Al día

Curiel: “Ya me Cansé…”. Abierto Problema en PRD

por

/x

Por lo visto sigue abierto el problema que afectó en Sonora al Partido de la Revolución Democrática. 

José Guadalupe Curiel le puso ruido al chicharrón con esta frase: “Ya me cansé de estar lidiando con esta gavilla de facinerosos”. 

Según la acepción más conocida, facineroso es un término que simplemente significa malhechor. Curiel dijo también: “…creo que no tiene mucho caso estar en un partido que no respeta a su gente”. 

Si es cierto eso de que al buen entendedor pocas palabras, bien cabría dar por cierto que el igualmente exdiputado local y exalcalde de Navojoa ha resuelto alejarse definitivamente del PRD.

Así lo dijo prácticamente en Hermosillo cuando reveló su intención de “replantear una nueva propuesta política”. 

Luego se explayó seguramente con la idea de que no quedará ninguna duda al respecto. 

“Ahora, dijo, estoy en un espacio para pensar en la conveniencia de seguir o no en el partido, porque me dan ganas de dejarles lo que queda, los restos del PRD, que nació como una alternativa, pero que se alejó de la gente y de sus necesidades”.

En este sentido, Curiel reiteró su idea de involucrarse en la hechura de lo que asume como “otro espacio de participación ciudadana”, al que definió ya con las siguientes características: amplio, plural, incluyente y de izquierda. 

En otras palabras, parece suficientemente claro que el controvertido perredista sonorense está refiriéndose a la formación de un nuevo partido político.

Expulsado del PRD y de su dirigencia estatal, tras quedar más o menos en claro su inopinada cercanía con el PAN, en hechos muy comentados en el contexto de la campaña electoral recién transcurrida, Curiel estaría en posibilidad muy concreta de retornar al mando perredista en la entidad. 

Así lo estableció una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Pero por lo que es posible inferir no está muy interesado en  beneficiarse políticamente de esa instrucción.

Su actitud seguramente obedece al tácito y muy franco reconocimiento que hizo en cuanto a que ya se cansó “de estar lidiando con esta gavilla de facinerosos”.

Quién sabe. Aunque, para ser francos, Curiel, en efecto, no debe estar ya con muy buen ánimo personal y político para retornar al PRD. 

Por lo demás, no se antoja del todo creíble que en ese ámbito partidista disponga de suficientes apoyos y  credibilidad política.  

Debe ser así básicamente por la franqueza con que asumió su acercamiento con el PAN y el gobierno estatal. A lo mejor hoy todo eso le resulta historia lejana. 

Todo mundo sabe cómo le fue electoralmente al blanquiazul en Sonora. El quebranto o atraso de este partido resultó gravísimo en extremo. 

Por el lado del PRD estatal, las cosas en la materia no mejoraron mucho.

Curiel asumió esta evidencia y en declaraciones periodísticas la sazonó con reclamos sobre la forma en que perdió el perredismo estatal en las elecciones, es decir, con números “bajísimos”, que se los deben, añadió, a una dirección nacional partidista que actúa alejada de la legalidad y de los principios del PRD. 

De todas maneras, en la eventualidad de que Curiel aceptara regresar a su partido de origen, allí le están esperando adversarios suyos que no se lo permitirían porque así lo han dicho enfáticamente.

Entonces, acaso todo permita suponer que los días de Curiel en el PRD han llegado realmente a su fin, por más que quienes no lo aceptan, y lo dicen públicamente, hagan ver que su alejamiento se produjo desde el momento mismo en que apareció con amistades panistas. A ver en qué termina esta desavenencia partidista. 

Comentarios