Rumbos

El hoyo negro de la despenalización de la marihuana

por

/x

EN LOS ÚLTIMOS DÍAS HE RECIBIDO algunos cuestionamientos en torno a mi apatía a comentar el tema de la despenalización de la marihuana.

Sobre todo de amigos míos, que lo han sido durante décadas, que piensan que los periodistas estamos obligados a externar nuestra opinión sobre el tema.

--Es que no tengo ninguna opinión –suelo decirles.

Y en efecto: No he podido aterrizar en ninguna posición.

He escuchado diversas opiniones, distintas exposiciones sobre los pros y contras de este caso.

Y, ¡diablos!, todos parecen tener razón.

Los que se oponen, afirman que con la marihuana a la venta en forma legal, los jóvenes tendrán más oportunidad de caer en el vicio.

Y los que ya la consumen, menos probabilidades tendrán de alejarse de esa adicción.

Los que apoyan la despenalización, en cambio, dicen que igual que el alcohol, los consumidores de marihuana no van a andar todos los días drogados, como no andan ebrios todos los días los que consumen bebidas alcohólicas.

Vaya dilema.

Ayer mismo escuché a uno de los que defienden la apertura legal del consumo de marihuana.

Decía que la marihuana no es un catalizador para pasar al consumo de, por consumo de marihuana.

En cambio, argumentaba, el alcohol sí es un catalizador para brincar a la cocaína.

Otros más, que me parecen más objetivos, piensan que en el mercado legal hay productos adictivos, derivados de la hoja de coca, que son muy consumidos en los hogares.

“En todo caso, opinan, es una cuestión de cada quien”.

Como digo, no tengo una idea clara sobre el tema.

Sí la tengo, sin embargo, en otra vertiente.

Permítame explicarme: Primero, ¿Cuál es el objetivo de la despenalización de la marihuana?

Se ha dicho que es el primer paso hacia el desmantelamiento del gran negocio que es el narcotráfico.

¿Puede esto ser cierto?

Yo lo veo difícil. La marihuana no es la droga más dañina. Vamos, pero ni mucho menos.

Tampoco es el negocio más grande de la industria del narcotráfico. Esta es la cuestión.

Si para despenalizar la marihuana se ha desatado una monumental polémica en la que no pueden ponerse de acuerdo, ¿qué pasará cuando quieran hacer lo mismo con la cocaína, la amapola o cualquiera otra droga de alto riesgo?

Según veo yo las cosas, con la despenalización de la marihuana, si tal fuera el caso, no se conseguiría el objetivo de bajar los índices de violencia.

No es por ahí.

El gran negocio está en otros alcaloides, incluso, en las drogas sintéticas.

Bien vistas las cosas, me parece más viable la propuesta que ha hecho la senadora duranguense, CRISTINA DÍAZ, de legalizar la marihuana para aplicarla a la farmacéutica y combatir enfermedades específicas.

Desde hace siglos se sabe que la cannabis índica tiene propiedades curativas en algunos males del cuerpo humano.

Siempre se ha usado de manera clandestina para curarse males como el reumatismo. Hasta donde sé, jamás nadie ha sido encarcelado por esta práctica.

Tengo, para mí, que por ahí es el camino. Creo que en México no prosperará el uso de la marihuana para usos lúdicos. Sí como medicina y debidamente regulada como cualquiera medicamente que uno compra en la farmacia.

Los que defienden la despenalización, merecen mi respeto y el de muchas personas. Algunos de ellos son reconocidos intelectuales, como JORGE G. CASTAÑEDA, y ex-presidentes como VICENTE FOX y el colombiano CÉSAR GAVIRIA.

Pero lo que buscan es una utopía.

Con la marihuana no se lograría bajar los índices de violencia porque hoy los grandes porcentajes de consumo en países como Estados Unidos y los de Europa, no es de marihuana sino de otras drogas.

