Rumbos

Río Sonora: Donde todos han mentido

por

/x

IGUAL QUE MUCHOS, YO FUI un seguidor del conflicto del derrame de la Mina de Buenavista del Cobre.

En sus inicios, igual que usted, igual que muchos, me alarmé por la magnitud de lo que se consideraba una tragedia, según los reportes preliminares.

Tengo, para mí, que en esos primeros días la reacción del Gobierno y de la opinión pública, fue coincidente. Todos estaban preocupados y, gobierno y opinión pública, se mostraron dispuestos a crucificar a Grupo México y sus principales accionistas.

O sea, los Larrea.

Hasta ese momento, la solidaridad era general y honestamente no había un solo sonorense que no estuviese preocupado por el daño que pudiera sufrir la población asentada en la Cuenca del Río Sonora.

El Gobierno Federal se movilizó y el Gobierno del Estado realizó tareas de primeros auxilios, como contratar pipas de agua para cubrir la contingencia.

Poco a poco fueron aflorando algunos detalles.

Como por ejemplo, que las mentadas pipas contratadas -eso se dijo- a 30 mil pesos cada una, se las cobraban a Grupo México.

Dicen que así fue como empezó el negocio con el asunto del derrame.

La codicia brotó en esa gente sencilla de los pueblos del Río Sonora y andando los meses este conflicto se convirtió en una caldera de pasiones.

La prensa, tal vez sin proponérselo, se puso del lado incondicionalmente de los que protestaban.

No se le puede culpar. Después de todo, se supone que los medios siempre deben darle la razón al pueblo, aunque no siempre tenga la razón.

Aquí lo dije en alguna ocasión: En la primera fase, la entrega de apoyos se hizo a la palabra.

Fue entonces que las recónditas ambiciones que cada ser humano lleva en sus interioridades, brotaron incontenibles.

Casi todos mintieron. El Gobierno, en su afán de sofocar un posible estallido de violencia, empezó a dar apoyos de miles de pesos sin comprobante alguno.

Bastaba que alguien dijera que tenía un negocito de jamoncillo, o de machaca o de lo que fuera, para que fuese anotado y convertido en beneficiario.

Algunos se pasaron de vivos: Se anotaba el dueño de la casa y luego decía que con él vivían tres hijos que también eran prestadores de servicios. Y los anotaban y les daban su apoyo económico.

Tengo en mi poder una lista de aquella primera fase, y también de la segunda y tercera.

Hay una gran diferencia entre la primera y las otras dos.

Hay casos que son inconcebibles, por lo absurdo y por la mala fe que se desprende de algunas actitudes.

Seguramente usted vio las imágenes en la tele y las fotos en los periódicos. Pobladores de los municipios del Río Sonora realizaran una marcha hasta Cananea, para sumarse solidariamente con los mineros que llevan varios años en huelga.

Eso está bien.

Lo que pasa es que en esa manifestación se observa claramente a una señora, maestra ella, que vive en Banámichi.

Esta mentora ganó cierta celebridad para una exigencia que hizo a los funcionarios del Gobierno Federal que han estado llevando la cuestión de la entrega de apoyos.

¿Sabe que es lo que esta señora ha estado exigiendo?

Que le entreguen 220 mil dólares que ella considera dejó de ganar, por el derrame de la mina.

Resulta que la señora lleva cinco años vendiendo una casa campestre que ella mandó construir en Banámichi.

Ha dicho que tiene una promesa de compra-venta con unos gringos y que por lo del derrame la operación se canceló. Y quiere que le paguen los 220 mil dólares.

Y así como esta historia, hay cientos, créame.

Con este conflicto del derrame, muchos se han hecho de mulas, Pedro.

Lo cierto es que políticos, líderes dizque sociales, y pobladores comunes, se han aprovechado del desorden que ha prevalecido en la región.

En parte, ha sido culpa del Gobierno porque al principio, en la primera fase, se comportó como abarrotero: Todo a la palabra.

Risueño el niño y haciéndole cosquillas…

Usted me entiende.

