Rumbos

Cajeme: ante una nueva etapa en su historia política

por

/x

ATRÁS EL PAPÁ, EL HOMBRE QUE siendo Notario Público en Ciudad Obregón, fue congruente con sus principios y sus valores.

Cajemense de corazón, ADRIÁN MANJARREZ DÍAZ nunca dudó en apoyar a sus paisanos en su lucha por impedir el despojo de su principal activo patrimonial: el agua de la Cuenca del Río Yaqui.

Cumplir con su deber de fedatario en asuntos relacionados con la causa ‘No al Novillo’, le costó a Manjarrez Díaz que el Gobierno panista de GUILLERMO PADRÉS, le revocara la concesión.

Para llevar a cabo esta injusticia, se implementaron un sinfín de estratagemas legales.

A 3 años de la infamia, ADRIÁN MANJARREZ ECHAVERRÍA, hijo de Manjarrez Díaz, recibió de manos de la Gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH, la concesión.

Menos de un metro atrás, Adrián padre.

La presencia de éste en el estrado, tuvo una carga de enorme simbolismo.

Habían pasado tres años desde que la canallada se llevó a cabo, pero más tiempo todavía, desde que el Gobierno echó sobre Manjarrez Díaz la fuerza represiva del Estado.

¿Se acuerda usted cuando decenas de judiciales invadieron las oficinas de la Notaría?

Se llevaron lo que pudieron pero Adrián nunca estuvo solo: fue apoyado por miles de cajemenses.

Y su partido, el PRI, estuvo con él. Jamás le dio la espalda.

Yo nunca tuve la menor duda de que la represión contra Manjarrez Díaz, fue una acción con fines políticos.

El Gobierno panista quiso a través de él, intimidar a quienes se oponían al acueducto Independencia.

Claro: el caso de Manjarrez fue más sonado que el resto, por ser un ciudadano ampliamente conocido en la región sur de Sonora.

Castigándolo a él—tal vez pensaban—, se intimidarían otros.

Ciertamente, algunos productores perseguidos por el Gobierno, entraron en pánico.

No se les podía reprochar que tuviesen miedo. Después de todo, solo eran ciudadanos de trabajo vulnerables al acoso de un gobierno decidido a todo con tal de salirse con la suya.

A lo largo de seis años, el Gobierno de Padrés pudo hacer advertido las señales que le sugerían que el costo por su empecinamiento y su afán persecutorio, le sería altamente perjudicial a la larga.

La aplastante derrota electoral de 2012 en el Sur de Sonora y principalmente en Cajeme, no lo sensibilizó para cambiar el rumbo.

Pudo haber optado por la negociación, ceder en algunos aspectos, tender puentes de entendimiento.

No lo hizo.

Al contrario, veló sus armas para entrar a una nueva batalla, más feroz, más desalmada.

La señal del 2012 era la clave. Pero no la vio o no lo la quiso ver el gobierno de Padrés.

Manjarrez Díaz no fue la única víctima del panismo en el poder de Sonora.

De hecho, lo que hasta hoy se ha visto, es la punta del iceberg.

Para la familia Manjarrez, la pesadilla de la persecución ha terminado.

Sin duda vienen mejores tiempos. Tiempos de paz y de respeto a la sociedad.

Al menos, estas son las expectativas que ha levantado el mensaje de la Gobernadora Pavlovich.

Y todos queremos que se cumplan, por el bien de Sonora.

¡Cuánta razón tenía aquel viejo priista que, en alguna ocasión, hace años, dijo, con profunda inspiración: “Un sexenio se pasa como quiera!”.

Para Adrián Manjarrez, esos seis años ya quedaron atrás.

