Rumbos

Tras 27 años, se jubila Vidal en Banobras

por

/x

EL MENSAJE O INFORME DE ENRIQUE PEÑA NIETO, se convirtió en ajonjolí de todos los moles de la crítica dizque constructiva (alguien dijo que no existe crítica constructiva, que toda crítica es destructiva por su propia naturaleza. A lo mejor).

Para algunos, Peña debió subirse al ring con ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

No era—no es—necesario.

¿Qué gana el presidente con mandarle dedicatorias al Peje? Lo hace crecer más, si es que el tabasqueño no está ya bastante crecido.

Las imágenes que proyecto la televisión mostraron un ambiente muy doméstico, muy familiar. Como debe de ser pues a fin de cuentas se trata de “El día del presidente”.

Claro que nada qué comparar con aquellos maratónicos informes del día primero de septiembre de cada año, en los que el Estado Mayor Presidencial se apropiaba durante varias horas del Congreso de la Unión, incluyendo, por supuesto, el edificio de la Cámara de Diputados.

Entonces no caímos en cuenta que todo aquel boato y la monstruosa parafernalia donde destacaba la sumisión de todos ante la figura casi divina del presidente de la República, era vergonzante y una afrenta a la dignidad de todo un pueblo.

Aunque bien vistas las cosas, el pueblo mexicano bien merecido se tenía todo lo que emanaba del presidencialismo asfixiante de la época.

Nunca en ninguna parte como en México, fue tan bien aplicada la célebre frase: “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”.

Aunque usted no lo crea, claro lector, muchos mexicanos de sesenta o más años, añoran los tiempos del presidencialismo.

De hecho, cuando Enrique Peña Nieto ganó la elección presidencial en 2012, millones de mexicanos abrigaron la esperanza de que volverían los tiempos del presidente supraconstitucional. Aquel que tronaba los dedos y todos se hincaban.

Cuando han transcurrido casi tres años de aquel primero de diciembre de 2012, la decepción es una presencia permanente en muchos hogares del país.

No les cabe en la cabeza que un presidente priísta no haya sido capaz de dar golpes de fuerza como lo hicieron los anteriores mandatarios emanados del tricolor.

Como CARLOS SALINAS, por ejemplo.

Los tiempos han cambiado. El país ha cambiado.

Por eso vale la pena decirles a quienes aún no les ha caído el veinte, que lo que anunció Peña para los próximos tres años es lo que un gobierno democrático debe y puede hacer.

Y lo dijo en su fiesta de Palacio Nacional, rodeado de sus amigos, de sus funcionarios, de su familia.

¿Que no estuvieron algunos dirigentes de oposición? ¿Y para qué? ¿Acaso son dije que fue “el día del presidente”?

¿Qué hace uno cuando festeja su día?

Invitar a los cuates, no a los malquerientes. ¿O no?

Eso fue lo que hizo Peña Nieto.

¿Qué a lo mejor el Decálogo no cumple las expectativas? Pues sí, existe esa posibilidad. Pero no había de otra: o se la toma o la derrama.

Decía yo del ambiente que prevaleció en el patio central de palacio. Vi las imágenes y más tarde llegaron a mi correo algunas fotografías.

En una de ellas, se veía a la primera dama ANGÉLICA DE PEÑA, saludando a los invitados de primera fila, entre otros, a la gobernadora electa de Sonora, CLAUDIA PAVLOVICH ARELLANO.

Debo confesarlo: no tengo más remedio que quitarme el sombrero—claro, en sentido figurado pues detesto el sombrero—ante JESÚS ZAMBRANO GRIJALVA.

Bien lo dice el dicho: nunca se sabe por dónde brincará la liebre.

Allí estaba el empalmense, el sobreviviente de una balacera en sus tiempos de subversivo, cuando resultó gravemente herido.

El hombre se ha manejado en los más altos niveles de la política y del poder en México.

Hasta hace una semana se le consideraba jubilado. Y de pronto saltó a la Presidencia de la Cámara de Diputados.

