Columna de Hierro

El de Padrés, un gobierno cancelado de debut y despedida. Lástima por los panistas de a de veras y de buena fe, que sí los hay

por

/x

Ilusos. Llegaron al poder denunciando y señalando casi 70 años de fallas y atrasos y en un abrir y cerrar de ojos superaron, en grado superlativo los gobiernos priistas a los que, según ellos, habrían de mandar a invernar por largos años.

 En síntesis, ese pudiera ser el epitafio del gobierno de Guillermo Padrés, el mismo que en cuestión de días más estará entregando el relevo al mismo partido al que solo se le dijo, “quítate tú, para ponerme yo”. 

Ninguna prueba superada ni nada digno de escribir a casa. Guillermo Padrés, paradójicamente, acaba de pasar a la historia, además de, el más corrupto gobernador que haya pasado por Palacio de Gobierno, como el peor enemigo que jamás hayan tenido los panistas de Sonora y del que seguramente se habrían avergonzado panistas de a de veras.

No como la mayoría de saltimbanquis que lo acompañaron a lo largo de la pesadilla que significó para los sonorenses su desgobierno,  como serían los casos de los Larios, los Corella, el mismo Ramón Corral, y hasta don Prisciliano Meléndrez, padre del actual Secretario General de Gobierno del mismo nombre por cierto, lo mismo que Hilario García Galindo, panista de polendas, quien estuvo al frente de la dirección de Alcoholes, en el sexenio de Manlio Fabio Beltrones.

Además de Javier Muñoz, el primer panista que llegó a la alcaldía de Hermosillo en los tiempos en que don Faustino Félix Serna ocupaba la primera magistratura en el Estado. De los panistas del sur, un Claudio Dabdoub Sicre, que seguramente se habría muerto de nuevo luego de ver el desgarriate y la deshonra de un panista a su paso por el gobierno del estado.

De los aun en activo y que no hallan en donde meter la cara, de pura vergüenza, David Figueroa, ex alcalde de Agua Prieta, así como Florencio, el Chito Díaz Armenta, exdirigente, de los más destacados del panismo regional, exalcalde de San Luis y exdelegado del Infonavit en la entidad en los tiempos del gobernador Armando López Nogales.

Lo mismo que el exsenador y diputado federal, Javier Castelo Parada, acaso uno de los grandes activos del albiazul por rumbos del sur del Estado el que, por cierto, se deslindó muy a tiempo del de Cananea, desde el momento mismo que empezó a desbarrar, feamente. 

Y la mejor prueba de que el PAN tendrá que batallar duramente como lo había venido haciendo en los últimos años la tuvieron los azules en las dos últimas elecciones en las que el PRI y sus candidatos se las llevaron de calle, no obstante al buen perfil de algunos de sus hombres y mujeres como ocurrió en esta pasada elección en la que el PRI se llevó el carro completo, dejando en el terreno de juego a gente como Sara Martínez de Teresa, Jaquelin Rivera, hija de otro panista a ultranza y de adeveras, Rodrigo Ramírez Rivera, así como a Martha Patricia Espinoza, solo por citar a algunos. 

En esta, como en las pasadas elecciones el mensaje fue muy claro; la gente del sur y buena parte de los panistas de Hermosillo, no quieren saber absolutamente del hombre que, además de que no supo gobernar, les vino a clavar la espada a sus propios compañeros de partido. Y, si quedará por ahí alguna duda de lo antes dicho, ahí están, como botón de muestra, la serie de protestas, los bloqueos de calles en Hermosillo, Cajeme, Navojoa y algunas otras del norte del estado, ante la falta de atención al sector educativo con escuelas primarias, lo mismos que kinders, en el completo abandono y en donde los responsables de este importante sector, sencillamente se han sentado, con las manos cruzadas, a esperar el relevo en los mandos superiores. 

La cereza en el pastel, sin duda, lo constituye un hecho por demás inédito; empleados del Catastro de la capital del estado, se presentaron este pasado lunes a sus oficinas, pero no para trabajar, como ha sido la constante desde su creación, sino para cancelar, para cerrar por completo las oficinas, en demanda de su sagrados sueldos y algunas otras prestaciones. 

Y, finalmente, un llamado a los señores padres de familia que ya tienen en puerta otros bloqueos como el ocurrido en días pasados en el puente de la calle base que comunica a Cajeme con Providencia, en demanda, también de que les reparen la escuela de sus hijos que muy a punto están de que se venga abajo: El ciudadano común, no tiene la culpa de estas fallas y en tanto, no hagamos que paguen justos por pecadores. 

Ya se ha sufrido bastante con seis años de desgobierno, para todavía padecer el bloqueo de tan importante rúa. Sugerencias y comentarios: premiereditores@hotmail.com

Comentarios