Rumbos

Jorge Márquez y la aprobación del Centro de Justicia Laboral

por

/x

EMPIEZA LA SEMANA PREVIA a la Navidad. Las ciudades y los pobladíos se entregan al frenesí de las mal llamadas ‘posadas prenavideñas’.

Todo es euforia, brindis adelantados, compras compulsivas con la mitad del aguinaldo y los créditos que en enero serán la pesadilla de muchos, porque deberán pagar los primeros ‘abonos’ con la otra mitad del aguinaldo.

Así somos los mexicanos. Y como diría aquel chilango de la revista de historieta:

“¿Y qué?”.

Pues sí: y qué.

En este relajante periodo decembrino, los columnistas no abrigamos muchas expectativas sobre nuestra probable lectoría. Sin embargo, en el caso particular de su servidor, siempre he preferido mantenerme fiel a mis dos que tres lectores, sea que me lean o no.

¿Hay temas de interés general en estos días?

Sí que los hay, faltaba más.

Ahí está el caso, complejo y aún indefinido, del médico veterinario LUIS ARÍSTIGA LÓPEZ MORENO.

Como bien se sabe, él es —o era— empleado de la familia Padrés-Dagnino.

Este caso cobró una nueva connotación a partir de que su familia y ganaderos de Hermosillo, publicaron dos desplegados en un medio hermosillense, en el que avalan la buena conducta del veterinario.

Rechazan la posibilidad de que se dedique al narcomenudeo.

Si usted leyó los desplegados seguramente se estará formulando algunas preguntas.

Mi instinto periodístico, me dice que debo tomarme este caso con las debidas reservas.

Por aquello de que la burra no era arisca, la hicieron a palos.

Usted me entiende.

Ayer mismo, en charla por separado con dos experimentados políticos, solicité su opinión al respecto.

--Deja que la máquina de la justicia haga su trabajo.

--¿Y luego?

--Y luego ya podrán tener un panorama más completo.

Llegamos a la conclusión de que emitir juicios llevados por el instinto, es caer en especulaciones pues no existen elementos claros de una parte y de otra.

Entonces, que la justicia, como lo dijo uno de mis interlocutores, que haga lo que corresponda hacer.

Vale la pena compartir con la ilustre lectoría de estos Rumbos, que en las conclusiones de nuestra conversación, me gustó la que estableció uno de mis cuates:

--Todo lo que se diga en estos momentos, tiene que ir en el sentido de que las autoridades de Sonora y la Federal, deben cuidar como un tesoro la confianza que su trabajo ha suscitado en la sociedad. Deben valorar esto y cuidar que el proceso de investigación de la administración estatal anterior, no se desvirtué.

¿Qué otra cosa es digna de escribirse a casa en estos días posaderos?

Yo diría que es inevitable traer a colación el tema de las ausencias de estos días.

Ya lo decía en su carta enviada a estos Rumbos, el ex-alcalde de Cajeme RICARDO BOURS CASTELO: en menos de 24 horas fallecieron en Ciudad Obregón tres apremiados cajemenses: SANTA ALEJANDRA PERAZA RUVALCABA, GILBERTO REYES NOLASEA y don RUBÉN GUTIÉRREZ ELÍAS.

Cada quien en su propio ámbito de actividades, tuvo una especial presencia y su deceso fue muy sentido por amplios sectores de la población.

Esto no tiene vuelta de hoja.

En tratándose de radio, el Programa Forma y Fondo se ha mantenido inalterable en su rol de presentaciones.

El jueves anterior, los invitados fueron la joven intérprete de Pueblo Yaqui, KEREM SANTOYO y el director del Museo Sonora en la Revolución y del Museo Ferrocarrilero de Empalme, JOSÉ LUIS ISLAS PACHECO.

Lo hicieron muy bien y los radioescuchas lo manifestaron a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos.

Las cosas como son.

Pero más allá de sucesos políticos, de hechos violentos y de crónicas políticas ciertamente interesantes, como las que hoy publica BULMARO PACHECO en PERIÓDICOS SONORENSES, diciembre es un mes propicio para el reencuentro de amigos.

