas. Queremos tener en ella a una aliada en nuestras demandas.

El tema del gasoducto no podía faltar en esta conversación.

--Sabemos lo importante que será el gasoducto para la economía de la región. Cajeme siempre ha estado, rezagado, no hay inversiones fuertes, creemos que con el gasoducto Cajeme detonará su desarrollo y su economía.

--¿Está todo listo para que este proyecto aterrice felizmente?

--No veo por qué no. Siete de ocho pueblos yaquis han dado su aprobación. Estamos platicando con las autoridades del octavo pueblo. Yo pienso que antes de veinte días esto quedará resuelto.

Mis compañeros de la mesa de diálogo de Forma y Fondo, coincidieron en que Tomás Rojo Valencia es un personaje que sabe transmitir sus ideas, sus criterios, sus proyectos.

Fue una presencia que dejó un buen sabor de boca en la audiencia de TRIBUNA RADIO.

¡Y en buena hora!

En fin.

 

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

 

DÉJEME DECIRLO: ANTEANOCHE falleció un hombre excepcional, de esos que dejan una huella imborrable de su paso por la vida…

Usted seguramente leyó ayer la estupenda crónica que escribió el colega de casa FRANCISCO MINJARES GALAVIZ, sobre la vida y obra de don GABRIEL ROBERTO MONTEVERDE CÁÑEZ…

Si leyó la nota, sabrá entonces que fue una vida plena de creatividad y de trabajo…

De hecho, fundó la primera agencia de Publicidad en Sonora…

Ser visionario es una gran virtud. ¿Se imagina usted fundar una agencia de publicidad en 1963, cuando en Sonora nadie creía en esas cosas y todos pensaban que era un proyecto peregrino?

Don Gabriel Monteverde pensaba diferente. Sabía lo que quería hacer y lo logró…

Se podría decir que yo lo conocí a la distancia. Y es que la publicidad nunca ha sido lo mío…

Sin embargo, ambos laborábamos en el mismo medio y era afable y respetuoso conmigo…

Recuerdo que fue él quien me entregó una charolita por mis veinte años en TRIBUNA. Acabo de cumplir 28 lo que significa que han transcurrido ocho años de aquella velada en el Campestre de Ciudad Obregón…

A don Gabriel y a mí, empero, unía algo que para mí --y también lo era para él-- es fundamental: el amor y la lealtad a nuestra empresa…

Las vueltas que da la vida: de un tiempo a acá, he tenido la enorme satisfacción de tener como compañera en TRIBUNA RADIO, a ARIANNA MONTEVERDE, nieta de don Gabriel Roberto Monteverde…

¡Descanse en paz!...

¡OH, LA LÁ! AYER ME SENTÍ un ser privilegiado, caro lector. Y quienes asistieron al homenaje que la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora le tributó a la periodista y escritora ELENA PONIATOWSKA, estará de acuerdo conmigo en que, ser testigo de ese maravilloso evento, fue, en efecto, un privilegio…

Muchas cosas se podrían escribir de lo que sucedió en este evento. Por ejemplo, que a pesar de que fue algo que rebasó todas las expectativas, de que el nuevo rector JOSUÉ VALENZUELA BELTRONES, causó una grata impresión por su sencillez y su don de gente; de que asistieron políticos muy representativos de la región y de que los estudiantes de la UTS se volcaron en aplausos a la homenajeada, el discurso de Elena Poniatowska nos dejó prácticamente a todos, muy perplejos…

Y hubo algo que sorprendió a todo mundo: el homenaje que la homenajeada le rindió a IRMA ARANA RODRÍGUEZ, la presidenta de la Agrupación para las Bellas Artes, promotora incansable de la cultura y las artes, y a quien la Comunidad Cultual de Cajeme le debe mucho…

Algunos no estuvieron de acuerdo en que Poniatowska revolviera la gimnasia con la magnesia, pues de pronto hubo confusión, pues no se sabía si la homenajeada era Elena o la poetisa con alma rural, mi querida Irma…

Pelillos a la mar en todo caso, aunque me gustaría dejar en claro cuál es mi opinión: Irma se merece todo el reconocimiento posible a su esfuerzo, a su sacrificio, económico, físico, de salud, de entrega absoluta y nada será mucho si se trata de exaltar su gran valor para la cultura de Cajeme y de Sonora…

Pero, ¿por qué ponen a Elena Poniatowska a leer una semblanza personal que nada tenía que ver con el acto que se estaba celebrando?...

Yo he sido insistente en que Irma Arana merece un gran homenaje en el que participen todas las instituciones universitarias de la región, todos los actores de la cultura, todas las autoridades --municipales, estatales y federales--, pero sobre todo, en el que está presente el mayor número de ciudadanos de todos los estratos socio-culturales y económicos…

Merece, y con creces, un homenaje grande, multitudinario, al aire libre, y todos estaremos ahí, con ella, reconociéndole sin regateos lo que ella ha significado para el desarrollo cultural y artístico en una región donde la característica es la apatía a la cultura y al arte…

Por cierto: excelente intervención del profesor ONÉSIMO MARISCALES DELGADILLO…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

 

Comentarios