Caminando a la Felicidad

Más allá del apego

por

/x

Será el momento de poner en práctica el desapego emocional para caminar más libres, más seguros. Más sabios y ser capaces de amar con integridad y sin miedos.

En ocasiones la palabra “apego” suscita algún que otro desencuentro de forma explicativa en terminología la dependencia emocional, recibe diferentes denominaciones en la literatura, artículos académicos y en los libros de autoayuda. Pese a las discrepancias en cuanto a la terminología empleada, la mayoría de los autores coinciden en los supuestos básicos y en las características definitorias de esta problemática.

El autor más representativo en la materia es Jorge Castelló. Este autor habla explícitamente de dependencia emocional, y su manual es uno de los más citados a la hora de referirse a la dependencia emocional.

Walter Riso emplea el término apego afectivo, haciendo hincapié con este término, en los problemas de vinculación que manifiesta la persona apegada.

Otro término empleado, sobre todo, en los manuales de autoayuda es el de adicción al amor, considerada como una de las nuevas “adicciones sin sustancias”.

No podemos negar que querer a alguien es desear estar con esa persona a cada instante, es preocuparse, es desear, es pensar a cada segundo en ese rostro, en esa voz, en esa esencia que forma parte de nosotros.

El amor tiene algo de obsesión a la vez que de necesidad, es algo normal, en especial en las primeras fases. Ahora bien, hablamos de apego en su sentido más íntegro cuando de alguna forma, perdemos nuestra propia identidad y nuestro equilibrio interior por esa persona.

No dejamos espacios donde posibilitar el crecimiento y la libertad personal de cada persona. Ahí donde surgen ya las desconfianzas e incluso la necesidad de control. Vale la pena analizarlo en detalle.

El apego emocional es un tipo de adicción muy destructiva… Relacionar el apego emocional con una adicción no es ser exagerados. Piensa en esas pasiones ciegas donde necesitamos tener a la persona amada a cada instante. En los momentos que no los tenemos a nuestro lado el mundo se derrumba, desconfiamos y desarrollamos una necesidad de controlar a la pareja. Es un riesgo.

La dependencia emocional actúa igual que los efectos dependientes de los narcóticos, por esta razón se hace tan difícil salir de este manto de apego emocional y no puedes ni quieres siquiera imaginar como olvidar un amor. Este tipo de trastorno crea vínculos de unión muy fuertes que repercuten en miedos irracionales a perder la persona que crees que amas, generando conductas enfermizas como celos, compañía constante y asfixiante, acoso y agresividad para ejercer poder sobre alguien, eso implica estar en constantes cambios de ánimo y estados de tristeza frecuentes incluso depresión.

La persona que sufre un trastorno de este tipo no sabe cómo salir de la dependencia emocional hacia otra, vive un constante drama de inseguridad, donde la desconfianza hacia su pareja se vuelve su mejor compañía, siempre es indispensable para el saber donde está, por eso llama constantemente y si no responde, su mente se convierte en la peor película trágica que te puedas imaginar, generando un nivel de ansiedad y depresión bastante alto. Su baja autoestima lo lleva a reafirmar constantemente los sentimientos de su pareja hacia él, preguntando ¿me amas?, o expresando su amor de manera frecuente con el objetivo de recibir una respuesta similar, necesita saber dónde y con quién está siempre, y es muy posible que revise su celular o correo electrónico sin permiso en busca de nuevos contactos, mensajes, números marcados y llamadas recibidas, en fin la locura absoluta. Deja de lado su anterior vida, donde disfrutaba con amigos y familiares, cuando salía a divertirse en bailaderos, cines, comidas y demás actividades que lo hacían sentir vivo y agradable con sí mismo, pero ahora su tiempo lo dedica casi todo a él o ella, si no está con su pareja no disfruta lo que hace, pues sencillamente no puede estar tranquilo(a) pensando qué estará haciendo, en una constante búsqueda de aprobación por su pareja amada, demostrando de manera cada vez más fuerte su obsesión amorosa hacia esta persona y la necesidad de saber cómo vencer la dependencia emocional.

Es importante poder y saber vivir sin la otra persona. No podemos ser barcos a la deriva cuando no tenemos al ser querido a nuestro lado durante unos días, si hay confianza no hay por qué desarrollar estos miedos desmedidos, debemos aprender a vivir con nosotros mismos y sentirnos plenos, seguros y felices con lo que somos para poder establecer una relación de pareja saludable y sin apegos negativos. Ama pero no necesites. Comparte pero jamás lo des todo sin esperar nada a cambio, ni siquiera reconocimiento.

Las personas necesitamos de un apego positivo en nuestra infancia para crear un vínculo con nuestros progenitores. Esto nos ofrece seguridad y la posibilidad de ir creciendo sintiéndonos amados y reconocidos.

Pasada esa fase, nos toca a nosotros construir nuestra identidad, nuestra personalidad y esa integridad donde sentirnos seguros con nosotros mismos, con lo que somos y hemos conseguido.

Si tú te sientes bien, si te ves a ti mismo como alguien seguro, feliz y con una buena autoestima, serás capaz de construir una relación de pareja estable y feliz.

No necesitas que nadie llene tus vacíos, porque no los tienes. No necesitas que nadie alivie tus miedos porque no los tienes. No necesitas que nadie alivie tus soledades porque careces de ellas.

 

https://www.facebook.com/ElizaCavazosLifeCoaching

elizacavazoslifecoaching@gmail.com

Comentarios