Rumbos

La cruzada de TRIBUNA pro-niños pobres y medio siglo de historia

por

/x

TRIBUNA DEL YAQUI está de fiesta. Cumple 50 años de vida. De este medio siglo, durante poco más de 28 años he laborado en estas páginas con mi modesta columna Rumbos.

De hecho, cuando inicié mis colaboraciones en esta empresa, nunca imaginé que tendría una permanencia tan longeva.

¡28 años!... ¡Imagínese!...

Para conmemorar este acontecimiento, TRIBUNA DEL YAQUI editó un compendio de notas sobre sucesos que dejaron huella en el mundo, en el País y en nuestro Estado.

Ayer tuve la oportunidad de leer este suplemento, al que el nombre le queda chico, pues se trata de un esforzado trabajo en el que participó todo un equipo de colaboradores encabezado por VÍCTOR GONZÁLEZ y DANIZA VEGA, director editorial, el primero, y coordinadora editorial, la segunda.

En este contexto —no sé por qué me desagrada poner “en el marco de”—, el de la conmemoración del 50 aniversario, se da la tradicional colecta de regalos para niños de escasos recursos que realiza TRIBUNA, convocando a la solidaridad de los ciudadanos.

La cruzada de hacer feliz a un niño, de arrancarle una sonrisa haciendo realidad un sueño infantil. Sigue en marcha y curiosamente es en estos últimos días cuando la respuesta social se hace más patente.

Y lo digo con absoluta sinceridad: la solidaridad humana no es general, por desgracia.

Hay quienes prefieren poner oídos sordos, cerrar los ojos y entregarse al disfrute de los placeres que proporcionan estas fechas y el sistema consumista, a quien tiene lo necesario —y sobradamente, diría yo— para pagar lo que sea.

Pero estos son los menos.

Los más, son los que han respondido al llamado a la solidaridad.

A algunos les cuesta trabajo imaginar el sentido que la vida tiene para muchos seres humanos.

Principalmente para los niños que habitan en las casas de cartón que se levantan en los barrios empobrecidos de la periferia de las ciudades.

Ninguna ciudad es tan bella como lo parece cuando el forastero recorre sus calles principales.

Durante toda una vida, viví creyendo que Acapulco era lo que en la televisión anunciaban y lo que las películas mexicanas proyectaban.

Hace 21 años visité por primera vez esa ciudad puerto y descubrí que Acapulco no son sus hoteles, sus restaurantes y sus antros.

Tampoco, sus playas y sus yates.

Acapulco es la miseria, la criminalidad en sus tabernas de mala muerte donde pernoctan los marineros de los barcos de carga y gastan sus ingresos los pescadores.

En ese Acapulco hay miles y miles de niños hambrientos, muchos de ellos afectados por enfermedades endémicas, como la tuberculosis.

Lo mismo pasa en Ciudad Obregón, en Hermosillo. En cualquier ciudad y pueblo de Sonora.

Tenemos muchos niños muy pobres para los que la publicidad navideña no está diseñada. Ellos no tienen ningún valor adquisitivo.

A la mesa de sus hogares, no hay esos platillos que muestran las imágenes de la tele.

Pero para nada.

En sus catres o camastros, no hay regalos a la cabecera la noche del 24 de diciembre.

¿Puede imaginarse usted —ahora sí— la dicha que esos pequeños experimentarán cuando reciban una pelota de futbol, una muda de ropa nueva, un juguete, o simplemente un cobertor para cubrirse del frío?

No se necesita más para que esos niños que de todo carecen, sean felices aunque sea por unos días.

Y hacerlo, no cuesta gran cosa. Lo único que se requiere es un mínimo de humanismo, de sensibilidad frente ante el infortunio de otros y la voluntad de comportarse como lo que se supone que somos: seres humanos.

TRIBUNA mantiene la gran cruzada de la solidaridad para con los niños pobres.

Y esta vez, lo hace en el contexto de su aniversario 50.

Todos los que trabajamos en esta empresa, los que aportamos nuestro humilde grano de arena, lo hacemos con convicción, por el solo gusto de saber que una carita de niño va a sonreír esa noche, que, espero, sea una verdadera Noche Buena.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: HACE DOS SEMANAS hice un comentario sobre un tradicional comedero de birria cuya preparación algo habrá de tener de singular que le visitan personas de todo el País, incluso, de mexicanos residentes en Estados Unidos…

Me refiero a la ‘Birria de Esperanza, Sonora’, donde FACUNDO y doña MARÍA ELENA CASTAÑEDA, se han convertido en dos figuras emblemáticas y de esto usted no me dejará mentir...

