ÍNDICE

ELECCIÓN DE RECTOR: LA H. JUNTA TIENE LA PALABRA

por

/x

Concluyó ayer sábado la H. Junta de Gobierno de la UNAM, la primera etapa de la jornada previa a la elección de Rector para el periodo 2015-2019. Dicho preámbulo se efectuó siguiendo un escrupuloso proceso de consulta a la comunidad universitaria, seguido del apoyo, por vez primera, de los medios de comunicación, electrónicos y a través de la página escrita.

Antes de dos semanas, se cubrirá la siguiente etapa de la cual emergerá el nombre del sucesor del doctor  José Narro  Robles.

La consulta a la comunidad deja enseñanzas que, seguramente, servirán de guía para las designaciones venideras en universidades y tecnológicos de índole pública asentados en el territorio nacional. La primera, acaso la principal, se refiere al formato de la consulta, a su carácter de indagación con sentido abierto, sin intermediación de grupos y sin asomo de manipulación auspiciada por representantes de grupúsculos partidistas.

Laica es la Universidad y no sólo “de nomine”. En las cinco palabras se resume su naturaleza apartidista, anti dogmática y con destino autónomo en cuanto al quehacer que se lleva intramuros.

Nacional es otro de los elementos definitorios. Con ello se alude a su índole magistral, su carácter de paradigma en cuanto a la cobertura de la forma y el contenido de sus programas y planes de estudios. Asimismo, por su experiencia a fin de propiciar la unidad en la diversidad de enseñanzas y expander sus acervos culturales a la sociedad en general, sin distinción alguna.

Su definición de entidad educativa, autónoma, conlleva el deslinde entre lo académico y lo laboral, sin desconocer que las tareas de la docencia, investigación, difusión y extensión cultural, implican relaciones contractuales. Por lo tanto estatutarias, normativas, como toda actividad regida por la obligatoriedad.

La consulta abierta se apareja al ideal de libertades. Y esta vez se da un paso adelante con el propósito de abonar y fortalecer el susodicho ideal, con motivo de la designación del próximo titular  de los destinos de la institución.

Una flagrante contradicción sería la de seguir haciendo loas y prodigando aplausos a la autonomía, si por una parte se festina la independencia, por ejemplo, de criterios en la docencia y la investigación. Y, si por otra, los directivos fuesen nominados siguiendo pautas y modelos tomados de fuentes y paradigmas tachados de autoritarismo, amiguismo; o bien de atavismos. Todo ello en provecho de la corrupción y la mediocridad.

El proceso de referencia pone ante los ojos de la nación ni más ni menos la viabilidad de formas de convivencia que tienen aplicabilidad en las relaciones a nivel mucho más complejos en donde el régimen de libertades, la red de garantías y las de comunicación pueden confluir sin los consabidos tabúes y sin la falsa alarma que erosiona todo lo que tiene que ver con la participación cívica y ciudadana.

Es edificante, como mucho de lo que ocurre en la UNAM, por lo siguiente:

La reforma del país orientada a una nación de leyes pasa por el proceso de validar o refrendar las instituciones públicas. La convivencia colegiada, el ejercicio participativo y la vigencia del Estado de Derecho son concurrentes y en modo alguno segmentos aislados entre sí, en espera de una convergencia espontánea o milagrosa.    

Hoy es la UNAM. Mañana las universidades y tecnológicos en donde se configura y cultiva la verdad de la ciencia, y en cuyo seno se establece lo que es la voluntad social y se comunica y comparte el sentido del gusto estético a través del arte y las técnicas que lo hacen posible. Y así sucesivamente.

Generosa es la enseñanza que puede dar la Universidad Nacional Autónoma de México en horas de transición en las que la expresión “vida democrática” manifiesta un anhelo que puede convertirse en logro constatable. De ahí la importancia de su cátedra ejemplar. La H. Junta de Gobierno, por tanto, tiene la palabra.

http://federicoosorioaltúzar.blogspot.mx

Comentarios