Rumbos

Proyecta CONAGUA Desaladora y Acueducto de Guaymas a Hermosillo

por

/x

NO HABÍA TOCADO EL TEMA en varias semanas. O al menos, yo no había leído nada al respecto.

Por eso me sorprendió gratamente que la gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH abordara el tema del acueducto Independencia en una entrevista con EDUARDO RUIZ HEALY, de Grupo Fórmula.

Tengo la impresión de que la mandataria está siendo cauta para no alborotar la bitachera.

Y es que el horno no está para bollos.

Pero de alguna manera, deja traslucir cuál es su opinión sobre el conflicto del agua y el propio proyecto del acueducto.

Veamos: hace casi 6 años, recién ungido Gobernador de Sonora GUILLERMO PADRÉS, anunciaron el proyecto del acueducto.

Es decir, lo anunciaron antes de haber platicado con los sectores productivos del Valle del Yaqui y con la misma etnia yaqui.

De origen, el proyecto estaba envilecido porque la torpeza con la que se dio a conocer generó una ola de protesta en el Sur del Estado y principalmente Cajeme.

La nueva hornada de funcionarios albiazules, llegaba al poder hinchada de soberbia y de cinismo.

Solo cuando se dieron cuenta de que su actitud había levantado ampolla en el sur, empezaron a enviar personeros al Valle del Yaqui.

Lo malo es que no mandaron a su gente a consensar sino a notificar, que no es lo mismo.

Y aquí es donde la puerca torció el rabo.

Las posiciones se crisparon y, gradualmente, se fueron radicalizando.

Cuando decidieron llegar a un acuerdo mediante la propuesta de invertir en infraestructura hidráulica en el Valle del Yaqui, e incluso, en el tramo Oviáchic-Hornos—pavimentarían con concreto hidráulico el Río Yaqui desde la presa hasta la compuerta de Hornos—, el daño ya estaba hecho.

En primer lugar, porque la gente del yaqui les había visto las orejas al lobo.

Y en segundo lugar, porque a esas alturas no le creían ni el bendito al Gobierno de Padrés (Hoy, seis años después, estoy convencido de que el gobierno panista nunca pensó seriamente invertir los más de 2 mil millones de pesos en la infraestructura como lo propuso. Fue una de tantas mentiras a las que con el tiempo Sonora se fue acostumbrando).

Lo cierto es que los funcionarios de Padrés nunca hablaron con la verdad en el tema del agua.

Iban a lo suyo, topara en lo que topara.

En esos años, los políticos con residencia en Hermosillo, tenían mucho cuidado de no comprometerse en el discurso con la gente del yaqui.

Solo cuando venían a Cajeme y siempre en lo corto, se pronunciaban en contra del acueducto.

Claro: no todos los políticos actuaban así.

Dos en particular se pronunciaron abiertamente en favor de la lucha por la defensa del agua en el Valle del Yaqui: CLAUDIA PAVLOVICH y ERNESTO DE LUCAS HOPKINS.

Pero su opinión no era un cheque en blanco para los del sur. La de ellos siempre fue una opinión racionalizada. Hablaban de consensuar, de llegar a acuerdos en los que todas las partes salieran ganando.

Pero también ponían especial énfasis en que el agua que se trasvasara a Hermosillo fuese para consumo humano, no para generar grandes negocios.

Este fue el punto toral de la disputa.

En Hermosillo los ciudadanos de clase media y clase baja, jamás se radicalizaron con el conflicto del agua. Para la mayoría de los hermosillenses, el agua no era tema. Y menos para debate.

En realidad—y esto me consta—los interesados en el acueducto eran—y siguen siendo—empresarios prominentes de la capital.

Algunos de ellos, por cierto, mencionados en algunos asuntos relacionados con reportajes publicados en la prensa del Distrito Federal.

Negocios, puros negocios.

El tema del conflicto del acueducto Independencia no debe ser un caso cerrado.

De hecho, es una asignatura pendiente que se tiene que abordar con madurez, con respeto entre ambas partes, pero sobre todo, hablando con la verdad.

Me gustó lo que dijo Claudia en su charla con Grupo Fórmula.

Sobre el acueducto Independencia, dijo que en su opinión “el problema está en cómo se dio el trato a toda la población del Sur del Estado. No es tanto si el agua o no—afirmó—, es la forma en que fueron tratados por la simple razón de expresar o pensar diferente al entonces gobernante; consensar la obra que fue algo que no se hizo, sino por el contrario, se impuso”.