Y en buena hora.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: ALGUIEN comentaba, durante un desayuno en un comedero de Ciudad Obregón, que le había parecido extraño que durante su mensaje en el CUM de Hermosillo, CLAUDIA PAVLOVICH, no hubiese mencionado al jerarca estatal del PRI, ALFONSO ELÍAS SERRANO…

El comentario me puso a cavilar y, por algunos instantes, me metí en el escabroso mundo de las conjeturas…

Finalmente, llegué a la conclusión de que estando presente el líder nacional de ese partido, MANLIO FABIO BELTRONES, con reconocerle a éste su apoyo era suficiente…

--Pero Manlio no era todavía presidente el PRI cuando Claudia andaba en campaña—objetó el malicioso contertulio…

--No importa—aduje—. Pero ahora es el dirigente del partido a nivel nacional y era a él a quien debía estar dirigido el reconocimiento…

Finalmente, no nos pusimos de acuerdo…

Por otra parte, ¿acaso Elías Serrano habría incurrido en un “pecado político” durante la campaña?...

Digo, si fuere el caso…

Y ACÁ, EN CAJEME, HOY QUEDARA formalmente instalado el Ayuntamiento para el ejercicio Constitucional 2015—2018, que encabezará FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ…

Llega hoy, pues, a la presidencia municipal cajemense, un político cuajado en las tareas legislativas estatales y federales, pero igualmente se formó en sus inicios en la escuela socialmente más vinculada con la sociedad, y con los problemas básicos de los ciudadanos: el Cabildo…

Félix Chávez conoció desde muy joven la problemática multisectorial de la sociedad, cuando realizó su incursión en el trabajo reporteril para TRIBUNA…

Más tarde, se interiorizó con la problemática de los comerciantes y de los industriales, cuando ocupó la presidencia de la Cámara de Comercio de Ciudad Obregón…

Desde esta trinchera, se dio a notar por sus luchas en bien del comercio organizado de Ciudad Obregón, especialmente cuando se opuso a que comerciantes foráneos, sin raíces en la región, llegaban a Obregón en temporadas de vacas gordas, para competir en forma desigual con los comerciantes locales, que durante todo el año se la juegan aquí, pagando impuestos y aguantando vara en tiempos de vacas flacas…

Todo esto lo visualizó Félix Chávez y lo dejó asentado como un precedente difícil de olvidar…

A nadie se le puede escapar luchas, gestiones, y logros alcanzados como Diputado local y como Diputado Federal…

Este joven político, inicia hoy una nueva etapa en su carrera política…

Podría decirse que su trayectoria lleva una dirección muy correcta, pues ha transitado por los peldaños naturales del escalafón político…

Es el cuarto “Faustino Félix” que llega a este cargo; primero fue don FAUSTINO FÉLIX GASTELÚM; luego, don FAUSTINO FÉLIX SERNA; posteriormente, don FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE…

Y ahora le toca a Félix Chávez continuar con la tradición…

¡Buena suerte, Tino!...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, el lunes anterior se cumplieron tres años del trágico deceso de EDUARDO CASTRO LUQUE, que en ese momento era Diputado local electo…

Me enteré por la prensa que se realizó una sencilla ceremonia ante su tumba, a la que asistieron algunos reconocidos priistas, como la Senadora ANABEL ACOSTA ISLAS, como el ex-alcalde de Cajeme RICARDO BOURS CASTELO, como ABRAHAM MONTIJO, como FREDY CARRASCO AGRAMÓN, como GABRIEL BALDENEBRO PATRÓN, como CARLOS IBARRA BRINGAS, y naturalmente, su viuda ROSSANA COBOJ DE CASTRO LUQUE…

Lástima grande que no fui requerido para participar en la ceremonia, pues Eduardo fue mi amigo, le aprecié mucho y juntos compartimos memorables veladas…

Creo que quien organizó este evento, no lo hizo como debía pues la asistencia fue muy pobre…

Eduardo tenía muchos amigos y simpatizantes y pudo haberse organizado una ceremonia notable, con presencias diversas, de tal forma que las palabras que allí se pronunciaran—sobre todo exigiendo justicia—alcanzaran una resonancia capaz de tocar las fibras más sensibles de la gente del poder…

La muerte de Eduardo sigue cubierta por un manto de dudas y de turbiedades…

Por eso, digo: con todo respeto, debió haberse hecho una real convocatoria…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Comentarios