Columna de Hierro

Enardecidos poblanos reeditan los hechos de San Miguel Canoa, 40 años después La sana diferencia entre ‘Retenes Policíacos’ y ‘Filtros de Seguridad, enfocados a salvar vidas’

por

/x

La escena es muy al estilo del autor de ‘Canoa’, aquel filme de Felipe Cazals que, basada en hechos reales que tuvieron lugar el 14 de septiembre de 1968, se estrenó cinco años después, en 1975, rompiendo récords de taquilla, obedeciendo, tal vez, a los vientos de prohibición y de censura que recorrían el suelo patrio por aquellos tiempos del echeverrismo, ya en sus estertores, al frente de los Pinos. Coincidencias o cosas de la vida real que diría doña Silvia Pinal, el caso es que el escenario es de nueva cuenta el estado de Puebla y en vez de Canoa, ---en donde cinco universitarios que participaban en una excursión, por la sierra poblana, son linchados y asesinados a machetazos por los habitantes del pueblo, salvando la vida, uno o dos de ellos--- es la municipalidad de Chetla, Puebla, donde tienen lugar los hechos con su mensaje para los miles de ayuntamientos de la República. O, como sentencia el viejo y conocido refrán; cuando veas las barbas del vecino alcalde rasurar... Refiere la información que seguramente ahorita ya le dio la vuelta al país que todo inició cuando varios sujetos entraron a la casa de una anciana con la intención de asaltarla, a la que finalmente terminaron asesinando. Tres horas después, los deudos se presentaron a las instalaciones de la alcaldía para pedir el apoyo del Ministerio Público a efecto de que se realizara el levantamiento del cadáver y se iniciara con las investigaciones del caso. El problema se presentó cuando, hartos de esperar a ser atendidos y luego de comprobar que no había un solo funcionario que respondiera a sus demandas, los vecinos acudieron al arma que tuvieron más a la mano; subieron a las torres de la parroquia del pueblo y desde ahí emularon a don Miguel Hidalgo, arengando a los vecinos con insistentes repiques de campana los que, tras presentarse de inmediato, la emprendieron contra el inmueble municipal, a punto de piedra y palos, causando grandes destrozos en lo interno y externo de la sede de los poderes municipales. En vano, por cierto, resultaron los esfuerzos del jefe policíaco que, echando bala al aire, intentó frenar a la enardecida turba, siendo hasta el momento en que llegaron los refuerzos estatales que se pudo restablecer una protesta que no hubiera tenido lugar si los vecinos hubieran recibido la inmediata atención de quienes están ahí para atender, para servir y no servirse de las necesidades del respetable que es, a fin de cuentas, el patrono directo de la burocracia en sus tres órdenes de gobierno... FIERRITOS EN LA LUMBRE... Tres exintegrantes de la llamada Sub 17 que estuvieron de moda en los tiempos del exgobernador Eduardo Bours, acaban de reaparecer en los escenarios políticos. Se trata del exsecretario de gobierno del boursismo, Roberto Ruibal, quien a partir del pasado 16 de septiembre despacha en el gobierno municipal del Maloro Acosta ni más ni menos que como director general de Fomento Económico. El otro es Carlos Rodríguez Freaner, exdirector de la Comisión del Deporte, quien llega ahora como director de Desarrollo Social del mismo Ayuntamiento hermosillense, además de Francisco Figueroa Souquet, quien después de haberse desempeñado como el titular de Seguridad Pública con don Eduardo, se desempeña, con el Maloro, como jefe de la oficina del alcalde, un puesto más o menos parecido al que a nivel estatal, ocupa la todavía secretaria general del PRI, Natalia Rivera, la que por cierto, recién acaba de presentar su renuncia como diputada a la presente Legislatura, para convertirse en la segunda mujer más importante en la línea de mando del gabinete claudillero. ¿Alguna duda?... Otro de la misma manufactura, por cierto, es el actual secretario de Seguridad Pública de Cajeme, Antonio Gutiérrez Lugo, el que, para los que apuntan, estuvo al frente del cuerpo de seguridad y ayudantía de Bours Castelo, con excelente desempeño, por cierto. Y en más del Maloro, en lo particular no me queda la menor duda de la diferenciación que hace el novel alcalde de la capital, entre ‘Retenes Policíacos’, --sinónimos de recaudación a chaleco que facilita la extorsión al simple mortal, léase ciudadano, en estado inconveniente o no-- y Filtros que salven vidas, sin más ánimo e intención que estar a la salvaguarda y seguridad de los ciudadanos en el que participen asociaciones civiles, se apliquen técnicas médicas avaladas y protocolos definidos que tengan la finalidad de salvar vidas, en cuya aplicación, además, se estará contando con la participación directa de jóvenes, padres de familia, asociaciones civiles y de derechos humanos, en donde, para los que gusten de ‘tirar’ rollo y la práctica de las selfies, se contará con la presencia de cámaras y micrófonos en donde quedará un claro registro de los hechos. Sugerencias y comentarios; premiereditores@hotmail.com

Comentarios