Columna de Hierro

Al banquillo de los acusados, José Guadalupe Curiel y seguidores, responsables de la debacle perredista. Fierritos reveladores para el próximo gabinete estatal

por

/x

Mientras que por el vapuleado partido Acción Nacional que a estas alturas sigue creyendo a pie juntillas que aquí el único responsable directo de su debacle en el pasado proceso se llama Guillermo Padrés.

El mismo que los puso en los cuernos de la luna, hace ya casi seis años, con aquella fastuosa ceremonia celebrada en el CUM hermosillense a donde acudió la crema y nata del panismo para ver salir de ahí a la pareja que en cuestión de minutos, ya estaba tomando posesión de Palacio y de la casa de gobierno, empiezan a barajarse los nombres de los posibles sucesores de Juan Valencia en el PAN estatal.

Por todos los rumbos del estado y en especial, hacia el interior del PRD sonorense, hay una pregunta que recorre la conciencia de José Guadalupe Curiel: ¿Qué va a pasar con el PRD en Sonora en donde,  independientemente que no pintó en lo más mínimo en las pasadas elecciones del siete de junio, en donde ya habían perdido, hasta antes del proceso electoral, sus luchas intestinas lo colocaron al punto de la extinción total?

 Porque si bien el PAN y sus candidatos ya “encontraron” en el pésimo gobierno de Padrés, la respuesta a sus males, en el PRD, a quién podrán culpar.

Ni modo que a Padrés, porque a decir verdad, si bien no le puso una pistola en la cabeza a Curiel, si le puso, como según corre la versión, un buen fajo de billetes en su mano derecha, para que se sumara, con sus divididas huestes a la candidatura de Javier Gándara, acción que tampoco le valió al empresario para detener el acelerado avance que día a día iba tomando la campaña de la Pavlovich, acostumbrada, como bien lo dijo aquí, ante un grupo de comunicadores, de ir de menos a más.

Y la misma pregunta va para aquellos supuestos “borreguistas” que, de último momento se habrían sumado, también, a favor de la fórmula azul y que más tardaron en “manifestarse” que ser parados en seco por el propio Ernesto ‘El Borrego’ Gándara al deslindarse de estos, primero, y en negar que su  movimiento, este sí, borreguista, se hubiera desbordado a favor de su pariente.

Volviendo con el relevo del PAN, dos, son los sabios refranes que caen como anillo al dedo en estos catastróficos momentos por los que atraviesan los panistas; el primero es aquel que asegura que la victoria tiene muchos dueños y, en contra parte, la derrota, solo tiene uno, en este caso, identificado, por los propios panistas, como Padrés Elías.

 Lo curioso es que nadie se atrevió a levantar la voz ni a señalar los yerros del mandatario en ni un solo minuto de su gobierno y en contra parte, lo alabaron como su salvador y líder en general.

 Lo anterior, por aquello de que ahora se desviven en encontrarle el relevo a Durazo Arvizu y para lo cual, ya empiezan a sonar fuerte los nombres de David Figueroa, Francisco García, Alejandro López Caballero, quien todavía firma como alcalde de la ciudad capital y, oh, !Sorpresa, el del mismo Javier Gándara…fierritos en la lumbre…

Y mientras la gobernadora electa, Claudia Pavlovich sigue en sus giras de agradecimiento por algunos municipios del estado, incluida su tierra de origen, Magdalena, siguen las versiones que señalan a conspicuos sonorenses como los próximos agraciados que pudieran estar formando parte del gabinete claudillero.

A saber: Natalia Rivera, Raúl Navarro Gallegos, Epifanio Salido, Horacio Valenzuela Ibarra, Miguel Angel Murillo, Guillermo Silva Montoya, Bulmaro Pacheco, Francisco de Paula García Corral, Daniel Hidalgo, Alfonso Elías, Manuel Murue, Samuel Moreno, Rogelio Díaz Brown, Antonio Alvidrez, Juan Leyva Mendivil, Sergio Gastélum Allard, Jaime Ivich Campoy y los infaltables tapados que no han de faltar por ahí. Sugerencias y comentarios.

premiereditores@hotmail.com

Comentarios