Y con esa investidura, la del representante de uno de los poderes en la República, asistió al evento en Palacio Nacional.

Sí, me quito el sombrero ante Jesús.

Yo he platicado con él ampliamente en algunos encuentros. Incluso, en un desayuno en el Café Bibi de Ciudad Obregón.

Mi impresión de él es que se trata de un individuo taimado, que sabe ocultar sus emociones. No lo percibía muy inteligente.

Pero sin duda lo es.

El Decálogo tiene cosas buenas, prometedoras. Algunas no tanto porque encierran riesgos.

Por ejemplo, en el punto número 5, se habla de la “renovación de infraestructura con una inversión de 50 mil millones de pesos, ASÍ COMO LA EMISIÓN EN LA BOLSA MEXICANA DE VALORES de Bonos de Infraestructura Educativa”.

En este tema me asaltó la duda: ¿No podría suceder lo que ocurrió con los tesobonos de Carlos Salinas que derivaron en la crisis de 1995 y que Salinas descubrió como “el error de diciembre”?

Digo, nos han pasado tantas cosas.

Me gustó lo del programa nacional para enseñar inglés en las escuelas primarias.

De hecho, ya lo hacen en escuelas privadas, según se…

Ciertamente, no había mucho qué prometer. Y por eso, dos cosas llamaron la atención. A unos les gustó y a otros no.

A saber: no se aumentarán los impuestos—música para los oídos de los empresarios—, y el gobierno “se ajustará el cinturón”.

Esto último hizo que a muchos les recorriera un calambre por la columna vertebral.

Y es que ajustar el cinturón del gobierno, significa recortes en el presupuesto de egreso, o sea, menos inversión, menos apoyo al campo, dificultades para que la Federación respalde financieramente a gobiernos en crísis como el de Sonora y…

Y para qué le sigo.

El mensaje o informe fue optimista pero razonable. No hubo campanas al vuelo—no había razón para ello—y, en general, fue bien recibido y de pasó les tapó la boca a los detractores gratuitos—y no tan gratuitos—del presidente Peña.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: JORGE VIDAL, empresario, político, funcionario público, acaba de jubilarse en BANOBRAS, de cuya dependencia fue delegado en Sonora durante… ¡27 años!...

Un record difícil de igualar…

En esas casi tres décadas, Vidal manejó millones de pesos en apoyos para el estado, para los municipios, principalmente para infraestructura, respaldando siempre a los gobernadores del PRI pero también del PAN…

Hace 4 años los delegados federales le dieron un reconocimiento por su trayectoria como representante de BANOBRAS en Sonora, en cuyo largo periodo, tuvo tratos con cinco gobernadores; a saber: con RODOLFO FÉLIX VALDEZ, con MANLIO FABIO BELTRONES, con ARMANDO LÓPEZ NOGALES, con EDUARDO BOURS CASTELO y con GUILLERMO PADRÉS…

Trabajó a las órdenes de 15 Directores Generales, incluyendo a FELIPE CALDERÓN, que después sería presidente de la República…

¿Qué sigue para Jorge Vidal?...

Bueno, se habla de que va para economía en el gobierno de Claudia Pavlovich…

En todo caso, ya se verá…

Y AQUÍ, LA NOTA TRISTE: luto y profundo dolor hay en el hogar de IVONNE ANDRADE, cercana colaboradora de la gobernadora electa de Sonora, por el sentido fallecimiento de su hijo Andrés, víctima de una enfermedad que la medicina no pudo vencer…

Ayer mismo, Claudia Pavlovich hizo pública su manifestación de condolencias a su colaboradora y amiga, y expresó palabras de reconocimiento y admiración para Ivonne, por la entereza y valor con que asistió a su hijo Andrés durante todo el periodo de su enfermedad…

Desde este espacio, van mis condolencias y mi solidaridad en este trance dolorosísimo e irremediable…

Y POR ÚLTIMO, EN COLUMNAS del Distrito Federal se está especulando sobre los miembros del futuro gabinete…Algunos suenan lógicos, otros no tanto…

Es todo.

Le abrazo.

Comentarios