Muchos de los que se anotaron, nunca pasaron a recoger sus cheques porque no viven en el Río Sonora sino en ciudades lejanas. En su momento, viajaron a sus pueblos para anotarse pero después ya no pudieron regresar por el dinero.

Y no sólo eso: Cuando se empezó a hacer revisión de caso por caso, muchos de los anotados ni eran comerciantes, ni vivían en sus pueblos y de esto daban testimonio los propios vecinos.

Como digo: Hay mentiras y mentirosos en ambos lados. Los hay en el Gobierno y los hay en esos municipios, empezando por los líderes y algunos alcaldes que andan rabiando por sacar más provecho antes de entregar la Alcaldía.

Yo tengo documentación que prueba de qué tamaño ha sido la rebatiña.

Sin embargo, me propongo hacer un recorrido por los pueblos afectados sobre la vera del Río Sonora.

En todo caso, ya le contaré.

En fin.

 

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

 

DÉJEME DECIRLO: EL PROGRAMA Forma y Fondo que transmite los jueves de 6 a 7 de la tarde por TRIBUNA RADIO en el 810 de AM, tuvo como invitado en su edición número 8, a don JOSÉ ESCOBAR ZAVALA, Cronista de Ciudad Obregón, escritor y conferencista, y sin duda uno de los periodistas más longevos en Sonora…

Hablamos de muchas cosas, abordamos tantos temas, pero nunca los suficientes como para presumir que Pepe hubiese “vaciado” su acervo anecdótico y sus grandes experiencias en el ejercicio de este oficio…

Nos llamó la atención a RITA VERÓNICA QUINTERO, a ROBERTO CASTAÑEDA y a mí, que a lo largo de su charla de una hora, el nombre de don FAUSTINO FÉLIX SERNA, fue recurrente en su exposición…

No escapó a su agudeza el hecho inapelable de que, con la llegada de FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ a la Presidencia Municipal de Cajeme, sumarán cuatro los alcaldes con ese mismo nombre…

A saber: FAUSTINO FÉLIX GASTÉLUM, bisabuelo de Tino; FAUSTINO FÉLIX SERNA, su abuelo; FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE, su padre, y ahora él…

¡Un record!...

Una serie de personajes desfilaron en los relatos de Pepe Escobar, quien sigue los tratamientos médicos después del accidente que sufriera y que lo retiró del periodismo activo…

Fue especialmente emotivo el momento en que llamó por teléfono, para felicitar y saludar a Pepe, la hija de don MANUEL J. ZAVALA, fundador del periódico El Heraldo del Yaqui, ya desaparecido…

CHAYITO OROZ IBARRA estuvo pendiente de esta conversación con don Pepe, y desde alguna parte, nos escuchó el Lic. RAÚL ACOSTA TAPIA, cuya hija, la senadora ANABEL ACOSTA ISLAS, será la invitada de la edición número 9, el jueves próximo…

¡Larga vida para ellos!...

Y DE ACÁ, DE CAJEME, me entero que la dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento, ESPERANZA VALENZUELA, realiza una lucha social y gremial en procura de beneficios para los trabajadores de ese sindicato, apremiados por los gastos escolares propios de estas fechas…

Ni hablar: Así es como debe de trabajar un líder, en este caso, una lideresa…

Si no, ¿Para qué servirían los sindicatos?... Los trabajadores son jefes de familia y necesitan, con urgencia, adquirir los útiles escolares de sus hijos… Ni siquiera están pidiendo prestado, sólo quieren que se les adelante la mitad del aguinaldo…

Nada más…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, empiezan a regresar de sus vacaciones mis cuates más cercanos… Desde anoche, ya se encuentra en su pueblo de origen, SERGE ENRÍQUEZ TOLANO, mientras que otro agricultor a quien se le augura espléndido futuro, JOSÉ HIGUERA DUARTE, prefirió quedarse en casa, combinando sus estancias con ese pequeño paraíso llamado “Las Higueras”…

Es todo.

Le abrazo.

Comentarios