Columna de Hierro

+ De indisciplinas financieras, deudas heredadas y el fantasma de la bancarrota que amenaza al Ayuntamiento de Navojoa + Los que llegan a las dependencias y delegaciones estatales

por

/x

En mis primeros 40 años como afanador en el área de la comunicación, que se cumplen precisamente el próximo sábado 24 de octubre, en la que ha habido de todo; desde voceador en el Heraldo del Yaqui, vespertino ya desaparecido y de gratísimos recuerdos en donde descubrí el primer contacto con el olor a tinta que hasta la fecha sigue tatuado hasta lo más profundo del reportero; voceador de algunos diarios locales; reportero y columnista en la mayoría de los periódicos del sur del estado – y más allá de nuestras fronteras, como reza conocido slogan cervecero --- y algunos otros de la capital del país, solamente en dos ocasiones he asistido a los desastres financieros que muy a punto han estado de paralizar el desarrollo de la mayoría de los ayuntamientos sonorenses.

El primero, ocurrido en el triste sexenio del ya fallecido Miguel de la Madrid Hurtado, cuya crisis hizo estragos a nivel nacional y en donde municipios como Cajeme, Bácum, Navojoa, Guaymas, Empalme y ni qué decir de Etchojoa y Huatabampo, estuvieron a punto de declararse en bancarrota.

Se decía, por aquel entonces que la caída del petróleo era la causa principal con un devastador efecto dominó que impactó gravemente las finanzas de todo el sistema político en sus tres órdenes de gobierno.

La segunda es la que estamos padeciendo en estos momentos, casi por la misma causa, pero agravada grandemente por ese otro cáncer que sacude las arcas municipales y es el principal dolor de cabeza de alcaldes y tesoreros; el irresponsable endeudamiento en que suelen caer algunos alcaldes y que, por lo visto, se ha convertido en una práctica cotidiana entre estos; ejemplos, los tenemos por miles en toda la república y los casos de Hermosillo, Navojoa y Cajeme, ilustran el panorama.

En el primero de los casos, el alcalde Manuel Ignacio, el Maloro Acosta, acaba de anunciar ayer la autorización ante el Congreso del Estado, de un crédito por cien millones de pesos con la banca privada a efecto de hacerle frente a la enorme deuda heredada, el pago de descomunal nómina que rebasa los 30 millones de pesos mensuales y el pago de aguinaldos; en el caso de Navojoa, según el dicho de su Secretario de Programación y Presupuesto, Luis Carlos Borbón Yépiz, la hermana república, encara en estos momentos una de sus peores crisis financieras que lo tienen al borde de la bancarrota y por si fuera poco, con unas flacas participaciones federales comprometidas, para variar, para el pago de la pavorosa deuda dejada por el Pitillo, Natanael Guerrero.

En Cajeme, en tanto, se hereda, según lo anunciado en días pasados por el alcalde Faustino Félix Chávez, -- a quien por cierto enviamos desde aquí nuestros parabienes, al arribar este día, a un año más de vida -- una deuda de 620 millones de pesos, de los cuales 500 son por la deuda pública y 120 en pagos pendientes a proveedores, situación que, de acuerdo a lo descrito por Félix Chávez, tendrá que enfrentarse con austeridad y gestionando recursos ante los gobiernos del estado y la federación.

Pero que no panda el cúnico; sabedores, nuestros legisladores, de que este despilfarro no deja nada bueno y que, en un descuido, pudiera enterrar a algunos ayuntamientos a lo largo del territorio nacional, en breve estará entrando en vigor las reformas que estarán poniendo freno a la indisciplina financiera de los alcaldes mangas sueltas y aquellos otros como Ramón Guzmán, de Nogales, que, descuidado, como ha sido siempre, dejó 34 pesos en caja, mismos que no alcanzó a ver, de lo contrario, ni eso, hubiera dejado, según lo expresado por el nuevo edil, Cuauhtémoc Galindo…FIERRITOS EN LA LUMBRE…Y LO DICHO; Apenas se dio la designación de Jaime Ivich Campoy como nuevo agente Fiscal del Estado en substitución del ‘Tocho’ Méndez Valenzuela, se vinieron en serie algunos otros nombramientos como son los casos de Antonio Alvídrez Labrado, Saúl Benítez, Ariel Solís y Fernando Gutiérrez Fraijo; el primero como jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 4, el segundo en la delegación del Transporte y de amplísimas tablas, en lo político y lo administrativo, delegado de la SEC, el tercero, dueño, para variar, de amplio cartel en algunas disciplinas y Jefe de Unidad y Control Sanitario, el cuarto de los arriba firmantes. En hora buena y a chambear llaman!!...

Sugerencias y comentarios; premiereditores@hotmail.com

Comentarios