Rumbos

En su 50 aniversario, TRIBUNA realiza su primera carrera pedestre

por

/x

LO RECORDÉ AHORA QUE VI la foto de ella en el periódico. Su rostro es muy distinto a aquel que fue tan familiar para todos los mexicanos y odiado para muchos.

Este rostro que vi en la foto del periódico, es una cara que muestra el sufrimiento de casi tres años de encarcelamiento, de soledad y de profunda introspección.

VI EL ROSTRO DE ELBA ESTHER GORDILLO, notoriamente maquillado, su pelo teñido de negro y sus ojos que ya no muestran maldad.

Más bien son ojos de resignación.

Y como digo: lo recordé ahora.

ERAN ESOS PRIMEROS MESES del gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO. En el ambiente político flotaba el interrogante: ¿será este presidente capaz de reafirmar la tradición priísta que López Portillo definió como “deshacer para ser” pero también “no basta ser sino parecer”?

Muchos dirían que era muy joven para eso.

“No lo va a hacer”, murmuraban.

De pronto el campanazo.

Una noche los noticiarios de la barra nocturna de la televisión, dieron la noticia: Elba Esther Gordillo, la poderosísima dirigente vitalicia del SNTE, había sido arrestada al aterrizar en el aeropuerto de Toluca.

Estoy cierto que a lo largo y ancho del País, muchos recordaron aquel 10 de enero de 1989, cuando los noticiarios de la mañana de Televisa informaron que el también poderosísimo líder de los trabajadores de Pemex, JOAQUÍN HERNÁNDEZ GALICIA, La Quina, había sido detenido en su casa de Ciudad Madero, Tamaulipas.

Una pregunta surcó los aires de la República: ¿Eran casos similares el del Peña Nieto y de CARLOS SALINAS DE GORTARI?

Lo primero que me dije es que, no.

Ni siquiera se parecían.

Salinas había llegado al Poder Presidencial marcado por la ilegitimidad de un fraude electoral.

Estaba siendo fuertemente cuestionado por casi todos los sectores de la sociedad.

En cambio, Peña Nieto tenía incólume su popularidad que lo había hecho ganar desahogadamente la elección presidencial.

En la decisión de Salinas, pesaron varios factores, casi todos de carácter personal.

Odiaba a La Quina porque siendo secretario de Programación y Presupuesto, el líder petrolero financió un libro cuyo título era más que sugestivo: “Un asesino en el Gabinete”:

Narraba la historia de dos niños, de 5 y 3 años, que jugaban en la casa de sus padres con una escopeta que guardaba su progenitor. Con ella le dispararon a una sirvienta indígena de 12 años y la mataron.

Claro: los menores eran RAÚL y CARLOS SALINAS.

La Quina también odiaba a Salinas y en algún evento de campaña, abandonó el acto antes de que terminara.

De modo que cuando ya estaba en la Presidencia aprovechó la coyuntura: podría meter a la cárcel a La Quina y así cobrar cumplida venganza y al mismo tiempo fortalecer su poder aplastando al más poderoso de los cacicazgos políticos.

La forma en que lo hizo, es una historia conocida.

El caso de Peña en nada se parecía al de Salinas.

Peña no odiaba ni odia a Elba Esther Gordillo. De hecho, hasta semanas antes de su aprehensión, el Presidente y la Maestra llevaban una más o menos cálida relación.

Yo tenía claro en ese momento que la decisión del Presidente Peña, no estaba inspirada ni en la venganza ni en un propósito de consolidar un Gobierno.

No necesitaba ninguna de ambas cosas.

En realidad, era algo más simple, más pragmático: la Maestra estaba mandando a los maestros a las calles a protestar contra la reforma educativa.

Y esto no lo podía permitir el Gobierno.

Y tomó la decisión de aplicarle la Ley a la señora Gordillo.

En unos minutos todo el poder acumulado en 18 años de supremacía en el SNTE, se derrumbó.

Muchos dijeron que el PRI había vuelto con más poder a Los Pinos.

Hasta alardearon de que ya era tiempo de que el Presidente hiciera respetar la investidura.

