Columna de Hierro

Beltrones y los supuestos estiras y aflojas para su designación. Entre la ‘Consentida y el Chipilón’ de Ortíz Ciscomani se reparten los recursos de la Federación

por

/x

Entre lo mucho que se dijo ayer al darse por un hecho la candidatura, con la firma y la autorización de Peña Nieto, del sonorense Manlio Fabio Beltrones como aspirante único a la dirigencia nacional del PRI, hay dos aspectos en los que conviene reparar. El primero de estos tiene que ver, según los enterados, con el estira y afloja que se habría dado entre el presidente y algunos de los influyentes dirigentes hacia el interior del partido que pujaron porque el exgobernador de Sonora saliera airoso de este trance y dos, si los estatutos del partido que se presta a dirigir de aquí a los próximos tres años, le inhiben o no a que pueda convertirse en candidato presidencial en las pizcas del 2018. 

En la nota que se publicó ayer por parte del periódico Reforma y en la que el de Villa Juárez habla al respecto de su intención por conducir al PRI, se habla de que, “pese a que los estatutos de su partido no inhiben que pueda ser candidato presidencial en 2018, aseguró que su papel como líder de un partido en el gobierno será el de un árbitro imparcial y no un jugador”. 

Por lo que hace a lo primero, es muy posible que esto del agarre haya tenido lugar, sobre todo si vemos que el exdirigente del PRI Sonora dejó en el camino a dos de los hombres de confianza de Peña Nieto: Aurelio Nuño, el jefe de la oficina de la Presidencia y Enrique Martínez y Martínez, actual secretario de la Sagarpa. 

Lo que también es un hecho es que quien estará acompañando a Beltrones, como segundo abordo, es decir, como secretaria general, será la mexiquense Carolina Monroy del Mazo. 

¿Le suena familiar el segundo apellido de la designada?. A mi también, y tiene que ver, seguramente con el exgobernador y tío de don Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo. En pocas palabras, aquí sí que,  pá que la cuña apriete, ha de ser del mismo palo o apellido. 

Y, volviendo a la versión de la supuesta confrontación del presidente y los liderazgos hacia el interior del partidazo que en todo momento estuvieron prestos y dispuestos a sacar adelante la candidatura del actual jefe de la bancada priísta en el Congreso, a fe mía que habría que tomarla con reserva en función de que en México a estas alturas del partido y aun cuando se viven nuevos aires democratizadores, no hay fuerza, partido o grupo que pueda estar por encima de la voluntad omnipotente de un presidente de la república por más que sus calificaciones no anden muy al alza como es el caso que nos ocupa. 

Independientemente de los muchos méritos que pudiera tener en sus alforjas el moreno, pues, este y la señora Monroy llegan por la designación expresa del inquilino principal de Los Pinos.

No obstante, a los brincos que pudieran haber dado muchos y a pesar de la relampagueante campaña de 10 días que en breve estará realizando el también exsenador porque, como él mismo lo ha dicho: “Yo no compito nunca para perder”…FIERRITOS EN LA LUMBRE…

Héctor Ortíz Ciscomani, quien durante los últimos seis años ha venido firmando como secretario de la Sagarpa estatal al lado del señor que ya se va, no quiso que los nombres de dos de sus ranchos desaprovecharan el nombrecito, sino que llevó a la práctica aquello del dicho al hecho favoreciendo con fondos públicos a los campos agrícolas de su familia.

El Chipilón y la Consentida a donde irían a parar los poco más de 36 millones que el funcionario de Padrés habría de encausar a otros más de sus terrenitos, explotados por sus hermanos, esposa, hijos, cuñados y sobrinos, siendo estos, El Pañuelito, Agropecuaria Chipa y Orcis Shadehouses. 

Sobre este y otros casos y pese a que el diputado Alejandro García ha presentado denuncias penales, como son los casos contra el mismo Ortiz Ciscomani, el caso del director del transporte, FEMOT y la propia Tereza Lizárraga, exdirectora del Isssteson y  hoy flamante diputada plurinominal, la  gente y los mismos diputados promotores de estas denuncias se siguen preguntando si el próximo gobierno estatal estará o no llamando a cuentas a este y otros de los muchos beneficiados con el régimen padrecista, algunos, ya prófugos, como el caso de Roberto Romero, exsecretario general de gobierno. Sugerencias y comentarios: premiereditores@hotmail.com

 

Comentarios