Al día

+Problemas en Cbtis 64 de Navojoa +Recuerdan el 2 de Octubre del 68

por

/x

En Navojoa hay una escuela de nivel medio superior en la que faltan…maestros. Para Ripley. Pero el hecho es real. Tanto que el viernes anterior las instalaciones del Cbtis 64 fueron tomadas por padres de familia y alumnos para exigir la contratación inmediata de los docentes que hacen falta en algunas materias.

La solución más inmediata o práctica es que las autoridades correspondientes dispongan la reposición inmediata de los maestros del plantel que están por jubilarse o que se jubilaron ya. Tiene que existir una perentoria fórmula de solución. El problema es que en el Cbtis 64 nadie parece encontrarla.

Allí las cosas se antojan dotadas de respetable gravedad. Por ejemplo, desde el semestre pasado en la escuela no hay maestro de inglés. Aunque también se resiente la carencia de profesores de lógica, química e informática. La pregunta puede ser muy simple, pero no está de más plantear cómo se configuran realmente los expedientes escolares de los alumnos si el programa de cátedras está incompleto.

La solución que se busca abrir paso, y que evidentemente no lo es, radicaría por lo visto en que los estudiantes tomen en vacaciones las clases que hoy no reciben precisamente por la ausencia de catedráticos en ciertas y cuales materias. El asunto con todos los bemoles que singulariza fue hecho saber en Hermosillo a las autoridades respectivas desde el pasado 25 de septiembre. La contestación fue que en ese ámbito existe una limitada capacidad para decidir conflictos como el que existe en el Cbtis 64 de Navojoa. 

El caso es que alguna instancia de este sistema escolar tendrá que atender las exigencias surgidas en ese plantel con cargo en principio a los padres de familia. Pero que no se ignore el dato de que también los alumnos participaron el viernes en la toma de las instalaciones escolares. Y esta medida de presión bien podría repetirse el próximo martes, si es que el lunes no hay nada en concreto que responda a las demandas planteadas.

Tendría que existir una respuesta puntualmente definida para que las cosas en el Cbtis 64 de la Perla del Mayo no se extravíen e incuben cuando menos se piense un clima de agitación que evidentemente no convendría a nadie. Sin embargo, los hechos allí han venido ocurriendo conforme a una dinámica propia y explicable por sí sola. Las causas de la inconformidad surgida entre padres de familias deben ser atendidas sin la menor dilación, y no como ha ocurrido hasta ahora que se les ha ignorado flagrantemente.

No se trata de comparar por comparar, pero recién la Normal Rural “El Quinto” solventó un problema que pudo tomar derroteros mucho más complicados que los que mostró originalmente. En el Cbtis 64 de Navojoa deben verse en este espejo para apreciar la utilidad de los mecanismos institucionales que rápidamente buscan aplicar las soluciones que correspondan. No debe existir mayor complicación para asimilar esta lección ajena, pero que por sus buenos oficios valdría repetir en el Cbtis 64 navojoense.

Mientras tanto, vale señalar que una vez más la recordación del 2 de octubre de 1968 en la Ciudad de México terminó en una especie de pleito colectivo que ciertamente no pudo ser útil para lustrar el recuerdo de lo que pasó hace 47 años en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco. Prácticamente ya se hizo costumbre que en la fecha conmemorativa a que se alude, aparezcan grupos juveniles solamente interesados en provocar a las fuerzas policiacas con el fin de causar desórdenes.

 Debe reconocerse que casi siempre han logrado su propósito en los años recientes cuando la marcha por el 2 de octubre llega a las calles del centro histórico del Distrito Federal. Hoy, sin embargo, los manifestantes pidieron la reapertura del juicio contra el ex presidente Luis Echeverría Alvarez y la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Una y otra exigencias deben de ser prácticamente imposibles de atender desde la perspectiva oficial.

Echeverría Alvarez ha visto pasar los años desde 1968 sin asumir jamás algún asomo de culpa en lo ocurrido durante el mitin estudiantil ocurrido en Tlatelolco. Podría decirse que llegará hasta el fin de sus días sin modificar para nada esa actitud, por más que en alguna ocasión se le fincaron cargos de genocidio por esos hechos (incluido el ataque de Los Halcones contra estudiantes el 10 de junio de 1971). Mucho se ha dicho que históricamente el 2 de octubre de 1968 no se olvida. Habría que meditar en el sentido de esta expresión.

Quienes en la capital del país dicen recordar la fecha pero con abiertos y provocadores actos de violencia, buscando quizá actitudes represivas, realmente no entienden lo que significó el 2 de octubre y que debe seguir significando pero desde una perspectiva más racional. Porque no es iluso ni romántico afirmar que a partir de esa ingrata y dolorosa fecha empezó a forjarse políticamente un nuevo país, con todas las fallas y aciertos que se quieran convenir, pero sin poder que así ha sido.

 

Comentarios