Ahora sí van a ver estos cómo se pone orden en el País, vociferaban los pro-priístas.

Sin embargo, lo que vino después acabó con todas esas expectativas.

Peña Nieto no es Salinas.

De hecho, me queda claro que es un demócrata que quiere gobernar con los nuevos tiempos.

Ha sido mil veces mejor Presidente que VICENTE FOX y que FELIPE CALDERÓN, y sin embargo, las fuerzas anti-priístas se han ensañado con él.

Le describen como un Presidente débil. Y a veces, lo parece.

Yo no lo creo así.

Sigo pensando que sabe muy bien el rumbo que lleva.

Ojalá que no me equivoque. Por el bien de México y por el bien de la democracia.

En fin.

 

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

 

DÉJEME DECIRLO: AYER CONVERSÉ ampliamente en un comedero de Ciudad Obregón, con FERMÍN BORBÓN, director del Instituto Sonorense para la Educación de los Adultos, o sea, el ISEA, que antes fue el INEA…

¿Se acuerda usted de aquel hermoso programa que pasaba al aire por la televisión del Gobierno?...

Pues sí: el INEA me trae nostálgicos recuerdos porque me tocó en suerte atestiguar aquellas primeras generaciones de alumnos adultos con su certificado de primaria…

Era una misión pedagógica conmovedora…

Como digo: ahora se llama ISEA y está limitada a cada Estado de la República…

Borbón dirige esta institución en Sonora y vino a dar posesión a los nuevos coordinadores en esta región sureña…

Es decir, a los dos de Cajeme --FIDEL COVARRUBIAS hijo y CIELITO ELIZABETH LEYVA--; a la coordinadora de Navojoa, RUTH ACUÑA RAZCÓN y al de Etchojoa, JOSÉ RODRIGO GASTÉLUM AYÓN, que hasta ayer fue tesorero de ese Municipio, y antes, fue diputado local…

Hablamos de GUILLERMO PADRÉS ELÍAS de lo indescifrable que puede ser la naturaleza humana, de los vaivenes de la política, de los proyectos de ahora y de los de antes, algunos exitosos, otros fallidos…

Me explicó algunas cosas, no intentó justificar nada, fue humilde en el reconocimiento y hablo siempre de frente…

Acompañándolo, estuvieron el profesor ALEJANDRO PALOMERA, hermano de mi amigo, el también maestro, IRVING PALOMERA, así como ADALBERTO ANDUAGA, siempre leal en la amistad…

Y como dijo en alguna ocasión el ex-gobernador EDUARDO BOURS CASTELO: la lealtad es un camino de ida y vuelta….

Verdad de verdades…

¡EUREKA! MUCHO ENTUSIASMO ha despertado la Primera Carrera de los 5 kilómetros que organiza TRIBUNA, esta vez, con motivo del 50 aniversario de nuestro periódico…

A partir de este domingo, cada año, en la misma fecha y para conmemorar un aniversario más de TRIBUNA, se llevará a cabo la carrera…

Como ya se ha informado ampliamente, arrancará del edificio de TRIBUNA, por 200 y Durango, rumbo al Oriente. Continuará por la Miguel Alemán al Norte hasta la Náinari; aquí enfilará hacia el Poniente hasta la Durango y luego hacia el Sur por esta calle hasta llegar al punto de partida, el edificio del periódico, en Durango y 200…

Habrá diversas categorías y los premios van desde los 500 pesos en la categoría infantil; mil pesos en la juvenil, mil pesos en la de veteranos, mil 500 pesos en la libre, mientras que los ganadores absolutos obtendrán 2 mil pesos…

La inscripción general es de 100 pesos, y gratis para los niños…

La hora de salida es a las 08:00 horas… ¡Ojo chícharo!...

Y DESDE AQUÍ, MI SOLIDARIDAD y mis condolencias a ULISES CRISTÓPULOS por el sensible deceso de su señor padre, don JORGE CRISTÓPULOS GRANILLO, a la edad de 79 años… Don Jorge fue por muchos años delegado de la Secretaría de Recursos Hidráulicos en los estados de Sonora, Puebla y Jalisco… ¡Descanse en paz!...

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

 

Comentarios