Sí, me gustó cómo lo dijo.

Ahora solo falta saber cómo abordará el nuevo gobierno el tema del agua y de la propia obra del acueducto.

Según veo yo las cosas, las condiciones están dadas para que gobierno y representantes de la etnia yaqui y de los productores del Valle del Yaqui, se sienten a la mesa a dialogar y a buscar puntos de interés común.

Es lo que debieron haber hecho los funcionarios del Gobierno anterior.

No lo hicieron y el conflicto derivó en una persecución feroz a quienes se opusieron al acueducto.

Por fortuna, todo eso ya es historia.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: TRES CORREOS llegaron hasta mi refugio de trabajo en estos días…

Los tres, muy breves…

A saber: don JAIME MEZA PARRA, me hizo una observación que mucho se le agradece. Efectivamente, don Jaime, don JAVIER R. BOURS ALMADA fue alcalde de Cajeme entre 1967 y 1970, posteriormente sería Diputado Federal…

No hay excusa, don Jaime, son cosas de la chochés…

Usted me entiende…

Uno de mis dos que tres lectores del Valle del Yaqui, RAMÓN VILLASEÑOR, me pregunta si tengo información acerca del relevo en la presidencia del Distrito de Riego del Río Yaqui, ahora que JUAN LEYVA MENDÍVIL ha sido nombrado Sub-Secretario de Agricultura del Gobierno del Estado…

Pues verá, don Ramón, hasta donde estoy enterado, este movimiento se dará el día último de septiembre, y según lo que se sabe, en automático asumirá la presidencia SERGE ENRÍQUEZ TOLANO, del Campo 60…

Vale, pues…

MIENTRAS TANTO, EL OTRO DÍA platiqué por teléfono con un sobrino de JOSÉ LUIS PÉREZ GIL, primogénito del periodista don JOSÉ LUIS PÉREZ DE LA ROSA, cuyo nombre le ha sido impuesto a una calle del sector Benito Juárez, a propuesta de la Asociación de Periodistas del Valle del Yaqui…

Se llama LUIS OCTAVIO ANDURO PÉREZ, y gracias a él, se aclaró el malentendido sobre si José Luis Pérez Gil se encuentra enfermo o no…

Tal vez usted se acuerda que aquí mismo comenté que José Luis no asistió a la ceremonia en que se develó la nomenclatura de la calle. Dije que en un comunicado de la Asociación de Periodistas, se me había informado que su inasistencia fue por motivos de salud…

Un día después, me corrigió una señora emparentada con José Luis: no estaba enfermo, no asistió porque no le avisaron a tiempo…

Hice la precisión y creía que el tema quedaba zanjado…

Pero ahora el señor Anduro Pérez, me aclara: es incorrecto lo que dijo la familiar de José Luis. En realidad, padece de un problema de la vista y próximamente será intervenido quirúrgicamente…

Y tan tan…

EL SIGUIENTE NO ES UN CORREO. Se trata de una pregunta que el señor JORGE CLAYTON, que afirma ser lector de TRIBUNA desde hace treinta años, preguntó en la recepción del periódico si FRANCISCO OBREGÓN ORTIZ, un muy querido cajemense que falleció hace unos días, es familiar del general ÁLVARO OBREGÓN SALIDO…

FRANCISCO OBREGÓN ORTIZ, fue hijo de don FRANCISCO OBREGÓN TAPIA, a su vez, hijo del general y ex-presidente de México, ÁLVARO OBREGÓN SALIDO…

Un par de veces tuve la oportunidad de platicar con Francisco Obregón Ortiz, las mismas en que visité la casa de don Pancho, invitado por FERNANDO PÉREZ ÁLVAREZ y su esposa MARGARITA OBREGÓN ORTIZ, en vida de don Francisco…

La casa hoy es el Museo Sonora en la Revolución, por cierto…

Y POR ÚLTIMO, AL CIERRE DE ESTOS RUMBOS, llega el reporte en sentido de que CONAGUA, presento una serie de proyectos hídricos que incluye una desalinizadora en Guaymas, y un Acueducto Guaymas-Hermosillo que vendrán a solucionar el problema del agua en la capital del Estado…

El tema aguanta para rato, así que habrá tiempo de comentarlo con usted, más ampliamente en los días por venir…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Comentarios