Por lo demás, no sé si sería bueno o no despenalizar su uso para fines recreativos.

No lo sé.

De hecho, se me ocurre que sería interesante invitar a dos o tres académicos al programa de radio Forma y Fondo, para que, entre ellos, puedan debatir sobre el tema.

Sería saludable hacerlo. Habrá que analizar el asunto, porque hasta un sacerdote podría participar.

En todo caso, ya le contaré.

En fin.

 

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

 

DÉJEME DECIRLO: ELLA FUE MI amiga por más de 40 años. Tenía una bella voz con matices argentinos y, de cuando en cuando, en veladas familiares cantábamos a dúo…

Vi crecer a algunos de sus hijos y me conmoví hasta las lágrimas cuando la vida la enfrentó a un doloroso destino. Cuidó de su hijo vulnerable hasta el último hálito de vida…

Siempre pensaba yo en ese momento terrible, cuando ella tuviese que partir… ¿Qué sería de Felipe, su amado niño-grande?...

En los últimos años de doña BEATRIZ TRUJILLO -Doña Tichi, mi querida amiga-, solía llevarle tres distintos periódicos todos los días, pues ella se disfrutaba resolviendo los crucigramas…

Últimamente se me iban acumulando los periódicos porque ella no venía por ellos, de manera que yo se los enviaba…

Hace unos días la saludé, a la distancia, calle de por medio…

El día tan temido, llegó por fin: Ayer falleció dona Tichi. Me cuentan que su final fue apacible, pues el paro cardiaco llegó cuando dormía, entre las 12 y las trece horas de ayer…

Esa misma mañana la habían dado de alta en el hospital, pero venía diagnosticada con un problema renal, cuyo tratamiento se complicaba por la debilidad de su corazón…

Mi nieto mayor subió las escaleras para decirme, con los ojos llorosos, que doña Tichi acababa de morir…

Sabía que cuando esto sucediera, me iba a doler mucho. Lo sabía, o lo presentía…

Pero nunca me imaginé cuánto me dolería…

¡Descanse en paz!, doña Tichi, querida amiga…

MIENTRAS TANTO, RECIBÍ ayer un breve correo del ex-alcalde de Cajeme RICARDO BOURS CASTELO…

Textual: “En referencia a tu columna de hoy (ayer), encontré esto”. Saludos:

Tal vez si prohibieran la literatura, al igual que la cocaína, la gente por puro morbo buscaría meterse un par de líneas’… Alejandro Jodorovsky”…

(En la jerga de los adictos “meterse” significa aspirar cocaína por la nariz, disculpándome por el pleonasmo)…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, hoy estará como invitada en el programa de radio Forma y Fondo, que transmite TRIBUNA RADIO en el 810 de AM, cada jueves de 6 a 7 de la tarde, la poetisa con alma rural IRMA ARANA RODRÍGUEZ…

Puedo adelantarle, caro lector, que no sólo se hablará de la gran cruzada que por la cultura que ha llevado a cabo durante los últimos 20 años, sino de su señor padre, el inolvidable líder del Valle del Yaqui, BERNABE ARANA LEÓN…

LO QUE ME LLEVA A OTRO PUNTO: que la escritora, poetisa y actriz, MARA ROMERO, ya le confirmaron el Premio Nacional en la categoría narración, “Nezahualcóyotl”, así como la impresión de su libro “30 años de la nostalgia y otros vampiros”, amén de una gira de Mara por Chile, Argentina y Perú, a partir de febrero del año próximo…

¡Felicidades!...

Y EL OTRO DÍA TUVE EL gusto grande de conversar, vía telefónica, con el obregonense ROBERTO SALMÓN CASTELO, titular de la Comisión Interamericana de Límites de Aguas (CILA), que depende de la Secretaría de Relaciones Exteriores…

Roberto es un funcionario muy apreciado en el sector agropecuario del Gobierno Federal… Palabra…

Comentarios