Columna de Hierro

+ Las empapadas declaraciones del dirigente de la CTM, Javier Villarreal + Las reuniones en lo oscurito de Padrés y sus diputados + El triste adiós de Johana Michel

por

/x

Tú no estás para saberlo, lector, ni yo para contarlo, pero de acuerdo a las tronantes declaraciones que acaba de hacer el dirigente de la CTM estatal Javier Villarreal, el Cerro de la Campana y sus alrededores siguen estremecidos, por cuanto a la gran empapada que se llevaron algunas conocidas familias de la capital, lo mismo que un buen número de empresarios y hombres de negocios, cuando el también diputado abordó el tema del incremento a las tarifas de agua de Hermosillo que recientemente acaba de anunciar el alcalde Manuel Ignacio, el Maloro ---el Maloso, dicen los capitalinos--- Gutiérrez. Y al grito de, “no hagan olas”, hasta ahora, ninguno de los aludidos por el dirigente Villarreal Gámez, han dicho esta boca es mía en relación a los contundentes señalamientos hechos por el líder cetemista. Y es que, sin darle muchas vueltas y sin el menor de los eufemismos, el legislador les dijo, a quienes quisieron escucharle, que si bien ningún incremento es agradable al bolsillo del trabajador, -más cuando es tan elevado, como el presente, precisó– sin embargo, --aquí el pero- el desfalco, la crisis y el robo en despoblado que hicieron los dos gobiernos anteriores, dijo, obliga a analizar el tema a fondo. En opinión del dirigente laboral no es posible admitir la penosa y desastrosa situación por la que atraviesan las finanzas de Agua de Hermosillo que encabeza el cajemense Renato Ulloa, ex director de Omapas, Cajeme, en el Gobierno de Ricardo Bours Castelo, tomando en cuenta que cuando el acuoso organismo fue transferido al Ayuntamiento hermosillense por parte del Gobierno de Armando López Nogales, estaba totalmente saneado con cero deudas que mancharan su imagen. Con lo que no contaba –y tal vez lo pensó, pero no lo dijo, el diputado obrero– es que el organismo en cuestión fue tomado como la “Caja chica del padrecismo y los gobiernos municipales que le siguieron a Ernesto Gándara. Y no anda mal, don Javier, cuando sostiene que esos 300 millones de pesos que se adeudan por parte de los sectores industrial y comercial, ayudarían en mucho a sanear las finanzas del deshidratado organismo, a los que, según Villarreal Gámez se les debe de cortar el agua, en caliente, sin más preámbulos. Ya encarrerado y manguera en mano, el legislador tricolor, “sugirió” la inmediata instalación de medidores en el caso de algunas lujosas residencias que se levantan por rumbo de la Colonia Pitic y La Jolla, debido a que los pagos que hacen sus propietarios sencillamente no son los que corresponden, por lo que además, le exigirán al Maloro que se dé a conocer la información de quienes deben. Y se lanza en plataforma, tipo ‘La quebrada’, Villarreal cuando afirma, “que se sepa, por ejemplo, que el Imparcial no paga el agua, ni la familia Healy ha pagado el agua en años”... FIERRITOS EN LA LUMBRE... En donde tampoco terminan por ponerse de acuerdo es por rumbos de la bancada panista porque mientras que para el diputado Carlos Fu Salcido, el encuentro que Guillermo Padrés sostuvo con él y otros diputados, sencillamente fue sin FU, ni FA, para otros, como el jefe de la bancada azul en el Congreso Moisés Gómez Reyna, el referido encuentro nunca se realizó. Como quien dice, según el bacumense, éste sólo existió en la mente calenturienta de su correligionario. En lo particular, ---No sé, tú, lector--- me quedo, mejor, con las declaraciones del señor Fu en las que afirma que en la citada reunión se analizó el tema del presupuesto del 2016 y la contratación de más deuda en Sonora. Apenas que, --como sospechan algunos-- el señor Fu no haya estado presente cuando se analizó de parte de Padrés y sus ex colaboradores, la manera en que tendrán que hacerle frente los panistas y el mismo Guillermo Padrés a la serie de demandas que se han venido enderezando en contra de éste y buena parte de sus ex colaboradores como son los casos de la señora Lizárraga, la ex de Isssteson; Héctor Ortiz Ciscomani en Sagarhpa; Bernardo Campillo, en Salud; Jorge Luis Ibarra en Educación y Jorge Morales, en la ex pomposamente llamada Secretaría de Comunicación Social... Siempre es duro despedirse de un ser querido cuando éste a traspuesto el umbral de la vida terrenal, pero mucho más duro aún es cuando se tiene que despedir a un pequeño angelito en su vuelo incierto por la inmensidad del cielo, en donde estamos seguros, habrá de ser acogido por la mano celestial de quien lo requirió a su presencia... Adiós, a Johana Michel ---Un año, nueve meses--- y una plegaria llena de amor y consuelo para sus padres, mi sobrino, Juan Luis Téllez y Yolanda Ayón. Así sea!!...Sugerencias y comentarios; premiereditores@hotmail.com

Comentarios