Particularmente me gustó un recado que me dejaron en la recepción de TRIBUNA, doña CUQUITA AMADO AMADO, y su esposo, el ingeniero JOSÉ JUAN ARAIZA...

El mensaje tiene un toque de nostalgia: ellos eran novios cuando visitaron por primera vez ese lugar...

Por cierto, estos días decembrinos los hermanos Castañeda no se dan punto de reposo pues los paisanos hacen escala obligada en Esperanza...

¡Larga vida para ellos!...

A PROPÓSITO DE AMIGOS, mi dilecto doctor FRANCISCO VALENZUELA anda loco de contento porque recientemente recibió un merecido reconocimiento por sus 25 años en el Servicio Público Estatal...

Hace unos días, concretamente el 17 de diciembre, DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA y yo, nos fuimos a tomar café al ex-Valle Grande de Ciudad Obregón...

Como cada mañana, allí se encontraban en la misma mesa los médicos Verduzco y JORGE ANTONIO CERECER BELTRÁN, sinaloense de pura cepa pero con más de medio siglo de radicar en Cajeme...

Verduzco irradiaba orgullo y dicha legítima por el reconocimiento recibido...

Y no le faltaba razón...

¡Felicidades, caro amigo!...

TODA UNA NOTA DE DUELO fue la despedida al joven JESÚS OMAR LEYVA RODRÍGUEZ, hijo de JUAN LEYVA MENDÍVIL, cuyo trágico deceso impactó a la opinión pública del Valle del Yaqui...

La gente de Juan le acompañó la noche del domingo en la funeraria Missión, y por ahí, en la distancia, alcancé a identificar a RICARDO BOURS CASTELO...

Muy temprano, ayer, se ofició una misa de cuerpo presente por el alma del joven Leyva Ramírez y posteriormente se le dio el último, el definitivo adiós...

MIENTRAS TANTO, DÉJEME CONTARLE que el sábado anterior el ingeniero LUIS RAFAEL RENERO AMPARÁN, se reunió a comer con unos amigos en el rancho La Pichihuila, propiedad de ANTONIO PICOS y enclavado cerca de la ciudad de Culiacán, Sinaloa...

Los otros comensales a la mesa, fueron el ex-secretario de Hacienda en el Gobierno de CARLOS SALINAS DE GORTARI y actualmente un influyente miembro de la iniciativa privada, PEDRO ASPE ARMELLA; sus hijos PEDRO y ALEJANDRO ASPE, así como JESÚS HÉCTOR KURODA, accionista de las empresas que llevan su apellido y que uno se las encuentra en cualquier ciudad del País, incluyendo Ciudad Obregón...

Confieso que estoy lamentando haber declinado la invitación de Rafael, pues siempre resulta interesante y aleccionador conocer a un personaje como Pedro Aspe, uno de los economistas más reconocidos del planeta...

¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUE VAMOS A GALOPAR! Mal y de malas el PRI en Colima...

Y en dos vertientes, créame...

Como es del dominio público, en esa pequeña Entidad del Occidente de México, está por celebrarse una elección extraordinaria de gobernador...

El PRI, que fue el partido que ganó oficialmente la elección pasada, ahora, de cara a los comicios extraordinarios, lo están ubicando en un tercer lugar, atrás nada menos que de Movimiento Ciudadano...

¡Por las tripas de Satanás!...

NACHO PERALTA es el candidato priísta. JORGE LUIS PRECIADO, el del PAN. Y LEONCIO (Locho) MORÁN SÁNCHEZ, el de Movimiento Ciudadano...

Bueno, pues resulta que MC mandó hacer una encuesta en la que aparece el PAN con 34 por ciento, el MC con 28 y el PRI con 26 por ciento...

Amañada o no la encuesta, lo cierto es que el corrupto y mentiroso candidato del PAN, se alcanzó la puntada de ofrecerle al candidato de MC, o sea, el tal Locho Morán, la Secretaría de Finanzas a fin de que vigile el buen manejo de los dineros públicos y para que no tenga desconfianza de que el PAN no abusará del Erario...

La verdad sea dicha, ni a quien irle... Y sí, el PRI podría perder en Colima pero a fin de cuentas gane quien gane los que van a perder son los colimenses... Me cae que sí...

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Comentarios