Por ejemplo, este jueves 17 de enfrente, un reducido grupo de amigos y de sonorenses que colaboraron en su administración, se dará cita en la residencia de ERNESTO VARGAS GAYTÁN, para celebrar el cumpleaños número 59 del ex-gobernador EDUARDO BOURS CASTELO.

Gozo por adelantado la certeza de que allá coincidiré con dos muy dilectos amigos míos: DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA y el precitado Bulmaro.

Desconozco el resto de la lista de invitados.

Esto me lleva a recordar que la primera vez que asistí a un desayuno de cumpleaños de Eduardo, fue el 18 de diciembre de 1999.

Fue en casa de EMETERIO OCHOA ZÚÑIGA, en la colonia Del Valle, de Ciudad Obregón.

Emeterio ya no reside en Cajeme desde hace algunos lustros. Hoy, vive en Nogales, donde tiene sus negocios particulares.

Como diría el poeta: cómo se pasa la vida tan callando. ¿O no don JESÚS ESTRADA MEDINA?

A propósito de Bulmaro, hoy lunes dará una conferencia a los priístas de Benito Juárez.

Este evento está programado para iniciar a las 17:30 horas.

Personalmente, caro lector, estos días de diciembre previos a Navidad, me resultan particularmente placenteros.

Mis cuates más entrañables se descuelgan de los lugares donde trabajan —si son políticos, en la Ciudad de México y en Hermosillo—, y nos reunimos en desayunos para refrescar afectos y repetir las viejas anécdotas.

Por acá estará CARLOS ZATARÁIN GONZÁLEZ, sin duda: Y RAFAEL RENERO, ONÉSIMO MARISCALES DELGADILLO, sub-secretario de Educación Media Superior y Superior en Sonora. Y JULIÁN LUZANILLA, que hizo viaje especial para despedir a su amiga Alejandra.

El resto de mis cuates aquí se la llevan. Van y vienen a sus lugares de trabajo.

Verbigracia: RAÚL ACOSTA TAPIA, a quien ayer acompañé a la tradicional Birria de Esperanza.

Allí recalan cada vez que vienen o pasan por Ciudad Obregón, muchos funcionarios estatales.

Raúl y yo saludamos con especial gusto a los hermanos FACUNDO y MARÍA ELENA CASTAÑEDA RUIZ, que suelen evocar aquel 1968, cuando iniciaron este modesto negocio que, a 47 años de distancia, se ha convertido en el referente obligado de políticos, de mexicanos que radican en Estados Unidos pero también de empresarios, ganaderos, agricultores y gente del Sur del País.

¡Larga vida para ellos!

Ah, un recordatorio para mis amigos: ¿ya hicieron su aportación en regalos, ropa, juguetes y cobijas, a la cruzada navideña de TRIBUNA DEL YAQUI? Algunos ya lo hicieron, otros están por hacerlo. Que así sea. Porque no puede haber propósito más hermoso y más noble, que hacer feliz a un niño que carece de los satisfactores indispensables para vivir una vida digna de un ser humano. TRIBUNA coordina estos esfuerzos y convoca a la solidaridad de los ciudadanos y a los mejores sentimientos de todos para que esto sea posible.

Cierro esta columna con un breve comentario sobre un tema que pretendo abordar con más amplitud en los Rumbos de mañana, y que hoy, por cuestiones de espacio, sólo se refiere al meollo del asunto.

Verá usted: Ante cetemistas del Sur de Sonora, el diputado JORGE MÁRQUEZ CÁZARES, explicó en un discurso muy conceptuoso, que los legisladores del PRI se dieron a la tarea de lograr los consensos necesarios entre las fuerzas políticas, para que a partir de 2016, se inicie la construcción del Centro de Justicia Laboral que albergará las Juntas de Conciliación y Arbitraje, con una inversión que asciende a 60 millones de pesos que no es como decir enchílame otra gorda ni mucho menos... Mañana, señor mío, hablaremos de esto... Mañana...

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

 

 

Comentarios